La forma de sexo en China

Gente, ya no puedo más, necesito escribir esto. Esta es mi historia, cualquier consejo o pregunta es bienvenido.

2020.10.26 04:20 kaloskaidasein Gente, ya no puedo más, necesito escribir esto. Esta es mi historia, cualquier consejo o pregunta es bienvenido.

No daré información personal, sólo aclaro mi situación, soy un estudiante de filosofía de 20 años, vivía en una ciudad para estar cerca de la universidad pero la pandemia me obligó a regresar con mi madre. No tengo padre, falleció cuando era pequeño, así que sólo vivo con mi madre y con mi hermano, aunque no sé si ese imbécil lo sea, ya llegaremos a ello. Como saben, la cuarentena nos está volviendo locos a todos, y no es la excepción aquí, en casa me estoy volviendo loco.
Para no hacerla larga, todo empezó con una novia con la cual terminé hace un año, no diré su nombre así que la llamaremos Diana (nombre que me acabo de inventar), con la cual estuve dos años, vivimos un par de meses juntos pero el ambiente era tan tenso que terminó de la peor forma posible, un pleito bastante fuerte y hoy en día la tengo bloqueada de todas partes, cambié de número para que no pueda encontrarme más, la razón la diré más adelante.
Después de terminar con ella todavía sentía nostalgia, dos años parecerían poco pero fueron muy importantes para mi, estaba en ese dolor, la verdad quería volver a mi hogar porque había cierre de clases y no tenía mucho que hacer en mi departamento en la ciudad, entonces regresé a casa. Mi hermano, al que no quiero llamar hermano, así que lo llamaremos David, es una persona bastante inestable, tiene problemas mentales y ha estado en terapia muchos años. POR FAVOR GENTE, ESTO ES UN DESAHOGO, LO QUE MENOS QUIERO ESCUCHAR ES UNA JUSTIFICACIÓN POR ENFERMEDADES MENTALES, LO QUE ÉL HACE NO SE PUEDE JUSTIFICAR EN ESO. Es desordenado, desobligado, pero ustedes pensaran que como cualquier chico de 15 años (él es menor que yo y tiene esa edad) es normal, es "la adolescencia". GENTE, NO ES LA ADOLESCENCIA, NO SON LOS PROBLEMAS MENTALES. Por favor, lo que menos quiero leer es eso si deciden responder, les demostraré por qué no es normal. A mi edad en secundaria o prepa lo que más hice de grave fue ir a una fiesta con permiso de mi madre y regresar tarde, la verdad es que nunca di problemas en ese sentido. Él para la secundaria (la preparatoria la cursa en línea) ya se había escapado de la escuela, ya había regresado a la casa borracho y una vez hasta drogado, mi madre lo defendió a muerte en aquella ocasión y exigía que le hicieran pruebas de sangre en el hospital para ver si era cierto, los doctores se la quedaron viendo con cara de "¿señora, es que usted es la única que no lo ve?". Estuvo internado unos meses en un psiquiatra, cuando salió no cambió nada, se volvió peor, su cuarto huele a podrido, está lleno de botellas con orina porque le da flojera ir al baño, incluso ha orinado en vasos y se tienen que tirar por eso, vasos que cuestan dinero a la familia, está lleno de basura y de ropa sucia, todo el día se la pasa en la computadora. Y hasta aquí todo podría llegar a ser "normal" por la adolescencia, pero no, gente, no vamos por ahí.
Les dije que regresé a casa, y mi hermano tiene la costumbre de siempre dejar la computadora encendida porque hasta para eso tiene flojera. Y pues me toca pagar la cuenta de la luz a mi, así que me dispuse a abrir la sesión que estaba en la computadora y me di cuenta que estaba su facebook abierto, y de inmediato me salta un chat con una nude que le habían mandado. Yo ingenuamente pensé "bueno, es algo que hacen los jóvenes, tienen curiosidad" y piqué por curiosidad qué más había, cuando empezó el calvario. Ahí había centenares de fotos y videos de mi ex Diana, fotos que eran mías y se las había tomado para mi, que no sé cómo las consiguió, quizá entró en mi nube alguna vez, o a mi computadora cuando no me di cuenta, pero sabía que las había robado, y ahora las compartía con muchísima gente que intercambiaba "packs" y el coraje que sentí hace un año lo sigo sintiendo ahora, todos mis amigos me han dicho que le de una golpiza, pero saben, no me apetece cargar con eso en mi consciencia, no vale eso y no va a cambiar el hecho. Mi madre lo regañó y lo golpeó, yo me fui de la casa hasta enero de 2020, que yo sepa, eso fue lo único que pasó, lo castigaron unas cuantas semanas y no pasó a más, mi madre en lugar de corregirlo se puso a atacarme de que era mi culpa, de que Diana había arruinado a la familia, de que acepte mi culpa porque yo puse a su alcance esas fotos y videos. Para cuando pasó esto ya había terminado con Diana, borré todo material existente de ella, fotos, videos, todo, no quería verla más, había terminado todo y me hacía mucho daño, por lo que si él tenía ese material era porque tenía muchos meses en los que seguramente se pajeó pensando en mi novia y que compartió a mucha gente más eso. Cabe señalar que Diana había sido víctima antes de una situación así, cuando iba en la preparatoria y tuvo que cambiarse de escuela por ese asunto, por lo que al haber dejado que sucediera una situación así, me sentí terrible, porque no soy de esas personas que comparten cosas de ese tipo. Ella vivía en un estado diferente, por lo que mandarnos fotos y videos era nuestra manera de intimar, algo hacíamos para mantenernos cerca, supongo que mi error fue no ser precavido, pero ustedes me dirán si todo esto es mi culpa y yo estoy loco.
Cuando inició la pandemia cerraron las clases presenciales, ya no tenía sentido que me quedara en un departamento por el cual debía pagar alquiler, así que me mudé de nuevo, con toda la rabia del mundo, a mi casa. Las cosas no podrían haberse puesto peor. Coopero con gastos y demás, pero mi madre defiende a muerte a ese bastardo. Hay semanas en donde la cocina y comedor se llenan de trastes suyos, yo no los lavo porque no tengo la obligación de hacerlo, él sólo se sienta a comer y no hace nada. Y mi madre le dice "lava tus trastes" y él le dice cosas como "en un rato, mañana, ahorita" y no es hasta que mi madre no soporta el hedor que los lava todos y poco más, no pasó aquí nada. Hoy mi madre me dijo que por qué tanto rencor con mi hermano, que si qué tuvo de malo lo que hizo. Yo le grité (no hay otra manera de decir el asunto) que ¿cómo que qué estuvo de mal?, ¿qué no lo dimensionas, no dimensionas lo que hizo?, y ella me decía que la disculpe pero no, y es horrible porque quería agitarle la cabeza para que una descerebrada entendiera que aquí y en China eso no es normal y que su hijo es un monstruo y ella se niega a creer eso. Hace unos días me había dicho que pensaba meterlo en internado en otro estado. A mi me da lo mismo. Ese bastardo no tiene moral ni nada, no siente empatía por nadie, es un ególatra de lo peor que sólo busca justificarse, incluso para sus actos él mismo se defiende con que es su enfermedad y no se controla, y lo sigue haciendo, no cambia en nada y todo el día come, defeca, no hace nada y duerme. Tiene tratamientos caros porque mi mamá se esfuerza en llevarlo a buenos hospitales, a las mejores escuelas y a lo mejor de todo. Si alguien hasta este punto quiere decir que debe tomar terapia, créame que ya lo ha hecho por varios años, todas las psicólogas se desesperaron, todas quisieron sacarse de quicio alguna vez, según él es superior a las psicólogas, y si tiene algún problema pues qué les importa, es su vida y finalmente las consecuencias las paga él (a todo esto cabe decir que cuando pasó lo de Diana y mi madre le gritaba que podía irse a la cárcel por eso, él respondía "pues ya, que me lleven a la cárcel"). Hace poco mi madre me dijo que como no sabe mucho de tecnología y así, encontró en su historial de hace varios años que había búsquedas como "cómo tener sexo con tu mamá" y muchísima pornografía, y el único que tenía su teléfono y lo usaba a veces para el navegador, era él, mi mamá por esa época sólo lo usaba para llamadas y mensajes, no tenía facebook o whatsapp, yo tenía mi propio teléfono, y eso que encontró en su historial fue en la cuenta de mi mamá de google, mi mamá todavía duda si fue él. Pero seamos honestos gente, mi madre es la única que nunca aceptaría eso, pero todos sabemos lo que es. Está enfermo, las terapias caras no funcionan, el psiquiatra lo tiene medicado con dosis calculadas y tampoco funciona, nada funciona.
No siento unión familiar con ellos después de eso, ha pasado un año y la situación es tensa, Diana a veces me sigue buscando con números falsos y quiere tener sexo, me causa aversión porque la cargo desde hace un año. No hay día que no piense en lo que pasó con David. Por eso me cambié de número, ahora estoy libre de que me busque. Me mudaré en enero a un departamento en la ciudad, créanme que pagar por mi estabilidad emocional es prioritario, además estoy saliendo con una chica desde hace unos 8 meses, en verdad encontré a ese amor verdadero, ella sabe de toda la situación y siempre me acompaña cuando me dan ataques de ansiedad. Mi salud no es buena, padezco colitis grave, parecería poco, para mí también lo era, pero me dan ataques graves de ansiedad y cuando me estreso el dolor me dobla por completo, ahora ya no puedo agarrar corajes o estresarme mucho porque me tumba el dolor abdominal. Mi madre me dijo lo del internado pero me da lo mismo, me encantaría que le pase algo turbio por su modo de vida, vivir de esa manera sólo logra que te maten, y me va a dar tanto gusto decirle a mi madre que no, que no la voy a ayudar a pagar alguna fianza si lo meten a la cárcel, que no, que no a voy a acompañar a la morgue, que no, que no lo voy a ayudar en nada. Estoy esperando enero para irme, pero estos dos meses que faltan se me hacen insoportables. Hay mucho más por decir y seguramente olvidé decirlo, no duden en preguntarlo, por favor, si llegaste hasta aquí, aprecia si tienes buenos vínculos familiares, me hubiera gustado tenerlos. Gracias por su tiempo, su opinión es bienvenida.
submitted by kaloskaidasein to espanol [link] [comments]


2020.04.08 05:32 alforo_ Critóbal Colón, el genocida sin escrúpulos

Desde los tiempos inmemoriales de la escuela nacional católica del franquismo, se nos enseñó que Colón era nuestro héroe histórico, que había descubierto el «nuevo» continente y llevado la civilización a los «indios» que lo habitaban. Con el transcurso del tiempo descubrimos que Colón no era ni siquiera español, ni había descubierto un nuevo continente, y que lo que había en aquel continente no eran «indios» sino aborígenes americanos. En este didáctico trabajo del historiador estadounidense a Howard Zinn nos descubre el rostro macabro de un Colón del que nunca nos habían hablado en la escuela.

CRISTÓBAL COLÓN, EL GENOCIDA SIN ESCRÚPULOS
«Los hombres y las mujeres arawak, desnudos, morenos y presos de la perplejidad, emergieron de sus poblados hacia las playas de la isla y se adentraron en las aguas para ver más de cerca el extraño barco.
Cuando Colón y sus marineros desembarcaron portando espadas y hablando de forma rara, los nativos arawak corrieron a darles la bienvenida, a llevarles alimentos, agua y obsequios.
«Nos trajeron loros y bolas de algodón, – escribió Colón en su diario – langas y muchas otras cosas más que cambiaron por cuentas cascabeles de halcón. No tuvieron ningún inconveniente en darnos todo lo que poseían… Eran de fuerte constitución, con cuerpos bien hechos» hermosos rasgos… Al enseñarles una espada, la cogieron por la hoja y se cortaron al no saber lo que era. Con cincuenta hombres los subyugaríamos a todos, con ellos haríamos lo que quisiéramos».
Estos arawaks de las Islas Antillas se parecían mucho a los indígenas del continente, que eran extraordinarios – así los calificarían repetidamente los observadores europeos- por su hospitalidad, su entrega a la hora de compartir. Estos rasgos no estaban precisamente en auge en la Europa renacentista, dominada por la religión de los Papas, el gobierno de los reyes y la obsesión por el dinero que caracterizaba la civilización occidental y su primer emisario a las Américas, Cristóbal Colón.
ENFEBRECIDO POR EL ORO
La cuestión que más acuciaba a Colón era: ¿dónde está el oro? Había convencido a los reyes de España a que financiaran su expedición a esas tierras. Esperaba que al otro lado del Atlántico -en las «Indias» y en Asia – habría riquezas, oro y especias. Como otros ilustrados contemporáneos suyos, sabía que el mundo era esférico y que podía navegar hacia el oeste para llegar al Extremo Oriente.
España acababa de unificarse formando uno de los nuevos Estado-nación modernos, como Francia, Inglaterra y Portugal. Su población, mayormente compuesta por campesinos, trabajaba para la nobleza, que representaba el 2% de la población, siendo éstos los propietarios del 95% de la tierra.
España se había comprometido con la Iglesia Católica, había expulsado a todos los judíos y ahuyentado a los musulmanes. Como otros estados del mundo moderno, España buscaba oro, material que se estaba convirtiendo en la nueva medida de la riqueza, con más utilidad que la tierra porque todo lo podía comprar.
Había oro en Asia, o así se pensaba, y ciertamente había seda y especias, porque hacía unos siglos, Marco Polo y otros habían traído cosas maravillosas de sus expediciones por tierra. Al haber conquistado los turcos Constantinopla y el Mediterráneo oriental, y al estar las rutas terrestres a Asia en su poder, hacía falta una ruta marítima. España decidió jugar la carta de una larga expedición a través de un océano desconocido. El objetivo era claro: obtener esclavos y oro.
EL NEGOCIO DEL «DESCUBRIMIENTO»
A cambio de la aportación de oro y especias, a Colón le prometieron el 10% de los beneficios, el puesto de gobernador de las tierras descubiertas, además de la fama que conllevaría su nuevo título: Almirante del Mar Océano. Era comerciante de la ciudad italiana de Génova, tejedor eventual -hijo de un tejedor muy habilidoso-, y navegante experto.
Embarcó con tres carabelas, la más grande de las cuales era la Santa María, velero de unos treinta metros de largo, con una tripulación de treinta y nueve personas. Colón nunca hubiera llegado a Asia, que distaba miles de kilómetros más de lo que él había calculado, imaginándose un mundo más pequeño. Al cubrir la cuarta parte de esa distancia dio con una tierra desconocida que no figuraba en mapa alguno y que estaba entre Europa y Asia: las Américas.
Esto ocurrió a principios de octubre de 1492, treinta y tres días después de que él y su tripulación hubieran zarpado de las Islas Canarias, en la costa atlántica de África. De repente vieron ramas flotando en el agua, pájaros volando. Entonces, el día 12 de octubre, un marinero llamado Rodrigo vio la luna de la madrugada brillando en unas arenas blancas y dio la señal de alarma. Eran las islas Antillas, en el Caribe. Se suponía que el primer hombre que viera tierra tenía que obtener una pensión vitalicia de 10.000 maravedíes, pero Rodrigo nunca la recibió. Colón dijo que él había visto una luz la noche anterior y fue él quien recibió la recompensa.
Cuando se acercaron a tierra, los indios arawak les dieron la bienvenida nadando hacia los buques para recibirles. Los arawak vivían en pequeños pueblos comunales, y tenían una agricultura basada en el maíz, las batatas y la yuca. Sabían tejer e hilar, pero no tenían ni caballos ni animales de labranza. No tenían hierro, pero llevaban diminutos ornamentos de oro en las orejas. Este hecho iba a traer dramáticas consecuencias: Colón apresó a varios de ellos y les hizo embarcar, insistiendo en que le guiaran hasta el origen del oro. Luego navegó a la que hoy conocemos como isla de Cuba, y luego a la Hispaniola -la isla que hoy se compone de Haití y la República Dominicana-. Allí, los destellos de oro visibles en los ríos y la máscara de oro que un jefe indígena local ofreció a Colón provocaron visiones delirantes de oro sin fin.
LA PRIMERA BASE MILITAR EUROPEA EN AMÉRICA
En Hispaniola, Colón construyó un fuerte con la madera de la Santa María, que había embarrancado. Fue la primera base militar europea en el hemisferio occidental. Lo llamó Navidad, y allí dejó a treinta y nueve miembros de su tripulación con instrucciones de encontrar y almacenar oro. Apresó a más indígenas y los embarcó en las dos naves que le quedaban. En un lugar de la isla se enzarzó en una lucha con unos indígenas que se negaron a suministrarles la cantidad de arcos y flechas que él y sus hombres deseaban. Dos fueron atravesados con las espadas y murieron desangrados. Entonces la Niña y la Pinta embarcaron rumbo a las Azores y a España. Cuando el tiempo enfrió, algunos de los prisioneros indígenas murieron.
El informe de Colón a la Corte de Madrid era extravagante. Insistió en el hecho de que había llegado a Asia –se refería a Cuba– y a una isla de la costa china (Hispaniola).
«Hispaniola es un milagro. Montañas y colinas, llanuras y pasturas, son tan fértiles como hermosas… los puertos naturales son increíblemente buenos y hay muchos ríos anchos, la mayoría de los cuales contienen oro… Hay muchas especias, y nueve grandes minas de otros metales…»
Los indígenas, según el informe de Colón:
«son tan ingenuos, generosos con sus posesiones que nadie que no les hubiera visto se lo creería».
Concluyó su informe con una petición de ayuda a Sus Majestades, y ofreció que, a cambio, en su siguiente viaje, les traería «cuanto oro necesitasen… y cuantos esclavos pidiesen«. Se prodigó en expresiones de tipo religioso:
«Es así que el Dios eterno, Nuestro Señor, da victoria a los que siguen Su camino frente a lo que aparenta ser imposible».
FRACASO DE LA RESISTENCIA
Los arawaks intentaron reunir un ejército de resistencia, pero se enfrentaban a españoles que tenían armadura, mosquetes, espadas y caballos. Cuando los españoles hacían prisioneros, los ahorcaban o los quemaban en la hoguera. Entre los arawaks empezaron los suicidios en masa con veneno de yuca. Mataban a los niños para que no cayeran en manos de los españoles. En dos años la mitad de los 250.000 indígenas de Haití habían muerto por asesinato, mutilación o suicidio.
TESTIMONIO DEL GENOCIDIO
La principal fuente de información sobre lo que pasó en las islas después de la llegada de Colón -y para muchos temas, la única- es Bartolomé de las Casas. De sacerdote joven había participado en la conquista de Cuba. Durante un tiempo fue el propietario de una hacienda donde trabajaban esclavos indígenas, pero la abandonó y se convirtió en un vehemente crítico de la crueldad española. Las Casas transcribió el diario de Colón y, a los cincuenta años, empezó a escribir una Historia de las Indias en varios volúmenes.
Las Casas habla del tratamiento de los indígenas a manos de los españoles:
«Testimonios interminables… dan fe del temperamento benigno y pacífico de los nativos… Pero fue nuestra labor la de exasperar, asolar, matar, mutilar y destrozar; ¿a quién puede extrañar, pues si de vez en cuando intentaban matar a alguno de los nuestros?… El almirante, es verdad, fue tan ciego como los que le vinieron detrás, y tenía tantas ansias de complacer al Rey que cometió crímenes irreparables contra los indígenas…»
EPÍLOGO
El hecho de enfatizar el heroísmo de Colón y sus sucesores como navegantes y descubridores y de quitar énfasis al genocidio que provocaron no es una necesidad técnica sino una elección ideológica. Sirve -se quiera o no- para justificar lo que pasó.
Lo que quiero resaltar aquí no es el hecho de que debamos acusar, juzgar y condenar a Colón in absentia, al contar la historia. Ya pasó el tiempo de hacerlo; sería un inútil ejercicio académico de moralística. Quiero hacer hincapié en que todavía nos acompaña la costumbre de aceptar las atrocidades como el precio deplorable pero necesario que hay que pagar por el progreso.
El tratamiento de los héroes (Colón) y sus víctimas (los arawaks), -la sumisa aceptación de la conquista y el asesinato en el nombre del progreso-. es sólo un aspecto de una postura ante la historia que explica el pasado desde el punto de vista de los gobernadores, los conquistadores, los diplomáticos y los líderes. Es como si ellos -por ejemplo, Colón– merecieran la aceptación universal; como si ellos, – los Padres Fundadores, Jackson, Lincoln, Wilson, Roosevelt, Kennedy, los principales miembros del Congreso, los famosos jueces del Tribunal Supremo-, representaran a toda la nación.
No debemos aceptar la memoria de los estados como cosa propia. Las naciones no son comunidades y nunca lo fueron. La historia de cualquier país, si se presenta como si fuera la de una familia, disimula terribles conflictos de intereses (algo explosivo, casi siempre reprimido) entre conquistadores y conquistados, amos y esclavos, capitalistas y trabajadores, dominadores y dominados por razones de raza y sexo.
Prefiero explicar la historia del descubrimiento de América desde el punto de vista de los arawaks; la de la Constitución, desde la posición de los esclavos; la de Andrew Jackson, tal como lo verían los cherokees; la de la Guerra Civil, tal como la vieron los irlandeses de Nueva York; la de la Guerra de México, desde el punto de vista de los desertores del ejército de Scott; la de la eclosión del industrialismo, tal como lo vieron las jóvenes obreras de las fábricas textiles de Lowell; la de la Guerra Hispano-Estadounidense vista por los cubanos; la de la conquista de las Filipinas tal como la verían los soldados negros de Luzón; la de la Edad de Oro, tal como la vieron los agricultores sureños; la de la 1 Guerra Mundial, desde el punto de vista de los socialistas, y la de la Segunda vista por los pacifistas; la del New Deal de Roosevelt, tal como la vieron los negros de Harlem; la del Imperio Americano de posguerra, desde el punto de vista de los peones de Latinoamérica. Y así sucesivamente, dentro de los límites que se le imponen a una sola persona, por mucho que él o ella se esfuercen en «ver» la historia desde otros puntos de vista.
Howard Zinn, autor del texto que reproducimos, es un célebre historiador estadounidense, que ha publicado más de 20 libros sobre esa materia. Nacido en Brooklyn, en 1922, falleció en California en el año 2010, a los 87 años.
Desde la década de 1960, Zinn fue un auténtico referente en su país en la lucha por los derechos civiles y el movimiento antibélico . Entre sus libros más conocidos en el exterior, se encuentra «A People’s History of the United States», editada en castellano bajo el título de «La otra historia de los Estados Unidos».
submitted by alforo_ to podemos [link] [comments]


2019.12.04 17:39 MinaDawngate Más allá de las noticias falsas y Estrategias de la posverdad

Más allá de las noticias falsas, taxonomía

  1. El clickbait. Consiste en la inserción de titulares sensacionalistas para lograr el acceso del usuario al contenido. A menudo, estos titulares no reflejan el contenido que incluye la noticia. El objetivo de esta estrategia es la generación de tráfico a las webs para generar beneficios en materia publicitaria. La búsqueda constante de cebos y titulares extremadamente llamativos y exagerados a la caza del clic del internauta es una tendencia creciente incluso en los medios de información considerados de mayor calidad y seriedad, en detrimento del rigor y la profundidad de análisis que debería caracterizar la práctica periodística e informativa.
  2. Contenido esponsorizado. Se configura como la emisión de publicidad construida de tal forma que parece contenido informativo, de modo que los usuarios podrían tener dificultades para identificar tal información como contenido publicitario en caso de que éste no sea claramente etiquetado como tal.
  3. La sátira. Existen determinadas páginas web y programas televisivos que realizan contenidos ficticios que parodian la actualidad diaria con el objetivo de entretener a sus audiencias. Aunque el objetivo de estos medios no es la manipulación, sino el mero espectáculo, el tono humorístico de sus contenidos puede no ser entendido y muchas personas pueden considerar la información ofrecida como verdadera. El diario digital satírico español El Mundo Today es un claro ejemplo de este modelo.
  4. Contenido partidista. Los pocos recursos necesarios para la creación de diarios digitales activan la proliferación de cabeceras online que, aparentemente neutrales, ofrecen apoyo a determinados partidos o líderes políticos a partir de una interpretación ideológica y parcial de la realidad. Estos medios privilegian los hechos que se alinean con el partido político defendido mientras que silencian las informaciones comprometidas con sus intereses. De facto, funcionan como extensiones mediáticas no oficiales de las organizaciones políticas y manejan un lenguaje extremadamente emocional y apasionado. Suelen incluir noticias sesgadas, contenidos que alimentan todo tipo de teorías conspirativas e historias intencionalmente engañosas. El diario digital estadounidense de extrema derecha y pro-Trump Breitbart News es un caso paradigmático de este tipo de partisanismo mediático.
  5. Teorías de la conspiración. Se fundamentan en historias e informaciones que intentan explicar de forma simple realidades complejas como respuesta al miedo o la incertidumbre. Estas teorías son extremadamente resistentes a los hechos. A pesar de demostrar su falsedad, siguen atrayendo a numerosos ciudadanos. En ocasiones, las evidencias que refutan estas teorías conspirativas son consideradas por sus seguidores como prueba de la conspiración ya que tienden a pensar que tales evidencias han sido artificialmente creadas. Los defensores de estas teorías también rechazan las opiniones de los expertos y todo tipo de autoridad que pueda contravenir el sentido de sus creencias. Veamos un ejemplo. Una de las historias inventadas por la derecha estadounidense sobre el expresidente de los Estados Unidos Barack Obama afirmaba que el dirigente había nacido en África y no en Estados Unidos. Tras años alimentando esa teoría, en 2011 los medios que habían disparado la duda sobre el lugar de nacimiento de Obama vieron cómo el presidente hacía pública su partida de nacimiento, demostrando su origen estadounidense. Antes de la publicación del documento, el porcentaje de ciudadanos de Estados Unidos que dudaban sobre el lugar de nacimiento de Obama se situaba en el 45%, descendiendo sólo hasta el 33% después de su publicación. Tras un recrudecimiento de la campaña desde medios de extrema derecha, el porcentaje volvió a subir hasta el 41% en enero de 2012.
  6. Pseudociencia. Consiste en la negación de hechos científicamente comprobados mediante una interpretación y representación parcial e interesada de estudios científicos reales, contradiciendo lo demostrado por los expertos y/o investigadores. Los negacionistas del cambio climático y de los efectos nocivos del tabaco o las campañas en contra de las vacunas son ejemplos paradigmáticos de este tipo de posverdad, que se configura como efectiva a partir de la propagación de falsas informaciones entre personas cercanas, bien a través de las redes sociales o mediante cadenas en los grupos de WhatsApp.
  7. La desinformación. Incluye una mezcla de hechos reales y contenido falso difícil de descifrar para el ciudadano. En numerosas ocasiones, la intención del medio que crea este tipo de información no es manipular, ya que el autor puede no ser consciente de que parte de su contenido es erróneo. Las formas más habituales de este tipo de (des)informaciones son la falsa atribución (imágenes, vídeos o declaraciones auténticos atribuidos a eventos o personas equivocadas), titulares engañosos (su contenido no representa fielmente lo que el titular sugiere) y contenido manipulado (suele darse en estadísticas, gráficos, fotos y vídeos que han sido modificados y/o editados de forma que su significado queda radicalmente alterado).
  8. Fake news. Contenidos enteramente falsos e inventados, fabricados y propagados deliberadamente para engañar a la población con objetivos políticos y/o económicos. Utilizan tácticas de guerrilla de marketing 2.0, tales como el uso de bots automáticos para distribuir la información en redes sociales y la creación de portales web y perfiles en dichas redes con nombres —y diseños— muy parecidos a las grandes corporaciones mediáticas y a personajes muy conocidos (counterfeit).

Estrategias de la posverdad

El lenguaje de la falsedad propagada en nuestros días se completa con la implementación de un número significativo de técnicas de engaño que hemos podido identificar y cartografiar a partir de la observación detallada de determinados hechos acaecidos en los últimos años en Estados Unidos y en otros países. El uso intensivo de la desinformación y las fake news nos brinda numerosos ejemplos que utilizaremos para una mejor comprensión de algunas de estas estrategias. También hemos recurrido a las investigaciones de Aparici sobre las técnicas de manipulación recogidas en el libro La construcción de la realidad en los medios de comunicación (2010), estudios que hemos revisado y actualizado.
  1. Uso de la metonimia. Esta figura retórica, utilizada de forma muy común en el habla cotidiano, se puede dar en múltiples formas. La identificación del todo de un objeto, sujeto o grupo poblacional por una de sus partes es una de las formas más habituales de la metonimia. Ésta es utilizada cuando se pretende hacer creer que todo un pueblo o una etnia responde a las características que sólo presenta una parte muy minoritaria. Por ejemplo, si se pretende limitar la entrada de musulmanes en los países occidentales, como en el caso de Estados Unidos, es muy común que desde determinados espacios ideológicos se asuma el discurso de la peligrosidad de dejar entrar a estos inmigrantes por sus posibilidades de ser terroristas, identificando a una mínima parte de la población (los terroristas) con la totalidad (el pueblo musulmán). Esta estrategia fue utilizada por el comentarista político republicano Dick Morris cuando afirmó en el canal televisivo Fox News que la mezquita Park 51 de Nueva York estaba siendo utilizada para adoctrinar a futuros terroristas y difundir la Sharia. Otra técnica similar consiste en utilizar las palabras «ISIS» y «musulmanes» indistintamente como si fueran términos intercambiables. El resultado es que muchas personas pueden terminar identificando y confundiendo ambos conceptos. Afirma Carey (2017) que parte del problema de los republicanos en Estados Unidos es «su completa incapacidad para distinguir entre los 3.000 millones de musulmanes existentes en el mundo y los miembros del ISIS».
  2. Manipulación de lo declarado. Veamos este modelo a través de un ejemplo. Laila Alawa es una activista y bloguera que fue contratada por Obama como consejera de seguridad. Ella tuiteó en septiembre de 2014 el siguiente mensaje: «Los atentados de las Torres Gemelas cambiaron el mundo para siempre, no hay otra forma de decirlo. Sólo espero que mantengamos conversaciones abiertas sobre nuestras diferencias». El tuit fue tergiversado desde el ala republicana de forma que se le acusó de simpatizar con los terroristas que perpetraron y ejecutaron el ataque. En 2016, después de que Alawa fuera contratada por la Administración Obama, Pamela Geller, comentarista política conocida por su odio hacia los árabes, afirmó que Alawa era una inmigrante siria que se mostraba a favor de los atentados del 11-S y que había escrito que éstos cambiaron el mundo «para bien». La clave aquí fue el cambio deliberado de la expresión for good utilizada por Alawa, que en inglés significa «para siempre», por la forma for the good que significa «para bien». Geller insertó conscientemente el artículo the antes de good y cambió a propósito el significado de lo que realmente Alawa había escrito. La tesis de Geller saltó de forma inmediata a los diarios de ideología republicana con titulares como: «Obama contrata a una musulmana que alabó los ataques del 11-S para el Departamento de Seguridad Nacional» (Freedom Daily).
  3. Polarización a través del estereotipo. La construcción de un mundo dividido en grupos poblacionales superiores e inferiores es (y ha sido) una de las estrategias de manipulación más poderosas. Este modelo conecta con las teorías supremacistas que comenzaron a resurgir en Europa y Estados Unidos a comienzos de la segunda década del siglo XXI. Las visiones supremacistas estuvieron presentes en los fascismos surgidos en Europa en la primera mitad del siglo XX y continúan presentes en algunos de los discursos contra la inmigración de nuestros días. Estos movimientos se dan contra grupos étnicos específicos a los que se les atribuye todos los males de la sociedad. Observamos cómo, en esta estrategia, el uso del estereotipo se pone al servicio de la manipulación. Téngase en cuenta que un estereotipo es «una representación repetida frecuentemente que convierte algo complejo en algo simple causando distorsión en dicho proceso porque se hace más énfasis en algunos aspectos del grupo mientras que se ignoran otros» (Quin, 2003a). Los estereotipos siempre sirven para proteger los intereses de algunos grupos y no de los otros (Quin, 2003b), por lo que determinados centros de poder se muestran interesados en la creación y mantenimiento de injustas representaciones y perspectivas (obviamente negativas) sobre ciertos grupos poblacionales (Aparici y Barbas, 2010).
  4. Descontextualización. Consiste en evaluar determinados hechos o declaraciones sin tener en cuenta el contexto en el que sucedieron. Volvemos a encontrar un ejemplo de su utilización entre los seguidores de Donald Trump, quien afirmó que el senador John McCain no fue en realidad un héroe de guerra porque fue capturado. El periodista conservador Rush Limbaugh defendió esta afirmación asegurando que los demócratas también opinaban lo mismo sobre McCain. Limbaugh puso el ejemplo del senador por Minnesota Al Franken, que había realizado unas declaraciones similares a las de Trump. Lo que ocultó Limbaugh fue que tales afirmaciones se realizaron en el programa de televisión Saturday Live Night donde el posteriormente senador trabajaba como cómico y que tales comentarios fueron realizados con fines humorísticos, no para ser tenidos en cuenta como declaración con peso político.
  5. Astroturfing (saturación de contenido). Está ampliamente demostrado que en los procesos de posverdad el debate sobre los hechos tiene menos influencia que la generación de emociones, por lo que intentar discutir con la fuerza de los argumentos frente a quien tiene una opinión férreamente construida sobre la realidad no parece una buena estrategia. Por ello, para oscurecer la verdad, aquellos que pretenden manipular no discuten sobre la veracidad de los hechos desde la fortaleza del dato, sino que construyen una visión alternativa de la realidad alineada con sus intereses, evitando el debate razonado de ideas. La inundación de los canales de distribución de información (sobre todo, las redes sociales) con noticias fabricadas que hacen que el contenido verídico y crítico contra determinados poderes sea más difícil de encontrar es una útil estrategia para combatir las noticias «incómodas», confundir, distraer, manipular y controlar a la ciudadanía. Según D’Ancona (2017: 128), en China los millones de productores de contenido online a sueldo del Estado crean cada año alrededor de 448 millones de mensajes y comentarios en espacios digitales (redes sociales y diarios online) para ofrecer una falsa visión de apoyo espontáneo desde la ciudadanía china hacia las autoridades de aquel país, diluyendo así el peso de las informaciones negativas hacia el régimen. A esta técnica, utilizada sobre todo en el ámbito del marketing, se le denomina astroturfing:
La estrategia del régimen chino es evitar discutir con los opositores al partido y al gobierno, ni siquiera en las cuestiones más polémicas. El objetivo de esta maniobra es distraer regularmente al público y cambiar el foco del debate, puesto que la mayoría de los posts creados por estos comentaristas a sueldo favorecen los intereses del gobierno y alaban los símbolos del régimen. (King, Pan y Roberts, 2017)
  1. Modificación del significado de la palabra. En los últimos años, asistimos al uso de palabras o frases que, ofrecidas en contextos diferentes, cambian el significado y la intencionalidad original. La palabra «guerra» o «autonomía» se han visto modificadas reiteradamente en los diferentes medios de comunicación.
  2. Utilización de frases hechas. Una de las formas más usuales y menos visibles de la manipulación es cuando se recurre a frases hechas, a tópicos que de tanto repetirse han terminado por acostumbrar a la audiencia, que termina aceptando ese concepto como una verdad constatada y asumida por la mayoría. Por ejemplo, cuando alguien pretende desprestigiar de manera invisible a las mujeres, utilizará una frase con la expresión «el sexo débil» con el fin de que una buena parte de la audiencia la haga suya o las propias mujeres, de tanto oírla, terminen por identificarse con ella.
  3. Presentación de hechos aparentes. Los productos que se promocionan desde una empresa, una institución o un gobierno no suelen darse por la presencia directa de empresarios, directores de fundaciones o responsables gubernamentales, sino que se recurre a intermediarios como actrices o actores, deportistas, cantantes, etc. que, por lo general, son muy estimados por la audiencia, con la que se produce de antemano una relación de empatía. Esta utilización de intermediarios se da en anuncios publicitarios, periodísticos o deportivos. Asimismo, individuos que ejercen un gran carisma sobre la audiencia realizan actos propagandísticos afines a un político, al gobierno, etc. La última evolución de este proceso la encontramos en los influencers en redes sociales y blogs. El influencer es un productor de contenidos en Internet que comienza su actividad inicialmente desde el ámbito independiente y es captado por las grandes empresas para fines comerciales una vez consigue un seguimiento considerable por parte del público. Estos creadores de contenidos suben fotos a sus perfiles sociales bajo demandas de las marcas acompañadas por un texto que también ha sido impuesto por el mercado. Ahí se produce un equívoco buscado. Los jóvenes que lo consumen asocian el mensaje con la persona, no con la marca. Y así se generan multitud de consumidores acríticos que lo único que quieren es parecerse a esa persona que admiran, pero que no tienen en cuenta que se están convirtiendo en consumidores que no piensan en las consecuencias de sus actos (García-Marín y Torrego, 2018). Estos productores mediáticos son el nuevo filón que las marcas han encontrado para publicitar sus productos y mantener el statu quo del mercado. Las empresas están utilizando las pantallas, los servicios, las redes y las formas de comunicación que en estos momentos están siendo más usadas por los jóvenes para introducirlos en la lógica consumista y capitalista.
  4. Argumentos huecos y exagerados. Una de las formas de manipulación que se ejerce sobre la audiencia es la utilización de argumentos que justifiquen una acción que pongan de manifiesto las supuestas propiedades que tiene un producto, un individuo o una organización. Los argumentos a los que se suele aludir en este tipo de estrategias tienden a la exageración de los acontecimientos. También suelen ser utilizadas cuando se trata de infundir miedo entre la población, como sucede con los discursos xenófobos que pretenden hacer ver que los países occidentales serán «invadidos por millones de inmigrantes africanos».
  5. Omisión de los hechos. Es una de las formas más frecuentes de manipulación. Consiste en ofrecer ciertos elementos de una información, omitiendo otros. Por ejemplo, durante la dictadura militar argentina, los medios de comunicación fueron controlados por la Junta a través de intermediarios. En ningún caso, la población tuvo acceso a una información veraz de lo que ocurría en su propio país a través de medios convencionales. En España, el caso Gürtel se caracterizó por la omisión de determinados acontecimientos.
  6. Adulación. Este procedimiento no sólo se utiliza en publicidad, sino que es bastante frecuente en editoriales de periódicos o en programas periodísticos de máxima audiencia. No sólo enuncia las propiedades de un producto, sino que poseerlo e ir con él garantiza y legitima una acción. Se adula a la Corona, al presidente del Gobierno o al presidente de la oposición en función del medio y contexto.
  7. Añadidos degradantes. Suele recurrirse a construcciones que permiten justificar ciertas interpretaciones y las acciones correspondientes, sobre todo cuando éstas son polémicas. Los añadidos que se suelen hacer sobre alguien o sobre algún hecho posicionan de antemano a la audiencia. Por ejemplo, en 2010 el presidente de Francia expulsó del país a cientos de gitanos y recurrió a añadidos degradantes para justificar su acción.
  8. Opiniones diferentes según las circunstancias. La manipulación no la ejercen sólo los medios de comunicación, sino políticos, empresarios, profesores, etc. Una estrategia bastante frecuente es la adecuación de los discursos del emisor en función de las ideas del receptor. Algunos políticos se manifiestan según el auditorio al que se dirigen. Lo mismo ocurre con algunos periodistas, que adecuan sus discursos al cambio político que se vive en un determinado momento. Este movimiento pendular no es manifiestamente explícito para la mayoría de las audiencias.
A todas las estrategias de la posverdad anteriormente descritas, es necesario añadir la utilización de los últimos recursos tecnológicos para sumar una capa extra de complejidad al proceso de producción de relatos, donde los algoritmos y los sistemas de creación automática de noticias tienen un mayor peso específico.
Fuente: La posverdad: Una cartografía de los medios, las redes y la política
submitted by MinaDawngate to u/MinaDawngate [link] [comments]


2019.09.07 13:54 TaoQingHsu (Capítulo 4) Uma breve conversa sobre a Escritura de quarenta e dois capítulos dita por Buda

Co-tradutores no tempo da dinastia Han Oriental, China (25 a 200 dC): Kasyapa Matanga e Zhu Falan (que traduziu a dita Escritura do sânscrito para o chinês).
Tradutor nos tempos modernos (D.2018: Tao Qing Hsu (que traduziu a dita Escritura do chinês para o inglês).
Professor e escritor por explicar a dita Escritura: Tao Qing Hsu
Capítulo 4: Entenda a bondade e o mal ao mesmo tempo
O Buda disse: “Para os seres sencientes, há dez coisas como bondade e dez coisas como mal. Quais são as dez coisas? Três pertencem ao corpo, quatro à boca e três à mente. Matar, roubar e sexo maligno pertencem ao corpo. Duas línguas, fala maliciosa, mentira e fala frívola pertencem à boca. Inveja, ódio e paixão pertencem à mente. Tais dez coisas são nomeadas como dez más ações quando não seguem o caminho sagrado. Se tais males são parados, eles são nomeados como dez atos virtuosos ”.
Como um humano com o corpo físico e mental, podemos fazer o mal e podemos fazer o bem. Não importa o mal ou a coisa boa, podemos escolher o que queremos fazer. O que escolhemos é a causa básica para afetar o resultado da nossa vida.
O Espírito invisível com maior sabedoria e virtude é chamado Espírito luminoso, que existe de fato em nossa vida cotidiana, estando ao lado ou atrás de cada um, para registrar a boa ação ou má ação de cada um. Não importa se somos um rei ou um mendigo, o brilhante Espírito está sempre conosco.
Infelizmente, a maioria das pessoas não acredita nisso, e algumas delas ignorantemente fazem o mal sem vergonha. Eu conto uma história para você. Fico profundamente comovido com essa história quando aprendi o Buda por mais de três anos.
Há um Bhikkhu que se move com a prática das escrituras ao longo da beira da piscina de lótus na floresta. Ele cheira o aroma de lótus, se sente alegre e gosta muito. O Espírito de Lótus diz a ele: “Por que você abandona o assento com Zen limpo sob a floresta, mas rouba o aroma do meu lótus? Todo o aborrecimento é levantado por causa da fixação do aroma ”.
Então, o Bhikkhu vê um homem que entra na poça de lótus, pega muitos lótus e deixa a poça de lótus depois de pisotear. O Espírito de Lótus permanece em silêncio sem falar.
O Bhikkhu diz: “Essa pessoa estragou sua piscina de lótus e pega suas flores. Você não diz nada. Eu apenas ando ao lado da piscina e repreendo por você para dizer que roubei seu aroma. ”
O Espírito de Lótus diz: “A pessoa má do mundo está freqüentemente nas porcarias do pecado, sem limpeza e sem cérebro. Eu não falo com ele. Você é uma boa pessoa com a prática do Zen. No entanto, você quebrou a sua coisa boa por causa da fixação do aroma. É por isso que eu te repreendo. Tal como uma coisa preta suja em um pano branco limpo, as pessoas iriam ver isso. A pessoa má é como a tinta preta borrifada em roupas pretas, as pessoas não podem vê-la e quem perguntaria? ”
Esta história nos avisa que é uma coisa boa e feliz que alguém nos lembre sobre nossa deficiência. Somente quando alguém se preocupa conosco, gastaria seu tempo e energia para nos criticar.
Há muitas pessoas que são ateus. Mesmo que eles sejam ateus, isso não significa que eles fariam o mal. Infelizmente, algumas das pessoas ateus fizeram as coisas más, mas não pensam que fazem as coisas más, como intimidar os outros. O Espírito brilhante diria a eles que não fizessem as coisas más? Como sabemos da história acima mencionada, não seria. Mas eu te digo um segredo. De muitas maneiras, como o budismo, o Espírito brilhante ensinou as pessoas a não fazerem as coisas más. Infelizmente, algumas pessoas ainda não acreditam nisso.
Há um ditado que diz: “Abaixe a faca do açougueiro e fique em pé no chão para se tornar o Buda”. É aconselhar as pessoas a não fazer a matança e não coletar o mau carma. Uma vez descartada a mente de matar, a mente seria transformada para ser o coração de Buda imediatamente.
Eu te conto uma história sobre roubar. Essa história me impressionou e me emocionou muito.
Havia um monge budista que era muito pobre e vivia em um pequeno templo em uma montanha. À meia-noite, um dia, um ladrão entrou sorrateiramente neste templo, olhou em volta por toda parte e não encontrou valor algum. Finalmente, ele teve que roubar as roupas do monge budista e pensou em vendê-lo para conseguir algum dinheiro. Quando ele se preparou para sair, ele correu para o monge budista.
O monge budista viu suas roupas na mão do ladrão. O monge budista sabia que essa pessoa era um ladrão, e ele poderia se tornar um ladrão por causa de algumas dificuldades na vida. Então ele não o repreendeu. Pelo contrário, ele disse ao ladrão que está disposto a dar-lhe as roupas e disse-lhe que não roubou suas roupas porque as roupas foram dadas pelo monge budista.
O ladrão ficou muito comovido e sentiu vergonha. O monge budista olhou para o ladrão de volta para sair. Então, o monge budista olhou para a lua cheia e disse: "Eu realmente esperava dar a lua brilhante para ele ao mesmo tempo."
Depois de alguns meses, o ladrão chegou ao templo e se ajoelhou diante do rosto do monge budista, para se arrepender de sua falta, para pedir perdão ao monge budista e para pedir que o monge budista o recrutasse como discípulo. O monge budista sentiu sua sinceridade e finalmente aceitou seu arrependimento e concordou em aceitá-lo como seu discípulo.
O sexo do mal está envolvido em lascívia, atos sexuais incomuns, assédio sexual, abuso sexual e violência sexual. Estendendo o significado do sexo do mal está incluído o amor homossexual e o relacionamento sexual fora do marido e da mulher.
O amor homossexual já existe desde a antiguidade. No artigo chinês, nos tempos antigos, isso já foi mencionado. Nos tempos modernos, o amor homossexual é sempre a questão social controversa. Segundo meu conhecimento da escritura de Buda, o Buda não concorda com o amor homossexual. Não importa se somos o amor homossexual ou não, que não se entregam ao amor e o desejo é a coisa certa.
Nos pontos de vista do budismo, depois de morrer fazendo o sexo do mal, a retribuição de fazer o sexo do mal está no caminho dos animais, como ser o pássaro, porco, camelo ou burro, não no caminho humano. Significa que os animais são tolos e ignorantes, e teriam raras chances de ouvir o ensinamento de Buda.
“Duas línguas” significa que alguém instiga algo de propósito a fim de alienar e estragar a relação de harmonia de duas pessoas ou de um grupo com a observação viciosa, e assim causa a desconfiança mútua ou a falta de paz de um grupo.
“Fala maliciosa” existe em nossa vida cotidiana, como intimidar os outros por palavras ou amaldiçoar pessoas, o que podemos encontrar na comunidade da Internet ou na resposta às notícias ou artigos na Internet. Também podemos encontrar algum discurso malicioso em jornais ou em algum post no Youtube, que está em posição específica, especialmente, em consciência política ou propósito político. No país da liberdade de expressão, qualquer discurso malicioso é tolerado, mesmo que não seja como fala maliciosa.
Por que as pessoas têm o discurso malicioso? Se pensarmos profundamente, podemos descobrir que aqueles que têm a fala maliciosa são a pessoa ignorante e o medo próprio em mente. De fato, eles são lamentáveis e tolos. Mas, pensamos em como os ajudamos a não fazer algo tão estúpido? Você sabe? Alguns deles estão na alta educação e posição e seu discurso malicioso é muito "elegante" e parece muito "razoável". Que pena é que muitas pessoas que estão no ensino superior e posição também são persuadidos pelo discurso malicioso . Esse tipo de dano e desastre para o mundo todo está mais além do valentão pessoal.
Você sabe que os males voltariam aos malfeitores.
No capítulo 7 desta escritura: o Buda disse: “Alguém ouviu que eu obedeço ao Tao e aplico a grande benevolência para repreender o Buda. O Buda mantém silêncio, não responde a ele, enquanto a repreensão para, e pergunta: se você traz um presente para alguém, quem não o aceita, o presente volta para você? ”Um discípulo responde:“ Seria O Buda disse: Hoje você me repreende, eu não aceito isso. Você tem desastres sozinho para deixá-los voltar para você! Tal como um eco responde a um som, uma sombra segue uma forma, é finalmente incapaz de ser evitada e abandonada. Seja cauteloso em não fazer os males.
Você sabe, o que me surpreende é que aqueles que contam uma mentira têm o ensino superior e a posição, e seu motivo é proteger sua própria vantagem pessoal na vida e na posição. Às vezes, podemos descobrir que essas pessoas que mentem não são diferentes das pessoas que mentem. E nós também descobrimos que essas pessoas geralmente caem mal do topo de sua boa vida e boa carreira.
De acordo com a pesquisa para o caráter do líder global desde os tempos antigos até os tempos modernos, a honestidade e não mentir é uma das qualidades de um bom líder. No negócio, podemos descobrir que a qualidade do chefe ou líder bilionário é a honestidade. Se eles se atreverem a enganar o cliente ou consumidor, como seria possível que eles fossem o bilionário? Assim, o pensamento e nossa atitude decidiriam se somos ricos ou pobres.
Qual é o significado do discurso frívolo? Principalmente, significa que alguém fala de algo sem usar seu cérebro e o conteúdo falado não é uma vantagem para a vida das pessoas. Além disso, também significa que alguém usa palavras doces ou retórica para enganar ou atrair pessoas para alcançar seu propósito ou vantagem pessoal.
Você sabe, a maioria das pessoas iria encontrar o discurso frívolo pelo menos uma vez em toda a vida. As pessoas de sorte sairiam sem nenhum dano. No entanto, muitas pessoas podem ser prejudicadas no corpo físico ou mental, ou a perda de riqueza.
Então, podemos ter uma pergunta. Por que essas pessoas querem fazer o discurso frívolo? Relaciona-se também com os seguintes três atos malignos e com a mente gananciosa. Se as pessoas são devido à mente de inveja ou ódio, eles podem usar o discurso frívolo para destruir a contraparte. Se as pessoas são devido à mente de paixão ou ganancioso, eles podem usar o discurso frívolo para alcançar seu propósito pessoal ou vantagem.
Agora, para pensar sobre isso, somos as pessoas que fazem o discurso frívolo ou as pessoas que são prejudicadas pelo discurso frívolo? Você sabe, não importa qual nós somos, é lamentável. Mas, se nós somos as pessoas que são prejudicadas pelo discurso frívolo, sejamos fortes de coração agora, e perdoemos as pessoas miseráveis ao máximo que pudermos.
Como o supracitado, a mente de inveja, ódio e paixão, causaria o dano ao povo. E finalmente o desastre voltaria a si mesmo. Sobre a mente da inveja, a história da Branca de Neve me impressionou.
Se tais dez males são interrompidos, eles são nomeados como dez atos virtuosos. No budismo, fazer os dez males coletaria o carma maligno e seguiria o caminho do inferno, do fantasma faminto e do animal após a morte. Parar de fazer os dez males coletaria o bom carma e iria para o céu depois de morrer. Como sabemos, há a retribuição na vida atual. É claro que há boa recompensa na vida presente se coletarmos o bom karma. Inglês: (Chapter 4) A Brief Talk about The Scripture of Forty-Two Chapters Said by Buddha
https://po-bvlwu.blogspot.com/2018/10/capitulo-4-uma-breve-conversa-sobre.html
submitted by TaoQingHsu to u/TaoQingHsu [link] [comments]


2019.09.07 13:50 TaoQingHsu (Capítulo 3) Uma breve conversa sobre a Escritura de quarenta e dois capítulos dita por Buda

Co-tradutores no tempo da Dinastia Han Oriental, China (25 a 200 d.C.):
Kasyapa Matanga e Zhu Falan (que traduziu a dita Escritura do sânscrito para o chinês).
Tradutor nos tempos modernos (D.2018: Tao Qing Hsu (que traduziu a dita Escritura do chinês para o inglês).
Professor e escritor por explicar a dita Escritura: Tao Qing Hsu
Capítulo 3: Cortar o amor e remover a ganância
O Buda disse: "Aqueles que rasparem sua cabeça e barba para se tornarem os Sramana e aceitarem a Lei-Tao devem renunciar às posses mundanas, contentar-se em pedir esmolas e tomar apenas o que é necessário. Coma uma refeição antes do meio dia por dia. A noite embaixo das árvores, e seja cauteloso para não desejar mais, pois o amor e os desejos são o que torna as pessoas tolas e ocultas.
As referidas regras são estabelecidas por Buda para seus discípulos, Sramanas. Tais regras nos inspiram e nos lembram, para nos contentar com o que temos, e não para gananciá-las mais, porque o amor e o desejo são o que torna as pessoas tolas e ocultas.
Como mencionamos no capítulo supracitado, a definição de amor e desejo aqui é mais estreita, motivo que se baseia no ego pessoal e no egoísmo. É por isso que o amor e o desejo tornam as pessoas tolas e ocultas.
Há um ditado que diz: "Amar seria causar a morte tragicamente". Por quê? Está envolvido o fator pessoal e o fator do outro lado. Alguém não poderia aceitar ser traído ou quebrado em amor, e seu coração de ódio e sua mente de vingança seriam assim surgindo para se tornar a ação factual. Quando estão em tal estado, sua mente perderia a razão e sua ação estaria fora de controle e, assim, faria a coisa prejudicial. Nós chamamos essa pessoa de amante horrível. Em geral, essa pessoa é falta de confiança e auto-estima. Mesmo assim, eles ainda querem controlar seu amante. No ponto de vista de Buda, essa pessoa é tola e lamentável.
Alguém usa o amor ou desejo sexual como desculpa e significa ter a fortuna, especialmente, a jovem mulher com bela aparência e boa forma de corpo para atrair o homem mais velho rico. Então, eles teriam a fortuna por meio de divórcio ou de separação. Às vezes chamamos essa pessoa de mentirosa. O homem rico atribui a luxúria do amor e ele é assim oculto pela paixão.
A maioria das pessoas segue seu próprio hormônio do corpo e seu sentido visual, mas não segue sua mente da razão, para encontrar seu amor. Quando a segunda pessoa é mostrada, ela estaria interessada em tal pessoa seguindo seu próprio desejo sexual e senso visual. Nós chamamos isso de ilusão e paixão. Em tal estado, o fato não seria encontrado. Então, há um ditado: “Os amantes estão se apaixonando porque não se entendem. Os amantes se separam porque finalmente se entendem."
Na ficção ou drama, o amor é sempre criado como história romântica. Mas, de fato, isso não é verdade em nossa vida diária. No relacionamento do amor, está mais relacionado à responsabilidade, tolerância, respeito mútuo, doce fardo e honestidade. Infelizmente, a maioria das pessoas não entende, principalmente, os jovens do sexo masculino e feminino.
Quando as pessoas amam e desejam alguém, algo ou fazer alguma coisa, elas podem esconder outras por algumas razões. Ou eles podem ser escondidos por outros. Então, mentir aconteceu. O karma maligno é formado. O futuro do mal pode estar esperando lá.
O amor e o desejo, como mencionado aqui, é a causa do mal. Tendo cortado isto, o resultado mau não seria acontecido certamente.
Estendendo o significado do amor e do desejo, o ser humano pode amar ou desejar a fama, o poder, a fortuna, a comida e a carreira. Não importa amor ou desejo, fama ou poder, fortuna, comida ou carreira, sua essência não é pecado. Por quê? Se entendermos o significado profundo do budismo, saberemos que essas essências são vazias. Uma vez que essas essências são vazias, elas não são uma preocupação sobre o pecado ou não-pecado. Então, podemos ter uma pergunta. Qual é o problema ou o problema do amor ou desejo em tal coisa?
Como sabemos, existem dois pontos de vista em uma coisa. Isso é ponto de vista positivo e ponto de vista negativo. Quando usamos mal nosso amor e desejo por tais coisas, elas causariam o mau resultado em nossa vida. Por exemplo, há um ditado: “O ser humano tem medo da fama; Porco tem medo de gordura. Por quê? Quando uma pessoa atribui a fama, ciumento e ataque na fala é seguido. Quando um porco é gordo, seria morto como alimento.
No entanto, boa fama seria útil para as pessoas do mundo. Tal pessoa é um objetivo para beneficiar as pessoas do mundo, e a fama boa segue então ele (ou ela). Outras coisas podem ser deduzidas por analogia. Inglês: (Chapter 3) A Brief Talk about The Scripture of Forty-Two Chapters Said by Buddha
https://po-bvlwu.blogspot.com/2018/10/capitulo-3-uma-breve-conversa-sobre.html
submitted by TaoQingHsu to u/TaoQingHsu [link] [comments]


2019.09.05 13:43 TaoQingHsu O Conhecimento Básico de aprender Buda (atualizado em 2019/07/02)

  1. Qual é a diferença entre um Buda e um Bodhisattva?
Quando alguém se iluminou totalmente, libertou-se do sofrimento pela sabedoria elevada, e conheceu toda a verdade, enquanto isso, não tem mais medo no coração, e pode usar seu grande poder de bondade e simpatia para salvar todos os seres sencientes, de modo a permitir eles liberam do sofrimento na vida e na morte. Chamamos essa pessoa de "Buda" para homenageá-la. Em chinês, chamamos de “Fo”, que é transliterado da palavra chinesa e sua língua original é também do sânscrito.
Quando alguém segue o caminho de Buda, no entanto, ainda não se iluminou completamente, e ainda tem alguns obstáculos no coração sobre o incômodo e o que é conhecido, embora possa usar seu poder de bondade e simpatia para salvar seres sencientes. chame essa pessoa de "Bodhisattva" para homenageá-la. Em língua chinesa, chamamos de "Pusa", que também é transliterada da palavra chinesa e sua língua original é do sânscrito.
Existem dois tipos de Bodhisattva. Um é monge ou freira budista. O outro não é nem monge budista nem monja budista. Alguns tradutores usam a palavra "leigo" para não-monge ou não freira representativa que aprende Buda, mas eu não uso essa palavra. Eu prefiro usar a palavra "estudioso da residência, estudioso da casa ou erudito vivo", que significa a pessoa que aprende bem o Buda na família. Eles não deixam a família para aprender Buda. Enquanto isso, eles possuem mais dificuldade para aprender Buda, comparando com o monge ou freira budista. Nas Escrituras Budistas, o Bodhisattva do estudioso da casa também é chamado de erudito virtuoso. Isso é mencionado no Sutra dos Preceitos de Upasaka.
"Fo" e "Pusa" são mais fáceis de recitar e lembrar. Essas duas palavras também seriam usadas neste site dos ensinamentos de Buda.
  1. Qual é o ensinamento de Buda?
Em uma palavra, é como segue: Não para fazer todas as coisas más Mas para fazer todas as coisas da virtude, E para purificar nossa própria mente por si mesmo Isso é tudo ensinamentos de Buda.
  1. Qual é a natureza do Buda?
A natureza do Buda existe em todos e em todos os seres sencientes. "Tathagata" é outra palavra com o mesmo significado de "Buda". Em chinês, “Tathagata” é traduzido como “Rulai”, que é transliterado das palavras chinesas. Significa que nem vem de onde nem vai para nenhum lugar. Isso vem como é.
Todos os seres sencientes têm a virtude da sabedoria “Rulai (Tathagata)”, no entanto, por que não pode ser alcançado, porque qualquer ilusão, obsessão, persistência no pensamento absurdo e mente teimosa estão em seu coração. Se eles puderem abandoná-lo, toda a sabedoria e sabedoria natural aparecerão imediatamente no coração.
As palavras acima são mencionadas nas Escrituras Budistas. Isso significa que todos os seres sencientes têm a natureza do Buda.
  1. Quais são os quatro corações imensuráveis?
Os quatro corações incomensuráveis ​​são os seguintes: O coração da bondade (benevolência, misericórdia). O coração da simpatia (empatia, compaixão). O coração da alegria (grande felicidade e prazer). O coração para abandonar (desistir, deixar ir, colocá-lo para baixo).
É importante que pensemos nos quatro corações incomensuráveis, quando aprendemos e praticamos a lei de Buda.
  1. Quais são os três tesouros?
Os três tesouros são os seguintes: (1) o Buda (2) A lei de Buda ou a doutrina de Buda (3) A pessoa que entendeu completamente a lei de Buda e a colocou em prática ou a está praticando. Tal pessoa refere-se principalmente ao monge ou freira budista. Em sentido amplo, também se refere ao estudioso da residência, estudioso da casa ou erudito vivo como o que mencionei.
  1. Qual é o significado de “Na Mo” no budismo?
“Na Mo” é transliterado do sânscrito e é usado na China e em Taiwan desde a antiguidade. "Na Mo" significa "voltar para" ou "depender de". Quando retornamos ou dependemos dos três tesouros do budismo, como se tivéssemos procurado ou encontrado um refúgio na vida e na morte, e poderíamos nos libertar do sofrimento da vida e da morte.
  1. Devo voltar e depender dos três tesouros do budismo?
O Buda disse: Por destruir todo sofrimento, eliminar o sofrimento e perceber a felicidade do supremo silêncio e extinção, é por isso que as pessoas retornam e dependem dos três tesouros.
O Buda também disse: Retornar e depender dos três tesouros é uma imensa boa Lei de Buda e é também a raiz da sabedoria Bodhi.
  1. Qual é a lei ou doutrina de Buda?
O todo, incluindo o mundo ou coisas materiais e espirituais, é a lei ou doutrina de Buda.
  1. Qual é o significado da “porta da lei de Buda”?
Vamos imaginar que existe uma porta invisível através da qual podemos entrar na “lei ou doutrina de Buda”. Isso significa que, se aceitarmos qualquer “porta da lei de Buda”, praticamos isso. Também significa o método com o qual podemos entrar na libertação. Além disso, podemos usar o método para libertar os outros. Há muitas “portas da lei do Buda ou bodisatva” com as quais ela poderia nos libertar e aos outros. Cada Buda ou Bodhisattva tem seu próprio nome. Por exemplo, se alguém tem um nome “felicidade” e um dia quem é iluminado, então, pode ser chamado de “Felicidade do Buda” ou “Felicidade do Bodhisattva”. Em geral, o nome de Buda ou Bodhisattva é mais uma preocupação com suas qualidades ou caracteres.
E tal Buda ou Bodhisattva criou sua porta especial de lei, como a porta da lei da Felicidade de Buda. Se seguirmos e praticarmos a porta da lei da Felicidade do Buda, o que também significa que retornamos e dependemos de tal Buda, podemos gradualmente nos libertar do sofrimento e alcançar a felicidade e a felicidade.
  1. Qual é a “porta da lei de recitar e repetir um nome de Buda”?
Recitando e repetindo um nome de Buda poderíamos concentrar nossos pensamentos e mentes para que também nos ajudasse a eliminar nosso mau pensamento e qualquer ilusão aparecesse em nossa mente. Enquanto isso, poderíamos nos conectar com os votos de Buda para obter a proteção recitando e repetindo seus nomes com o título de Buda ou Bodhisattva.
Quando chamamos seu nome, é como se nós chamássemos o nome de alguém. Ele viria nos ver e tentar entender o que precisamos e o que pode nos ajudar. É como um servo. Mas, na verdade, é um deus, um espírito virtuoso. Então, é melhor para nós respeitá-lo, como se devêssemos respeitar o servo. De fato, a relação entre um deus, um Buda, um Bodhisattva e nós é igual. Por quê? No corpo do Vazio, tudo é igual.
  1. O que é o "Zen" no budismo?
É uma pessoa com grande facilidade e conforto.
  1. Qual é a disciplina do budismo?
Em resumo, para o não-monge ou não freira budista, basta seguir as cinco disciplinas do budismo como abaixo:
Não para matar os outros e a si mesmo. Não roubar. Não fazer sexo de maneira inadequada. Isto é, não se prejudique e não prejudique os outros, e respeite um ao outro. Não mentir. Não tomar álcool ou drogas ilegais.
  1. Qual é a lei da causa e resultar no budismo?
Em resumo, um pensamento é uma causa que resultará em qualquer ação e, finalmente, surgirá em qualquer consequência. Portanto, ao aprender Buda, ele enfatiza especialmente que o primeiro pensamento deve refletir sobre um pensamento positivo correto para todos os seres sencientes, porque um bom pensamento resultará em uma boa ação, e um bom efeito será gerado no final. Além disso, qualquer pensamento é como um macaco que salta para cima e para baixo, aqui e ali. Isso significa que qualquer pensamento é instável a qualquer momento. Então, como manter o pensamento em um estado estável em mente também é muito importante para o aprendizado de Buda, porque também é uma causa que deve ser protegida e não ser afetada por nenhuma condição ruim vinda de fora. Portanto, há uma palavra que diz que: “O povo geral teme o resultado, no entanto, o Bodhisattva teme qualquer causa”.
  1. Quais são os seis métodos de libertação para atingir o estado de Buda?
Em resumo, os seis métodos são os seguintes: Dê a todos os seres sencientes as coisas materiais, sabedoria ou destemor. Coloque a disciplina do budismo em prática. Suportar qualquer humilhação. Especialize-se em aprender o Buda e melhorá-lo dia a dia. Medite no Zen e mantenha-se estável em mente. Cresça nossa sabedoria.
  1. Qual é a terra pura no ensinamento de Buda?
Em um breve momento, quando purificamos nosso coração, criamos nossa própria terra pura de coração ao mesmo tempo.
  1. Qual é a vantagem em aprender o Buda?
Isso nos beneficia e a outras pessoas. Ela aumenta nossa sabedoria, liberta-nos do sofrimento na vida e na morte e nos permite ter uma vida boa e pacífica.
  1. O que é o coração Bodhi?
Bodhi é transliterado do sânscrito e tem significados incomensuráveis. Em um breve, isso significa os quatro corações incomensuráveis ​​como mencionado. Principalmente, significa o estado de Buda. Se quisermos colocar o ensinamento do Buda em prática, temos que cultivar o coração Bodhi no começo. Em geral, o coração Bodhi é uma motivação para ajudar todos os seres sencientes a se libertarem de todo sofrimento.
  1. Devo me curvar à escultura de Buda ou Bodhisattva?
Na Ásia, curvando-se para a escultura de Buda é para treinar nosso coração para ser humilde e respeitar os outros. Porque respeitar os outros é respeitar a nós mesmos. No entanto, a maioria das pessoas em geral não entende o verdadeiro significado. Se você entende esse significado, não é necessário que você se incline para a escultura de Buda. Mas, se você quiser usar esse método para treiná-lo para ser humilde, isso é com você. Quando pensamos profundamente e praticamos, cada um pode ser a “escultura de Buda ou Bodhisattva”. Isto é, cada um é Buda ou Bodhisattva em nosso coração. Naquela época, você poderia realmente se livrar da escravidão na forma e respeitar os outros com sinceridade.
  1. Eu deveria ser vegetariano se aprendi Buda?
Não. Não é necessário ser vegetariano. Ser vegetariano não é compaixão. No entanto, comer mais vegetais será bom para a nossa saúde e bom para a terra.
  1. Devo aprender Buda?
O sexto fundador do Zen na China, mestre Hui Neng, disse que:
A lei de Buda está no mundo, e não se afastaria do sentimento mundano. Deixando o mundo para procurar o Bodhi (sabedoria suprema) como se exigisse os chifres de coelhos. (O coelho não tem chifres, o que também significa que é impossível.)
Em breve, isso significa que os incômodos e perturbações do mundo são Bodhi. Por quê? Como isso poderia ser possível? Aprender Buda é esperar que nos tornemos Buda algum dia. Para as pessoas modernas, é mais conveniente aprender Buda pela tecnologia moderna, o que nos ajudaria a entender melhor a lei ou a doutrina de Buda. Para seguir o caminho de Buda, não é necessário deixar o grupo do mundo, ou ser um monge budista ou uma monja budista. Ou seja, não precisamos deixar nossa família ou país para aprender o Buda. Podemos aprender Buda em nossa vida mundana. O mais importante é seguir um professor bom e positivo. É impossível alcançar o estado de Buda sem um professor. Significa que ser o estado de Buda precisa de um mestre. Seja para seguir a coisa boa e se ter uma escolha positiva depende de você.
  1. O que devo fazer se alcançar o estado de Buda algum dia?
Se esse dia chegar, você saberá o que deve fazer.
  1. Um Buda é uma pessoa todo-poderosa?
Não não é. Não poderia salvar dois tipos de pessoas para deixá-las livres do sofrimento. Ou seja, um tipo de pessoa é aquele que não tem oportunidade de conhecer ou encontrar um Buda. O outro tipo de pessoas é aquele que não acredita no ensinamento de Buda.
O ensinamento adicional e profundo de Buda estará no curso. Convidamos você a aprender o Buda conosco no curso da entidade ou no site.
Inglês: The Basic Knowledge of learning Buddha (updated on 2019/07/02)
https://po-bvlwu.blogspot.com/2019/07/o-conhecimento-basico-de-aprender-buda.html
submitted by TaoQingHsu to u/TaoQingHsu [link] [comments]


2019.08.26 17:14 TaoQingHsu Capítulo 4: Entender la bondad y el mal al mismo tiempo.

(Capítulo 4) Una breve charla sobre las Escrituras de los cuarenta y dos capítulos que dijo Buda Co-traductores en el tiempo de la Dinastía Han del Este, China (A.D. 25 - 200): Kasyapa Matanga y Zhu Falan (Quien tradujo las citadas Escrituras del sánscrito al chino). Traductor en el tiempo moderno (A.D.2018: Tao Qing Hsu (Quien tradujo dichas Escrituras del chino al inglés). Profesor y escritor para explicar las Escrituras mencionadas: Tao Qing Hsu Capítulo 4: Entender la bondad y el mal al mismo tiempo. El Buda dijo: “Para los seres sintientes, hay diez cosas como bondad y diez cosas como mal. ¿Cuáles son las diez cosas? Tres pertenecen al cuerpo, cuatro a la boca y tres a la mente. Matar, robar, y el sexo malo pertenecen al cuerpo. Dos lenguas, lenguaje malicioso, mentira y discurso frívolo pertenecen a la boca. La envidia, el odio y el enamoramiento pertenecen a la mente. Tales diez cosas son nombradas como diez malas acciones cuando no siguen el camino santo. Si tales males se detienen, se nombran como diez hechos virtuosos ". Como humanos con el cuerpo físico y mental, podemos hacer lo malo, y podemos hacer lo bueno. No importa lo malo o lo bueno, podemos elegir lo que queremos hacer. Lo que hemos elegido es la causa básica para afectar el resultado de nuestra vida. El Espíritu invisible con mayor sabiduría y virtud se llama Espíritu brillante, que debe existir en nuestra vida diaria, estar al lado o detrás de cada uno, para registrar la buena acción o la mala acción de cada uno. No importa que seamos rey o mendigo, el Espíritu brillante siempre está allí con nosotros. Desafortunadamente, la mayoría de la gente no cree tal cosa, y algunos de ellos ignorantemente hacen lo malo sin vergüenza. Te cuento una historia. Me siento profundamente conmovido por esta historia cuando he aprendido sobre el Buda durante más de tres años. Hay un Bhikkhu que se mueve con la práctica de las escrituras a lo largo de la piscina del loto en el bosque. Huele el aroma del loto, se siente alegre y le gusta mucho. El Espíritu de la piscina de loto le dice: "¿Por qué abandonas el asiento con un Zen limpio debajo del bosque pero robas el aroma de mi loto? Toda la molestia se debe a la adherencia del aroma ". Entonces, el Bhikkhu ve a un hombre que entra en el estanque de loto, recoge muchos lotos y deja el charco de loto después de que lo pisotea. El Espíritu de la piscina de loto guarda silencio sin hablar. El Bhikkhu dice: "Esta persona ha arruinado tu piscina de loto y te ha quitado las flores. No dices nada. Simplemente camino por la piscina y te regaño decirte que robé tu aroma ". El Espíritu de la piscina de loto dice: "La persona malvada del mundo está a menudo en los sucios excrementos del pecado, sin limpieza y sin cerebro. No hablo con él. Eres una buena persona con la práctica del zen. Sin embargo, has roto tu cosa buena debido a la fijación del aroma. Es por eso que te regaño. Tal como una cosa sucia en un paño limpio y blanco, la gente lo vería. "La persona malvada es como la tinta negra salpicada sobre la ropa negra, la gente no puede verla y ¿quién la preguntaría?" Esta historia nos advierte que es algo bueno y afortunado que alguien nos recuerde nuestra deficiencia. Solo cuando alguien se preocupa por nosotros, gastaría su tiempo y energía en criticarnos.
Hay mucha gente que es atea. A pesar de que son ateos, no significa que harían lo malo. Desafortunadamente, algunas de las personas que son ateos han hecho las cosas malas, pero no creen que hagan las cosas malas, como para intimidar a otros. ¿Les diría el Espíritu brillante que no hagan las cosas malas? Como sabemos por la historia antedicha, no lo haría. Pero, te cuento un secreto. De muchas maneras, como el budismo, el Espíritu brillante ha enseñado a la gente a no hacer las cosas malas. Desafortunadamente, algunas personas todavía no lo creen. Hay un dicho: "Deje el cuchillo del carnicero y párese en el suelo para convertirse en el Buda". Es para aconsejar a las personas que no maten y que no recojan el mal karma. Una vez que hayas dejado de lado la mente de matar, la mente se transformaría para ser el corazón de Buda de inmediato. Te cuento una historia sobre el robo. Esta historia me impresionó y me conmovió mucho. Había un monje budista que era muy pobre y vivía en un pequeño templo en una montaña. A la medianoche, un día, un ladrón se coló en este templo, miró a su alrededor y no pudo encontrar ningún valor. Finalmente, tuvo que robar la ropa del monje budista y pensó venderla para obtener algo de dinero. Cuando se preparó para salir, se encontró con el monje budista. El monje budista había visto su ropa en la mano del ladrón. El monje budista sabía que esta persona era un ladrón, y podría convertirse en un ladrón debido a algunas dificultades en la vida. Así que no lo regañó. Por el contrario, le dijo al ladrón que estaba dispuesto a entregarle la ropa, y le dijo que no le robó la ropa porque la ropa fue entregada por el monje budista. El ladrón se sintió muy conmovido y sintió vergüenza. El monje budista miró a la espalda del ladrón para irse. Entonces, el monje budista miró la luna llena y dijo: "Realmente esperaba darle la luna brillante y limpia a él al mismo tiempo". Después de unos meses, el ladrón llegó al templo y se arrodilló ante el rostro del monje budista, para arrepentirse de su culpa, para pedir perdón por el monje budista y para pedirle que lo reclutara como discípulo. El monje budista había sentido su sinceridad y finalmente aceptó su arrepentimiento y aceptó aceptarlo como su discípulo. El sexo malo está involucrado en lascivia, actos sexuales inusuales, acoso sexual, abuso sexual y violencia sexual. La extensión del significado del sexo malo incluye el amor homosexual y la relación sexual fuera del esposo y la esposa. El amor homosexual ya ha existido desde la antigüedad. En el artículo chino en la antigüedad, siempre se ha mencionado. En la época moderna, el amor homosexual es siempre el tema social controvertido. Según mi conocimiento de las escrituras de Buda, el Buda no está de acuerdo con el amor homosexual. No importa si somos homosexuales o no, que no nos entreguemos al amor y el deseo es lo correcto. En los puntos de vista del budismo, después de morir de hacer el sexo malo, la retribución de hacer el sexo malo está en el camino animal, como ser el pájaro, el cerdo, el camello o el burro, no en el camino humano. Significa que ser animales son tontos e ignorantes, y tendrían una rara oportunidad de escuchar la enseñanza de Buda. "Dos lenguas" significa que alguien incita algo a propósito para alienar y estropear la relación de armonía de dos personas o un grupo por el comentario vicioso, y por lo tanto provoca la desconfianza mutua o la falta de paz de un grupo. El "discurso malicioso" existe en nuestra vida diaria, como intimidar a otros con palabras o maldecir a las personas, lo cual podemos encontrar en la comunidad de Internet o en la respuesta a las noticias o artículos en Internet. También podemos encontrar algún discurso malicioso en un periódico o en algún post en Youtube, que se encuentra en una posición específica, especialmente, en la conciencia política o el propósito político. En el país de la libertad de expresión, se tolera cualquier discurso malicioso, incluso si no es como un discurso malicioso. ¿Por qué la gente tiene el discurso malicioso? Si lo pensamos profundamente, podemos encontrar que aquellos que tienen el lenguaje malicioso son la persona ignorante y el miedo a sí mismos en mente. De hecho, son lamentables y tontos. Pero, ¿hemos pensado cómo los ayudamos a no hacer algo tan estúpido? ¿Tú sabes? Algunos de ellos están en la educación superior y en la posición y su discurso malicioso es muy "elegante" y parece muy "razonable". Lo lamentable es que muchas personas que están en la educación superior y la posición también están convencidas por el discurso malicioso. . Este tipo de daño y desastre para todo el mundo va más allá del acosador personal. Sabes que los males volverían a los malhechores. En el Capítulo 7 de esta escritura: Los males vuelven a los malvados El Buda dijo: "Alguien escuchó que obedezco al Dao y puse en práctica la gran benevolencia para que regañe al Buda. El Buda guarda silencio, no le responde, mientras la reprimenda se detiene y pregunta: si le traes un regalo a alguien que no lo acepta, ¿te lo devuelve? " Un discípulo responde: "Sería devuelto". El Buda dijo: "Hoy me regañas, no lo acepto. ¡Tienes desastres por ti mismo para que vuelvan a ti! Tal como un eco responde a un sonido, una sombra sigue una forma, finalmente no se puede evitar y partir. Ten cuidado de no hacer los males ". Usted sabe, lo que me sorprende es que aquellos que mienten tienen la educación y la posición superiores, y su motivo es proteger su propia ventaja personal en la vida y en la posición. A veces podemos encontrar que estas personas que dicen una mentira no son diferentes de los pobres que dicen una mentira. Y también hemos encontrado que estas personas generalmente caen mal desde la cima de su buena vida y su buena carrera. Según la investigación sobre el carácter del líder mundial desde la antigüedad hasta la época moderna, la honestidad y no decir una mentira es una de las cualidades de un buen líder. En el negocio, podemos encontrar que la calidad del jefe o líder multimillonario es la honestidad. Si se atreven a engañar al cliente o consumidor, ¿cómo podría ser posible que sean el multimillonario? Así que el pensamiento y nuestra actitud decidirían si somos ricos o pobres. ¿Cuál es el significado del discurso frívolo? Sobre todo, significa que alguien habla de algo sin usar su cerebro y el contenido de lo hablado no es una ventaja para la vida de las personas. Además, también significa que alguien usa las palabras dulces o la retórica para engañar o atraer a las personas con el fin de lograr su propósito o ventaja personal. Sabes, la mayoría de las personas se encontrarían con el discurso frívolo al menos una vez en toda la vida. Los afortunados se irían sin daño. Sin embargo, muchas personas pueden sufrir daños en el cuerpo físico o mental, o la pérdida de riqueza. Entonces, podríamos tener una pregunta. ¿Por qué esa gente quiere hacer el discurso frívolo? También está relacionado con los siguientes tres hechos malvados, y la mente codiciosa. Si las personas se deben a la mente de la envidia o el odio, pueden usar el discurso frívolo para destruir a la contraparte. Si las personas se deben a la mente de infatuación o codicia, pueden usar el discurso frívolo para lograr su propósito o ventaja personal. Ahora, para pensarlo, ¿somos las personas que hacen el discurso frívolo o las personas que se ven perjudicadas por el discurso frívolo? Ya sabes, no importa cuál sea, es lamentable. Pero, si somos las personas que se ven perjudicadas por el discurso frívolo, seamos fuertes de corazón ahora, y perdonemos a las personas lamentables lo más posible. Como se mencionó anteriormente, la mente de envidia, odio y encaprichamiento causaría el daño a la gente. Y finalmente el desastre volvería a sí mismo. Sobre la mente de la envidia, la historia de Blancanieves me impresionó. Si tales diez males se detienen, se nombran como diez hechos virtuosos. En el budismo, hacer los diez males recogería el mal karma e iría al camino del infierno, fantasma hambriento y animal después de morir. Dejar de hacer los diez males recogería el buen karma e iría al cielo después de morir. Como sabemos, existe la retribución en la vida presente. Por supuesto, hay una buena recompensa en la vida presente si recolectamos el buen karma. English: Chapter 4:Understand the goodness and evil at the same time
https://sp-bvlwu.blogspot.com/2018/10/capitulo-4-una-breve-charla-sobre-las.html
submitted by TaoQingHsu to u/TaoQingHsu [link] [comments]


2019.03.29 02:53 rdsmod Resumen, cuarta reunion de R/Uruguay

El tiempo pasa, la vida se nos va, y cuando miramos atrás, otra reunión de reddit ha sucedido.
Que puedo decir, todo comenzó con un usuario visionando una idea, una primera juntada de Uruguay
Luego, en un momento de valentía organice una segunda.
Luego de la tercera, comenzaba a verse la posibilidad de una cuarta.
Y aquí estamos, LA CUARTA REUNION DE URUGUAY ha sucedido.
Que puedo decir, definitivamente fue la mejor de todas. Realmente increíble, un ambiente muy lindo, de compañerismo y emociones. (Además de una rica pizza)
Esta vez, fuimos 5 personas organizando, y me atrevería a decir que fue la primera en la que se planeo algo, tal vez por eso salio tan bien.
En un destello de sol, la reunión comenzó con la aparición de u/dude_in_the_mansuit con sus 5000 lapiceras.
La gente fue llegando, y se fue formando una ronda a su alrededor.
Todos desconcertados por tan enorme cantidad de lapiceras, divagaron sobre el motivo.
Mientras una chica random repartía abrazos a todos los presentes y amenazaba con llamar a la madre de su amigo para averiguar si tomaba mate.
En un instante se comienzan a repartir papeles a cada uno de los presentes.
Sin que nadie se percatara o lo notara, comenzaba la primera actividad.
Se les pidió a todos que escribieran 2 verdades y una mentira sobre si mismos en un papel.
Luego, se metieron los papeles adentro de una cartuchera, y se sortearon.
La idea es que tenían que adivinar de quien era el papel que salio y cual era la mentira.
Los papeles comenzaron con clásicas cosas como “creo que Cocky es dios” “Estudio ingenieria” “No se programar”, donde claramente la mentira era que la persona no sabia programar.
Para sorpresa de todos emiliano hablaba como 5 idiomas, pero como si eso no fuera suficiente HABLABA ESPERANTO, como lo aprendio aun sigue siendo un misterio
La gente estaba muy copada y le encantaba el ambiente del juego, la organización estaba siendo un éxito, y se notaba.
Hasta que de repente salio un papel que revoluciono todo el juego
“Tuve sexo en la gran muralla china”
Todos anonadados, no podíamos esperar para indagar sobre tal hazaña.
El juego transcurrió hermosamente con un ambiente calido y hermoso.
Mientras ciertos usuarios armaban unos porros en un rincón
Y otros estabas a los gritos con una usuaria exclamando “ME LO QUIERO GARCHAR, AY POR DIOS ME LO RE GARCHO, NO LO PUEDO CREER, HACEME GANCHO, ME ENCANTAN LOS VIRGENES POR DIOS”
El resto comenzó con la segunda actividad, que consistía en pegarse un papel en la frente, con nombre de cosas/conceptos/animes/personajes/etc y adivinar en base a preguntas (Tipo un akinator pero tu mismo eras akinator)
Lo mas destacable es que había dos pibes con un cartel de “L” (De death note) y uno estuvo dos horas para adivinar su personaje mientras le decia al otro “Pahh tu personaje no se cual es”
Por eso pueden apreciar el meme en el sub reddit.
En un momento, uno dice de la nada “Se acaba de ir la mina que le gustaban los vírgenes con 2 pibes de la reunión”
Y muchos nos alegramos, que las reuniones también sirvan para encontrar el amor!!
Luego de eso, encontramos al spiderman nuevamente, y un usuario fue acusado de ser cocky. POR UN MOMENTO VOLVIMOS A LA INQUISICION
También, podía observarse de fondo a leplozy luchando con andriavm por quién revoloteaba más su bella melenas
LLEGOOOO EL VIEJOOO PANCHOOOOOOOOOOOOOOOO
Decidimos movernos de lugar, y pedirle el gorro al sospechoso de ser cocky para hacer un colecta.
Se juntaron $2100!!!! (No, no son factoriales)
Pedimos muzzarela, faina y coca por rappi!!
Y nos tiramos a comer en el pasto del parque rodo.
Queda pendiente para la proxima ver la forma de optimizar el costo de la comida, capaz un medio tanque con hamburguesas, quien sabe.
Luego de eso, comenzamos a jugar a la mafia, donde mientras todos teníamos los ojos cerrados, cuando llego el turno del medico (Era el viejo pancho), empezó a hablar en voz alta “YO QUE SE A QUIEN CARAJO SALVAR, QUE TENGO QUE HACER” y explotamos todo de la risa. DE VERDAD, morimos
No quiero contar todo lo que paso, porque me parece que esta mejor dejar que cada uno cuente su experiencia particular.
LOS QUIERO MUCHO A TODOS, GRACIAS POR HACER DE LA REUNION UN LUGAR CALIDO Y AMIGABLE.
¿Qué les parecio? ¿Cuál creen que fue la mejor parte?
submitted by rdsmod to uruguay [link] [comments]


2018.02.08 11:08 Subversivo-Maldito La pesadilla de los negristas. La actualidad de Gramsci y lo nacional-popular...Debate muy interesante entre Emmanuel Rodríguez y Carlo Formenti...

Los amigos Manolo Monereo y Javier Aguilera me solicitan mi respuesta a la recensión crítica de Emmanuel Rodríguez de la edición española de mi último libro, La variante populista. Acepto su invitación tras algunas dudas, porque el texto de Rodríguez no me pareció que pudiera suscitar un debate interesante: tras replicar a los numerosos ataques de los “negristas” italianos, su lectura me provoca, en realidad, una sensación de dejà vu (es curioso que los intelectuales post-obreristas, aunque declarándose refractarios a las jerarquías y a las disciplinas de partido o de movimiento, emplean un lenguaje que nunca se distancia del catálogo de conceptos que el “maestro” Antonio Negri y sus fieles han codificado en un verdadero y propio catecismo). Nada nuevo en el frente hispánico, por tanto, pero vayamos al asunto.
No me detengo sobre la primera parte del artículo, que propone un sintético, y no siempre riguroso y fiel, resumen de las tesis del libro. Respecto a la segunda parte, que por el contrario entra en los asuntos de fondo, contestaré sucintamente sobre las cuestiones más relevantes: Estado y economía; capital y trabajo; tecnología y composición de clase; pueblo y nación y Europa y América Latina. De la crítica que Rodríguez hace a lo que he escrito sobre la relación entre Estado y globalización capitalista, alguien podría pensar que no ha leído el libro, pero visto que lo ha leído, me veo obligado a tomar nota de su mala fe. En parte alguna del libro encontraréis la tesis de que la globalización coincidiría con el triunfo del mercado sobre el Estado. Al contrario: siguiendo el análisis, entre otros, de Dardot y Laval, sostengo que no estamos frente a una “retirada” del Estado de la economía, sino en un proceso de desmantelamiento de la sociedad fordista y de sus instituciones políticas, nacionales y supranacionales, totalmente proyectado, planificado y realizado por los estados conforme a los principios del ordoliberalismo, que se basan en la existencia de un Estado fuerte, al que atribuyen una doble tarea: 1) crear las condiciones jurídicas, políticas y culturales necesarias para el funcionamiento del mercado, del que se reconoce explícitamente la incapacidad de autoregularse (cfr. von Hayek y otros), y 2) construir un sujeto social "hecho a medida" de las necesidades de la fase actual del desarrollo capitalista.
Vayamos ahora a las relaciones entre capital y trabajo y entre tecnología y composición de clase. La concepción post-obrerista de la relación capital-trabajo en la actual fase capitalista propone una mezcla contradictoria de neo-proudhonismo y arqueología marxista. A la arqueología marxista pertenece el entusiasmo por el progreso tecnológico (bien sintetizado por el Manifiesto aceleracionista que relanza el concepto –que suena hoy como un patético residuo del siglo XIX– según el cual el desarrollo de las fuerzas productivas crea por sí mismo –por hegeliana necesidad histórica– las condiciones para la transición al socialismo). Un entusiasmo que elimina el problema de la no neutralidad de la tecnología (en particular de la tecnología digital, que genera un nivel incomparablemente más radical de subordinación/integración de la fuerza de trabajo en el capital respecto al de las tecnologías fordistas), y presume que el proletariado puede heredar el sistema técnico del capital tal y como es para convertirlo en el instrumento de su propia emancipación.
Neo-proudhoniana es, por el contrario, la idea de un capitalismo “parasitario” (impugnada por Marx en su crítica al socialismo utópico) que “roba a la fuerza de trabajo los resultados de una cooperación social que se desarrollaría espontánea y autónomamente del comando capitalista (a quien sostiene idioteces similares habría que sugerirle que se aprenda de memoria el Capítulo VI Inédito del Capital). De aquí se derivaría la tesis de la ruptura de las relaciones de fuerza entre el trabajo vivo y el trabajo muerto, por la que hoy el primero dominaría/usaría al segundo y no a la inversa. Y llegamos aquí al ridículo: los “trabajadores del conocimiento” que los post-obreristas identifican con la nueva vanguardia revolucionaria son, en todo caso, reducidos ellos mismos a trabajo muerto, a capital fijo en su forma digitalizada, compuesta por la integración entre computadora, software e inteligencia humana objetivada, estandarizada y sistematizada, mientras la “creatividad” de este sector laboral se reduce al desarrollo de tecnologías, productos y servicios que sirven para controladisciplinar la amplia masa de trabajadores ejecutivos, precarizados, descentralizados en áreas de bajo costo y sobreexplotados. Estamos, por tanto, ante una versión post-moderna de la aristocracia obrera de leniniana memoria o incluso a la de los empleados en diseño de métodos y sistemas de control de la era taylorista.
En este punto debo añadir tres incisos. Uno: Rodríguez rechaza mis críticas al concepto de trabajo inmaterial sosteniendo que el término no hay que entenderlo en sentido literal, sino como “subsunción general de la subjetividad en los procesos de valorización del capital (la vida puesta a trabajar)”. Pero aquí la abstracción se hace, si ello fuera posible, más “inmaterial”, impalpable, resultando que, en vez de atribuir a las concretas formas de vida un papel antagonista, en cuanto irreduciblemente externas a las relaciones de producción, se impone a la vida reducida a pura abstracción el papel de “capital variable”. Dos: las tesis recien expuestas se basan esencialmente en las páginas del “Fragmento sobre las máquinas” de los “Grundrisse”, donde Marx habla al final de la ley del valor. Teniendo en cuenta que la teoría marxista del valor trabajo, tomada en clave puramente económica (además de ser científicamente contestable: véase Sraffa), pierde todo contenido subversivo (contenido referido a las relaciones de fuerza entre las clases y no a la teoría económica), es evidente que las formas concretas en las que la teoría “se encarna” en las diversas fases del desarrollo capitalista cambian con el tiempo, así como es evidente que se podrá hablar del fin de la ley del valor sólo si y cuando se acabe con el dominio del capital sobre el trabajo. Rodríguez y los negristas sueñan que viven en un mundo donde esto ya ha tenido lugar: benditos sean, pero mientras sigan soñando, el capitalismo “tendrá los siglos contados” (citando las palabras de un conocido economista). Tres: los negristas se obstinan en leer la crisis como fruto exclusivo de las contradicciones inmanentes al modo de producción, siendo incapaces de captar la naturaleza eminentemente política de la crisis actual: una crisis de hegemonía que hace que grandes masas populares dejen de delegar y de confiar en las élites, mientras que solo éste carácter político de la crisis nos permite tener alguna esperanza de relanzar la lucha de clases. Antes de pasar a los temas de lo nacional-popular, haré dos consideraciones.
La primera referida a la crisis de la globalización. De la delirante visión de un mundo unificado que Negri expuso en Imperio (versión post-moderna del super-imperialismo de Kautsky) no queda rastro alguno. Esto no significa que se hayan acabado los flujos globales financieros (los comerciales, por el contrario, efectiva y significativamente se han ralentizado, mientras crecen las pulsiones proteccionistas y mercantilistas), sino que hemos entrado en una fase de caos sistémico (cfr. Wallerstein y Arrighi) en el que renace la lucha inter-imperialista entre las grandes potencias, las mega-empresas multinacionales (que mantienen, se diga lo que se diga, relaciones estratégicas con sus países de origen), y los bloques regionales. El esquema de centro, semiperiferia y periferia sigue siendo válido pero sufre modificaciones con el rápido desarrollo de las relaciones geopolíticas de fuerza, surgiendo imperialismos subregionales (Brasil, por ejemplo) que crean sus propias periferias, pero aparecen a su vez subordinados a bloques regionales más poderosos (Estados Unidos y China, en primer lugar).
La segunda se refiere al progresivo eclipse del concepto de multitud en los discursos post-obreristas (en ausencia de toda consideración autocrítica, algo ya típico: cuando una categoría se queda sin fundamento alguno, los negristas pasan de largo fingiendo como si nada hubiera pasado). El fracaso de tal concepto, incapaz de dar cuenta de las dinámicas reales de los conflictos de clase de los últimos veinte años, ha llevado a la recuperación de la categoría obrerista “clásica” de composición de clase, aunque declinada en formas nuevas. Paradójicamente, el concepto de multitud, a pesar incluso de su abstracción, representaba un avance, mientras que la vuelta a los conceptos obreristas tradicionales es un paso atrás, aunque sólo fuera porque la de multitud era una imagen más cercana a la realidad de una masa fragmentada de piezas de clase heterogéneas, resultado de medio siglo de contrarrevolución neoliberal.
El mérito de haber afrontado esta realidad “hecha pedazos” y de haber descrito las modalidades de una posible recomposición política lo tiene Ernesto Laclau y su concepto de pueblo. En su crítica, los post-obreristas, como de costumbre, juegan sucio. Mantienen que la idea de pueblo en Laclau coincide de hecho con la que fue configurándose históricamente con el nacimiento de los modernos estados-nación y las grandes revoluciones burguesas. Por el contrario, Laclau habla de pueblo en relación a un proceso (específicamente asociado a la crisis de los sistemas políticos post-democráticos, surgidos de la contrarrevolución neoliberal) a través del que: 1) los distintos momentos conflictivos generados por la incapacidad sistémica de responder a determinadas reivindicaciones económicas, sociales, identitarias, etc, pueden –en determinadas circunstancias y condiciones– aglutinarse en torno a una demanda particular que asume un papel hegemónico; 2) inéditos proyectos políticos pueden aprovechar la ocasión de estos “momentos” para construir un pueblo, para dar así unidad simbólica a los distintos impulsos antagonistas y encauzarlos hacia un resultado contra-hegemónico y antisistémico. En mi libro estas tesis son asumidas críticamente (sin esconder los puntos débiles: que se trata de una descripción empírico/fenoménica de algunos procesos reales, el excesivo peso atribuido al aspecto retórico/comunicativo de los fenómenos sociales frente a una escasa atención al papel de las clases sociales, etc), pero sobre todo son releídas a la luz del pensamiento gramsciano y de las categorías de hegemonía, guerra de posiciones, el hacerse Estado de las clases subalternas, el partido como formación de intelectuales orgánicos, etc.
El último punto es dirimente porque, siendo verdad que el que escribe compartió durante mucho tiempo la historia del obrerismo italiano, como recuerda Rodríguez (que como sus amigos italianos me reprocha tácitamente la “traición”), es igualmente cierto que mi biografía política se inicia, entre finales de los 60 e inicios de los 70 del siglo pasado, en una formación política que se denominaba, no casualmente, Grupo Gramsci. Por lo que para mí la recuperación de la teoría gramsciana es, más que un giro, un retorno a los orígenes, impuesto por la extraordinaria actualidad que el pensamiento de Gramsci está hoy revelando (véase su redescubrimiento en América Latina, Asia y África). Que se me vincule al giro trontiano, por tanto, no tiene fundamento alguno, teniendo en cuenta que Tronti siempre fue, y lo sigue siendo, antigramsciano: su fidelidad al PCI y a sus posteriores mutaciones hasta el PD se debe fundamentalmente (véase la larga vídeo-entrevista dirigida por mí y publicada por DeriveApprodi) a su autodefinición como “viejo bolchevique”, es decir, un realista político (su amor por Maquiavelo y Schmitt no es casual) que decide estar allí donde más fuerza hay para defender así mejor los intereses de los más débiles (argumento débil, pero que nada tiene que ver con Gramsci). En mi libro, la capacidad de las tesis de Laclau (y más aún la del Gramsci nacional-popular) para analizar la realidad de los conflictos sociales y políticos contemporáneos se mide sobre todo en relación a las revoluciones bolivarianas (Venezuela, Bolivia y Ecuador) y a los casos de Podemos en España y de Sanders en los Estados Unidos. En la edición griega del libro, que está a punto de salir, he actualizado y profundizado estas partes y he añadido algunos párrafos dedicados al ascenso de Corbyn en Inglaterra, al movimiento de Mélenchon en Francia, a Syriza y a la evolución de Podemos y del M5S (Movimiento 5 Estrellas) italiano. Aquí me limitaré a algunas notas sobre Europa y América Latina, a las que sin embargo debo adelantar un breve excursus sobre el tema de la relación entre Estado, pueblo y nación.
La formidable aceleración histórica que el mundo ha sufrido a partir de la contraofensiva capitalista tras el ciclo de luchas de los años 60 y 70 del siglo XX y su aparente triunfo definitivo, asociado al derrumbe del bloque soviético y a la revolución tecnológica iniciada en los años 90, han neutralizado la capacidad de análisis e iniciativa política de las izquierdas: las socialdemocracias se han convertido en masa al neoliberalismo, las izquierdas radicales entraron en una depresión, entre remordimientos y nostalgia del compromiso fordista o –en el caso de los post-obreristas– se dejaron llevar por la euforia de un imaginario vuelco en las relaciones de fuerza entre el capital y el trabajo. No sorprende, por tanto, que no sepan captar los elementos, al mismo tiempo, de continuidad y de discontinuidad entre la crisis de la primera y de la segunda globalización. El concepto de globalización viene asumido acríticamente en la versión ideológica que proporciona el pensamiento único dominante, eliminando el hecho de que la internacionalización de los flujos de dinero y de mercancías es un dato permanente de la historia del capitalismo, eliminando la actualidad del análisis leninista del imperialismo (que obviamente hay que actualizar respecto a la caótica evolución de las relaciones de fuerza geopolíticas señaladas con anterioridad) y asumiendo el discurso cosmopolita burgués que anuncia el triunfo definitivo del mercado sobre la política por el que, de vez en cuando, se aceptan “de forma realista” las restricciones de la economía o, peor, se atribuyen al cosmopolitismo burgués las virtudes del internacionalismo proletario. De la cuestión nacional, que ha agitado durante más de un siglo el debate en el marxismo, se han perdido los rastros de los años 70 del siglo pasado, cuando el presunto fin de la época colonial ha marginado los análisis de autores como Franz Fanon, Samir Amin o Gunder Frank (por no hablar de los teóricos del sistema mundo). De ahí que hoy cualquier referencia a la soberanía nacional sea tildada como algo de derechas. Poco importa que ello haya regalado a los populismos de derechas el apoyo de amplias masas proletarias, tanto las pertenecientes a los sectores inferiores “incivilizados, racistas y sexual-fóbicos” (Franco Bifo Berardi ha hablado con desprecio de nacional-obrerismo) que no interesan a una izquierda que apuesta por las vanguardias de los trabajadores del conocimiento.
Admitiendo por un momento que los “verdaderos” proletarios sean hoy estos sectores más aculturados de la clase trabajadora (que yo sigo sobre todo considerando clases medias emergentes), ¿cuándo tales sujetos (o las viejas aristocracias obreras) han hecho una revolución? ¿Es o no un hecho que todas las grandes revoluciones socialistas las hicieron las masas campesinas, dirigidas por minorías obreras e intelectuales pequeño-burgueses? Es o no un hecho que en todos estos procesos revolucionarios la cuestión de la soberanía popular y nacional (inseparables) han desempeñado un papel determinante, porque sólo cuando las situaciones en las que la opresión nacional y la explotación de clase iban juntas se daban las condiciones revolucionarias. Condiciones políticas no económicas (Gramsci dijo que Lenin hizo una revolución contra “el Capital” conquistando el poder en un país económicamente atrasado). ¿Es o no un hecho que también hoy en los países occidentales las masas populares reivindican intereses y necesidades que les niegan los procesos de internacionalización de los flujos de mercancías y de dinero?
Si la soberanía popular y nacional no se funda en reivindicaciones identitarias de tradiciones, tierra y sangre, sino en procesos de construcción hegemónica de una comunidad de lucha, de un pueblo que nace uniendo distintos impulsos antagonistas contra las élites políticas y económicas, si la nación es entendida como la proyección simbólica de un pueblo que comprende a todos aquellos que –prescindiendo de la etnia, la lengua, la religión, el sexo, etc– viven y luchan en un determinado territorio, no existe razón alguna para que ese tipo de ideas sean de “derechas”. Como máximo se podrá decir que es una estrategia política perdedora en base al dogma de la imposibilidad de realizar el socialismo en un sólo país. Pero las revoluciones bolivarianas se han hecho a contrapelo de las izquierdas radicales (troskistas, maoistas, neoestalinistas, post-obreristas, etc) empeñadas en degollarse en estériles luchas ideológicas, fueron el resultado de procesos muy similares a los descritos por Laclau, nacieron de la conjunción de rebeliones de masas contra los gobiernos neoliberales y partidos y líderes populistas que cooptaron/integraron en su seno a sectores de las izquierdas y los movimientos. ¿Estas revoluciones no son socialistas? Quizás. ¿ Que hoy todas están en crisis cercadas por el imperialismo y las nuevas luchas sociales? Es verdad. Pero eso no significa que no tengan nada que enseñarnos (y no sólo en lo negativo). Representan de hecho las únicas experiencias que han sabido interrumpir la hegemonía del consenso de Washington. Su pecado mortal no fue el soberanismo populista , sino el haber apuntado a una integración regional (el ALBA) contra-hegemónica basada casi exclusivamente en la reconversión de la renta petrolera hacia el gasto social, de haber apostado, por tanto, a un neo-extractivismo que no ha permitido desarrollar eficaces estrategias de desenganche (delinking, cfr. Samir Amin) del mercado global. Mientras tanto anotamos que las “izquierdas radicales”, ante las dificultades económicas que estos regímenes están atravesando, se posicionan en la práctica junto a las oposiciones neoliberales de derecha, demostrando otra vez su naturaleza oportunista y su incapacidad de medirse con los tiempos largos de la historia.
¿Que Europa está a distancia estelar de América Latina, de procesos de regreso a burguesías compradoras de sus élite nacionales? ¿Estamos seguros? En la lucha interimperialista que opone a los grandes bloques regionales, Europa es la cazuela entre la gran potencia declinante y la gran potencia emergente, entre EE.UU y China. Europa ha impulsado su proceso de unificación para competir mejor. Pero la condición para hacerlo ha sido un proceso de centralización que ha puesto en manos de Alemania –la única dotada de recursos industriales, financieros, demográficos y técnico-científicos– la hegemonía total sobre los países miembros. Su política neo-mercantilista, basada en el crecimiento de las exportaciones y en los principios ordoliberales que inspiran las políticas económicas (lucha contra la inflación y contención a toda costa del coste de la fuerza de trabajo) han condicionado todo el proceso de unificación, determinando: 1) el desmantelamiento de los sistemas industriales del sur de Europa, reducidos a reservas de mano de obra barata y suministradores de productos semi-elaborados para la industria alemana; 2) la colonización de los países del Este tras la caída de la URSS, la reunificación de las dos Alemanias y la guerra de los Balcanes; y 3) la imposición de políticas feroces de austeridad (administradas conjuntamente con el BCE, el FMI y las instituciones de Bruselas) a los países “indisciplinados” como Grecia (a su vez reducida a casi una colonia). El instrumento que ha permitido realizar esta presión y reducir a la obediencia a los países satélites ha sido la unificación monetaria (sobre el asunto no me extiendo porque existe ya una vasta literatura sobre ello). En otras palabras, en la región europea se ha formado una articulación local del esquema centro, semiperiferia y periferia, que vuelve a plantear, en términos distintos pero no demasiado respecto al contexto latinoamericano, las mismas contradicciones y la misma necesidad de retomar el tema de la soberanía popular y nacional en el análisis teórico y en la gestión práctica de la lucha de clases. Oportunista no es quien invita a tener todo esto en cuenta, sino quien, como Negri, se hace agit prop de un “patriotismo europeo” que corta los amarres con Marx y con Lenin, que describieron siempre el ideal de una federación de países europeos como una pesadilla reaccionaria.
Obviamente, el tema del Estado está estrechamente vinculado al de construcción de un pueblo y al de soberanía popular y nacional. Me limito, por tanto, a concluir afirmando que, frente al anti-estatalismo de las izquierdas radicales y en sintonía con el concepto gramsciano del “hacerse Estado” de las clases subalternas, estoy convencido de que la utopía del “fin del Estado” es un residuo del que hay que desprenderse, al basarse en una idea del “fin de la Historia”, de un Edén en el que todo conflicto inter-humano –y, por tanto, toda exigencia de mediación política– se habrá acabado, una idea que hoy parece no menos improbable que el dogma cristiano de la resurrección y la ascensión final de los justos al Paraíso. En las constituciones bolivarianas se configura un proyecto de Estado que no protege sólo los derechos humanos y civiles, sino también a aquellos sujetos y comunidades colectivas, garantizando su autonomía y el autogobierno democrático, pero sobre todo garantizando la posibilidad de defensa conflictiva de estas prerrogativas también y sobre todo frente al Estado que los reconoce. El hecho de que estas constituciones aún no se hayan utilizado en gran medida no cuestiona la validez del principio. [Fuente: http://ctxt.es/es/20180131/Firmas/17475/carlo-formenti-emmanuel-rodriguez-gramsci-negri-postobrerismo-postmodernismo-europa-estado-izquierda-debate-libro-la-variante-populista.htm]
submitted by Subversivo-Maldito to podemos [link] [comments]


2017.10.22 20:52 RaulMarti INDEPENDENCIA NACIONALISTA Y DE CLASE (De "La independencia de Cataluña:proyecto de izquierdas,derechas o de centro) 3a.parte y final

Andrés Herrero. (Texto completo en http://andresherrero.com/la-independencia-proyecto-de-izquierdas-de-derechas-o-de-centro/)
.INDEPENDENCIA NACIONALISTA Y DE CLASE
Produce tristeza escuchar a una persona tan solvente, ecuánime y rigurosa como el profesor Vicenç Navarro, apuntar como causas del conflicto independentista «al diseño radial de España, en el que todo parte y termina en Madrid, y que se refleja en que ir de Barcelona a Madrid lleva 2 ½ horas por tren, mientras que ir de Barcelona a Bilbao (que es la misma distancia) cuesta 6 horas, o que se considere normal que todas las instituciones del Estado español estén radicadas en Madrid», cuando todas las ciudades catalanas están unidas por autopista y AVE y sus ciudadanos pueden ir de Barcelona a Bilbao por vía ultrarápida sin abandonarla en ningún momento… cosa que no sucede con la mayoría de ciudades españolas, porque… ¿cuánto se tarda en ir de Zamora a Orense, o a Teruel, o desde Cuenca a Soria?… ¿acaso vale menos Zamora que Gerona?… ¿y el Eje Mediterráneo y la Y Vasca también son centralistas?…
Basta echar una ojeada al mapa del país para comprobar que quienes menos motivos tienen para protestar por el diseño radial, son precisamente Cataluña y el País Vasco.
Como tampoco conozco ninguna nación que tenga todas sus ciudades unidas directamente entre sí, y donde no sea su capital la que concentre las sedes de las principales instituciones.
De hecho, el gobierno catalán centraliza las suyas en Barcelona, como Madrid concentra las del estado, rivalizando ambas por acapararlas todas.
No, mire, señor Navarro el problema es otro.
Lo que no puede ser es que una carrera universitaria en Cataluña cueste el doble que en Andalucía, que la medicina pública en esta última comunidad cubra el cambio de sexo y en otras no, que los servicios, los salarios de los funcionarios, las tasas y tributos cedidos sean distintos en cada rincón de la geografía hispana, que tengamos una duplicidad de funciones elevada a la decimoséptima potencia: 17 gobiernos, 17 parlamentos, 17 defensores del pueblo, cientos de embajadas, televisiones y empresas autonómicas, decenas de miles de paniaguados y asesores colocados a dedo, etc.
Las autonomías suponen una carga inasumible para un país de las dimensiones del nuestro. El mal está ahí, en haber resucitado los reinos de taifas, propiciando el enfrentamiento, la división y la disgregación como forma de relación colectiva.
Y CIU es tan responsable de este desastre como PP o PSOE, por haber compartido y apoyado las políticas de González, Aznar y Zapatero, que si lograron gobernar y sacar sus leyes adelante fue con su voto.
La política catalana no ha mejorado un ápice a la estatal.
Unos y otros han rivalizado en mala gestión, nepotismo, corrupción, clientelismo, desmanes urbanísticos, pelotazos y abusos, sin que haya un vencedor claro.
Los mismos que dicen “esta España no me gusta”, con idéntico fundamento podrían decir “esta Cataluña no me gusta”, pero resulta más cómodo echar la porquería fuera que limpiar la propia casa.
Que la comunidad catalana haya estado gobernada durante 23 años por un banquero con mayoría absoluta, es un hecho que imprime carácter y no sale gratis.
Declara su presidente Artur Más que los catalanes desean emanciparse de España.
De España puede ser, pero de las multinacionales ni por asomo.
La vergonzosa puja de Cataluña con Madrid para conseguir Eurovegas, indica lo poco que valoran su soberanía.
El propio Mas Collel, consejero de economía del gobierno catalán, reconoció que «estoy dispuesto a ceder mucha más soberanía a Bruselas que a Madrid… conozco Europa muy bien y sé que respetan la diversidad… que mi identidad y mi manera de ser no estarán nunca en cuestión, pero no puedo decir lo mismo del gobierno español».
Excusas de mal pagador que no engañan a nadie, porque aunque atribuya al respeto su generosa cesión de soberanía, la razón es de nuevo económica, no identitaria: sin España, Cataluña se las podría apañar, mejor o peor, pero sin Europa no; fuera del euro, ser catalán sería inviable y absolutamente imposible, porque el 81,4% de sus exportaciones van a ella y tiene un déficit comercial exterior del 6,37% de su PIB.
No es que Europa respete a Cataluña más que España, sino que Cataluña respeta a Europa más que a España, porque sin ella estaría perdida.
Tanto, que si la población catalana nacionalista llega a la conclusión de que la independencia le perjudica económicamente, será la primera en renunciar a la idea, aparcándola sine die, sin escrúpulo alguno.
Que la independencia solo es bona si la bolsa sona.
Hasta el señor Oriol Junqueras, actual líder de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), manifestó abiertamente en televisión que «no estamos debatiendo sobre sentimientos, ni sobre emociones, ni sobre identidades, sino sobre una cuestión racional, como es el futuro de nuestra economía, de nuestros impuestos, de nuestras infraestructuras, de nuestras escuelas, de nuestros hospitales».
El mismo pragmatismo que hizo que ese mismo partido, socio de gobierno de CIU, se solidarizase con los habitantes de Gibraltar, condenando el acoso a que somete a su pueblo (¡una colonia inglesa!) el estado español, apoyando su derecho de autodeterminación.
Que nada puede ser más democrático que conquistar un territorio por la fuerza, y que luego los okupas voten libremente su futuro.
Solidaridad de boquilla que terminó en cuanto una diputada conservadora inglesa propuso efectuar un boicot turístico contra España como represalia por los controles en la frontera, y ERC se le echó encima porque eso afectaría a Cataluña y hasta ahí podíamos llegar.
En esa misma línea de actuación, en 2004, Carod Rovira, conseller en cap de la Generalitat y líder máximo de ERC, se entrevistó en secreto con la dirección de ETA para que atentara y matara fuera de Cataluña, aduciendo al ser descubierto que lo único que había hecho había sido «dialogar por la paz», creyendo sin duda de buena fe, que ayudarle a seleccionar las víctimas constituía una labor humanitaria.xviii Y para no ser menos, su correligionario, Heribert Barrera, secretario general de ERC, presidente del parlamento catalán en 1981 cuando se produjo el golpe de estado del 23 F, sostuvo impertérrito que «antes hay que salvar a Cataluña que a la democracia», aunque para ello fuera necesario abrazar el fascismo.
Todo sea por la patria. Salut y forza al brut constituye tan sólo la primera etapa de un ambicioso plan de los nacionalistas catalanes, enfocado a anexionarse Baleares, Valencia y zonas limítrofes de Aragón (la España rica), para lo que ya van moviendo peones, porque el tamaño sí que importa y lo saben.
Su objetivo es reeditar la Corona de Aragón, liderada esta vez por Cataluña.
Coger el mejor trozo de la tarta para no sentirse ahogados… y ya puestos a ensanchar horizontes, ¿por qué no reclamar Nápoles y Sicilia que en su día formaron parte también de la Corona de Aragón?
Si lo consiguen, solo les faltará Andorra.
Y el presidente Mas habrá logrado dejar chiquito a Jaime el Conquistador. Casi ná.
La fórmula no puede ser más sencilla: primero se rompe lo que hay, y luego se pegan los pedazos con cola catalana.
Por supuesto que, en ningún sitio, está escrito que no pueda segregarse un país, un territorio, una provincia, una comarca, una ciudad, un barrio o un pueblo lo mismo que una autonomía, desde el momento que todas ellas son creaciones administrativas… solo que, ¿hasta dónde debe llegar el derecho a decidir, o mejor dicho, a fragmentar una sociedad?, ¿deben ser los sentimientos, o más bien la racionalidad, la que presida la gestión de los asuntos públicos?, ¿regulamos el color de los semáforos según los nervios de los conductores o conforme a las necesidades del tráfico?
La verdad es que, igual que no consigo apreciar la diferencia entre un trabajador catalán y uno de otra región, tampoco comprendo porque hay que sentirse más orgulloso de ser inglés o francés, que chino o japonés, ni cuál es el mérito de haber nacido aquí en vez de allá, cuando se trata de circunstancias ajenas a nuestra voluntad.
Lo único que no falla, es que los del lugar son siempre, sin sombra de duda, mejores que los de fuera, faltaría más.
Como por mi parte, observo que, en un mundo globalizado, multiplicar el número de estados no arregla nada ni mejora la situación de la gente, si mañana, un país más pobre, vinculado a nosotros, como Portugal, quisiese unirse, conservando su lengua y cultura, lo acogería encantado, porque se trata de sumar, no de restar.
El color de la bandera no mejora la causa.
Las bondades de los nacionalismos se me escapan; representan la antítesis del espíritu solidario, la forma más baja y primaria de egoísmo colectivo.
Bajo sus hermosos discursos se ocultan los intereses más mezquinos.
Todos, sean del signo que sean, utilizan los vínculos que se crean espontáneamente, los legítimos sentimientos de apego a la tierra, a las raíces, a los lugares, personas y costumbres que nos resultan familiares para sembrar la discordia y, en situaciones extremas, arrastrarnos a la guerra.
Dejemos pues de defender territorios y empecemos a defender personas.
Nos irá mejor.
Quienes roban, no a Cataluña, sino a todos, son los que manejan este tinglado en su beneficio y no necesitan más pasaporte ni bandera que su dinero.
Las auténticas fronteras de este mundo son socioeconómicas, no geográficas: las mismas que separan a los ocupantes de un lujoso yate, de los de una patera, aunque hayan nacido en el mismo lugar.
Si malo es que te engañen, peor es autoengañarse.
La soberanía reside en los mercados, no en los ciudadanos, por lo que no serán los nacionalismos, sino la capacidad de entendernos, de superar diferencias y aunar fuerzas, la que nos librará de ellos.
La ikurriña, la señera o la rojigualda no liberarán a nadie.
El problema de Cataluña no es España, ni la identidad catalana es incompatible con la española, ni obviamente con la europea, sino que todas ellas suman, se enriquecen y complementan entre sí.
El problema de catalanes y vascos se llama capitalismo, no España, China o África.
Que conste que a independizarnos del capital y de la Troika (el Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional y la Comisión Europea), me apunto.
Estoy totalmente a favor del derecho a decidir si queremos socialismo o capitalismo, desigualdad, pobreza, paro y precariedad como hasta ahora, o reparto de la riqueza para que todos podamos vivir dignamente.
Y se me ocurren infinidad de cosas mejores que levantar fronteras, como eliminar la monarquía, el senado, las diputaciones, replantear el sistema autonómico, elaborar una nueva ley electoral, revocar políticos y suprimir sus privilegios, acometer una separación efectiva de poderes, recuperar la justicia, garantizar la sanidad, la educación, la vivienda y el trabajo, eliminar las prerrogativas de la iglesia, nacionalizar la banca y los sectores fundamentales de la economía (energía, agua, telecomunicaciones), someter a referéndum las leyes importantes, establecer límites máximos y mínimos para los ingresos y las herencias… objetivos comunes y esenciales por los que llevan trabajando y luchando todas las izquierdas del mundo… excepto las catalanas que, por lo visto, persiguen otros.
Personalmente, no creo en estados, partidos, patrias ni fronteras, me considero ciudadano del mundo antes que español, y aunque me guste más la tortilla de patata que el rollito de primavera, disfrute más del clima mediterráneo que el de Pekín y me sienta más afín a la cultura española que a la japonesa, lo que pienso y por lo que lucho aquí, lo defendería igual allí.
No depende del lugar, porque es universal.
La única nación es la clase y no podemos hacer la revolución portando cada uno la banderita de nuestra tribu y silbando la provincial.
submitted by RaulMarti to podemos [link] [comments]


2016.08.24 11:17 claroqiepodemos Cambio Climático ¿Por qué no dudo del Calentamiento Global pero sí dudo del IPCC?

Porque estoy de acuerdo, como casi todo el mundo, en que hay que disminuir al máximo posible el consumo y las emisiones de combustibles fósiles, pero no estoy de acuerdo en la excusa que han puesto para conseguirlo.
El CG es algo evidente y demostrado en los últimos años del s XX. Ni siquiera los “escépticos” lo niegan, solo algunos “negacionistas”, ya sea por intereses económicos o políticos, lo hacen. Lo que no hay acuerdo en la comunidad científica es si éste calentamiento se debe a procesos naturales, es debido a la acción del ser humano, o es producto de las dos cosas. Si lo supiéramos tendríamos datos claros y contundentes de cuál es el porcentaje con el que contribuyen las emisiones del ser humano, sin embargo no tenemos datos contrastados a pesar de lo que nos quieran contar los medios. Por otra parte, el CO2 no es un gas contaminante, es el gas de la vida, gracias a él es porque nuestro planeta es verde. Así que cuanto más CO2 mejor para las plantas y por tanto para la vida. Además, el exceso de éste contribuye a producir más efecto invernadero, lo que a su vez contribuye a proteger aún más el Planeta, porque un ligero o moderado calentamiento global es más bueno que malo. Si un exceso de cariño siempre es bienvenido, por qué no lo habría de ser un exceso de CO2? Claro, el debate es si hay un exceso moderado o exagerado.
¿Entonces, si ni CO2 ni el CG son peligrosos, por qué nos dicen en las escuelas y continuamente en los medios que sí lo son? ¿Por qué ese discurso del miedo que machaconamente tenemos todos los días en los medios de comunicación diciéndonos que el CO2 es un gas contaminante y que la subida de temperaturas producirá todo tipo de calamidades climáticas y no climáticas? Yo lo extrapolo al cariño y me pregunto por qué nos dicen que el cariño es malo y contaminante y por qué ser amado de forma exagerada y excesiva es peligroso y nos puede enfermar. Si este mensaje no parara de emitirse en todos los medios y los estudios científicos estuvieran enfocados en él, al final la gente lo creería. Entonces, claro, algo no me cuadra y me pongo a investigar. Según las primeras predicciones del IPCC de los años 80 ya deberíamos estar con el agua al cuello y con temperaturas mucho más altas de las que tenemos. Algo me sigue sin cuadrar. ¿Si están herrando continuamente, por qué todavía les creemos?
Mi opinión es que algunos grandes grupos de poder han querido aprovechar este suceso natural, al que contribuye el ser humano con sus emisiones de gases, para imponer un nuevo orden mundial. El Cambio Climático es una plataforma conveniente para imponer el dinero mundial y el impuesto global. Lo que quieren las élites es el control absoluto de cualquiera aspecto de nuestras vidas y del planeta. Y mediante técnicas de manipulación de masas y control de los medios de comunicación llevan al adoctrinamiento de las masas. Así que es una buena estrategia crear o magnificar problemas globales para justificar soluciones globales. Si no lo consiguen por las buenas no les quedará otro remedio que conseguirlo por las malas (tratados de libre comercio, grandes epidemias, etc)
¿Por qué han elegido este problema global? El camino a seguir para conseguir este objetivo en principio es fácil, porque el Cambio Climático no respeta las fronteras y también porque toda la población está de acuerdo en que hay que salvar el Planeta aunque para ello haya que consumir menos combustibles fósiles. Pero lo que no nos cuentan en los medios es que para suplir económicamente esta bajada de consumo energético hay que imponer impuestos globales. Así que si tienes un problema global, puedes justificar las soluciones globales. Un plan de impuestos globales para pagar por la infraestructura del cambio climático con dinero mundial es el objetivo. Y la gente ya está concienciada y preferirá pagar un impuesto que perjudicar al Planeta. No creamos que el Cambio Climático no se relaciona con el sistema monetario internacional. Christine Lagarde casi nunca da discursos sobre finanzas sin mencionar el CC. Lo mismo ocurre con las otras élites monetarias. Saben que el CC es el camino para el control financiero global. Es un asunto que mueve cantidades ingentes de dinero. En mi opinión el CC no es un asunto ecológico, es un asunto económico.
Pero estos grupos de poder, a pesar de ser, entre otras cosas, los dueños de la banca mundial y de los medios de comunicación globales, tienen dos problemas, uno son los BRIC’s, y otro son las multinacionales energéticas. A las petroleras les interesa vender cuanto más petróleo les sea posible, pero al “nuevo gobierno mundial” no le interesa, porque saben que el petróleo tiene sus días contados, y en cuanto a los demás combustibles fósiles les conviene que se gasten de forma más lenta. Por eso estos grupos de poder que intentan imponer un gobierno mundial están creando conciencia en la población, gracias a los medios de comunicación en su poder, para hacer ver que hay que suplir ésta pérdida de consumo por impuestos globales. Por supuesto que para que las grandes empresas energéticas no pierdan dinero éstas reclamarán un porcentaje de esos impuestos, y parece que hay un gran obstáculo en esas negociaciones. Recordemos que estas grandes empresas tienen más poder que muchos países.
Pero es que señores, del petróleo salen medio millón de derivados (medicinas incluidas) y por eso a estos grupos de poder les interesa mantener reservas para las futuras generaciones, no se puede quemar todo el petróleo para el consumo de fábricas y vehículos. La milonga de emitir menos CO2 es una estrategia económico-política para que se gaste el petróleo que queda de forma más lenta y para exigir a los países emergentes (China, India…) un control de este gasto de combustibles fósiles. A los poderes económicos y financieros, que son los que han promovido esta milonga, les importa tres pimientos el clima y la ecología. Lo que les importa son sus intereses económicos, y si hace falta acojonar al personal para conseguirlo, pues se hace. Y una forma de conseguirlo es con el “discurso del miedo” por medio de una institución a nivel mundial, como es el IPCC, que nos hagan creer que es una institución científica cuando no es más que una institución económica con científicos a sueldo de sus intereses.
La jugada es perfecta: “Si metemos miedo con el CC frenamos el consumo de combustibles fósiles, pero a cambio imponemos un impuesto mundial, y todo el mundo estará de acuerdo”. Con un porcentaje de esos impuestos se indemniza a petroleras y empresas energéticas para que no sean un obstáculo, y todos contentos. Por eso, para conseguir que la gente acepte el pago de un impuesto global a cambio de salvar el Planeta hay que inventar un peligro global.
Pero resulta que este supuesto orden mundial que quiere controlarlo todo, y que tiene al Cambio Climático como su mejor baluarte, no es compartido por países BRIC's, y tampoco parece que las grandes multinacionales energéticas estén por la labor de apoyar a este nuevo orden mundial. El Club Bilderberg y demás grupos de poder nunca han logrado la cooperación entre las naciones, y esto perjudica los esfuerzos por establecer un nuevo orden global. Así que la táctica es concienciar a la población del planeta para que hagan una presión que fuerce esta unión entre las naciones. Y para ello se hacen campañas bestiales con todo el aparato mediático en funcionamiento. Ya es como una religión, que por defecto es incuestionable. Este mismo hilo, por sólo plantear dudas en torno al CC, ya será tachado de negacionista y obtendrá respuestas inquisidoras de todo tipo. La mayoría de la gente no lo acabará de leer, porque cuestionar el CC es como cuestionar a Alá en un país Árabe.
Sin embargo este artículo de debate no trata de cuestionar que exista un Calentamiento Global ni que el ser humano esté contribuyendo en él, ni si deberíamos de prohibir las emisiones. Es incuestionable que debemos reducir y, si por mi fuera, prohibir las emisiones. Como también es incuestionable que haya un calentamiento global y que el CO2 emitido por el ser humano contribuye a aumentar el efecto invernadero en el Planeta, eso no se cuestiona en este artículo. Al contrario, soy exageradamente ecologista y estoy deseando que se dejen de consumir combustibles fósiles y apoyo todo tipo de energías alternativas y renovables. Lo que se cuestiona es EL MOTIVO QUE HAN BUSCADO, las razones que creo oportunistas por las cuales se ha creado el IPCC. Lo que en mi caso me hizo dudar y cuestionarme las cosas fue esa insistencia de los medios de comunicación en hacer creer que el exceso de CO2 es peligroso y contaminante, y también que insistan en que un aumento de la temperatura traería consecuencias gravísimas. ¿Realmente es tan peligroso como dicen, o ESTÁN EXAGERANDO? Es algo que para mí tiene muy poca lógica y creo que es una excusa demasiado forzada. Estoy de acuerdo en que hay que disminuir al máximo posible las emisiones, pero no estoy de acuerdo en la excusa que han puesto para conseguirlo.
En seguida me di cuenta de que había un “discurso del miedo”, porque ni el CO2 es un contaminante ni una subida moderada de la temperatura global es realmente peligrosa, muy al contrario. Y cuando hay un “discurso del miedo” exagerado por todos los medios, y ya sabemos quién controla los medios, mi reacción siempre es la desconfianza. Ya sabemos que una mentira o una media verdad machacada hasta la saciedad acaba aceptándose como una verdad. En mi opinión no tenía sentido culpabilizar y focalizar toda la problemática medioambiental únicamente en el CO2 y en el calor. ¿Acaso no es más peligrosa la desforestación, el envenenamiento de tierras, ríos, lagos y mares, la destrucción de ecosistemas, el lento envenenamiento de la población con alimentos modificados, la extinción de especies…? ¿No tenían otra excusa mejor para que dejemos de consumir combustibles fósiles? ¿Es que solo hay que tener miedo a que se caliente el Planeta? ¿Es que no importa que el ser humano esté expoliando, destruyendo y envenenado todos los ecosistemas del Planeta? Parece ser que no, que el único problema es el calentamiento del aire, porque lo que mueve dinero no son las demás problemáticas medioambientales sino el tema de los combustibles fósiles, y éstos están estrechamente ligados al aire.
Con otra excusa más creíble, yo y muchos otros no nos hubiéramos cuestionado nada. El lavado de coco por parte de los medios de comunicación ha sido y está siendo tan tremendo entre la población que cualquier suceso natural o incluso artificial es automáticamente asociado al Calentamiento Global. Y ya nadie se cuestiona lo más mínimo los cientos y cientos de noticias tan absurdas como esta: http://www.lavanguardia.com/natural/20151104/54438642997/menos-sexo-y-menos-nacimientos-por-culpa-del-cambio-climatico.html porque cualquier artículo, estudio e investigación relacionada con el CC, da igual si éstos son buenos o malos, ciertos o falsos, suponen éxitos y suculentos ingresos para su autores. Porque como ya he apuntado, cuestionar el CC es como cuestionar la existencia de Alá en un país árabe.
submitted by claroqiepodemos to podemos [link] [comments]


2016.08.03 12:40 EDUARDOMOLINA Liberalismo frente a socialismo: el futuro de la humanidad en juego. Hasta que los valores humanos no coticen por encima de los de Wall Street, la Humanidad no habrá salido de la Edad de Piedra, aunque haya sustituido las anticuadas hachas de sílex por modernas ojivas nucleares.

Andrés Herrero
http://www.infolibre.es/noticias/club_info_libre/librepensadores/2016/08/03/liberalismo_frente_socialismo_futuro_humanidad_juego_53216_1043.html
Liberalismo y Socialismo son los dos sistemas político-económicos que se disputan la organización de la sociedad.
El neoliberalismo, doctrina oficial del capitalismo, presume de ser el que más riqueza crea, en tanto que el socialismo se preocupa de repartirla equitativamente.
Dos concepciones antagónicas del mundo que difieren totalmente en sus estrategias, comportamientos, métodos y fines.
Hasta el momento el liberalismo ha logrado imponerse con claridad a su rival pese a tener que efectuar ciertas concesiones durante la guerra fría, como la creación del Estado de Bienestar; concesiones que ha ido retirando tan aprisa como su éxito le permitía hacerlo sin poner en peligro su hegemonía.
Para poder compararlos debidamente, la Tabla de Valores Explícitos recoge las premisas fundamentales que inspiran a ambos modelos, y la Tabla de Valores Implícitos las consecuencias que se derivan de ellas:
 VALORES EXPLÍCITOS 
LIBERALISMO SOCIALISMO
Libertad Vida Humana
Propiedad Privada Medios públicos de producción
Mercado libre Mercado regulado y supeditado al bien común
Producción orientada al lucro Producción orientada a las necesidades
Impuestos al consumo Impuestos a la riqueza
Igualdad ante la ley Igualdad social
Estado protector Estado proveedor
 VALORES IMPLÍCITOS 
LIBERALISMO SOCIALISMO
Acumulación de riqueza Reparto de riqueza
Privilegios Igualdad de derechos
Elitismo Supresión de clases sociales
Interés y lucro particular Interés general y beneficio público
Rentabilidad y eficiencia económica Bienestar y eficiencia social
Competitividad Cooperación
Depredación y abuso Respeto y equidad
Crecimiento Sostenibilidad
Producción basura usar y tirar Producción de calidad
Obsolescencia programada Durabilidad
Consumismo y derroche Moderación y uso responsable
Cortoplacismo Visión de futuro
Libertad o vida humana
Fue el gran padrino del credo liberal, Friedrich von Hayek, Premio Nobel de Economía el que en 1974 sentenció durante una visita al Chile de Pinochet (1) que no todas las libertades eran buenas, porque:
»Prefiero una dictadura liberal a un gobierno democrático en el que todo liberalismo esté ausente, porque la democracia constituye tan solo un instrumento al servicio de la libertad que de ninguna manera tiene la misma categoría que ella.
»Desgraciadamente, la libertad está gravemente amenazada por el afán de la mayoría, compuesta por gente asalariada, de imponer sus criterios y opiniones a los demás (los miembros de la élite, se supone).
Más que los votos, las torturas, abusos y ejecuciones de una dictadura liberal constituyen el mejor camino hacia la libertad:
«Aunque es cierto que equiparar mecánicamente a Hayek y los neoliberales con Pinochet constituye un simplismo injusto, porque a aquéllos les basta el mercado, mientras que al dictador chileno le bastaron las armas, no puede olvidarse que, en puridad, a ambos les sobra la democracia». (2)
Los liberales piensan que la democracia tiene que estar al servicio del mercado, porque no es la democracia, sino el mercado, el que nos hace libres. Su libertad no es la de un hombre un voto, sino la de un dólar un voto (3). Libertad de clase que exige limitar el poder del gobierno, pero no el de los amos del dinero.
Los liberales convierten la Libertad en un dios absoluto que se sitúa por encima de todo, incluida la Vida Humana, y aunque algunos de sus seguidores objeten ofendidos que también ellos consideran la vida el máximo bien, si fuera cierto, nadie se quedaría sin trabajo ni ingresos, sin techo, desahuciado y arrojado a la calle con su familia, ni se moriría de hambre, de frío o por falta de cuidados médicos, habiendo en el mundo recursos, medicinas, comida y viviendas suficientes para todos.
Pero para despejar cualquier duda, el propio Mr. Hayek se encargó de precisar que «una sociedad libre exige el mantenimiento de vidas, pero no de todas las vidas (sólo las de primera obviamente), y que las únicas reglas morales son las que conducen al cálculo de esas vidas: la propiedad y el contrato».
Sólo el que posea fortuna, tendrá libertad y sobrevivirá. Coherente con esa filosofía sin escrúpulos, Hayek rechazó que se proporcionara ayuda a los miles de africanos que perecían de hambre a causa de la sequía, argumentando que:
Fuera viejos, pobres e improductivos. Planteamiento secundado al milímetro por su correligionario y Premio Nobel de Economía en 1976, Milton Friedman, que respondió así a la esposa del politólogo Herman Kahn, cuando ésta le propuso hacer algo para mejorar la atención médica pública a los más necesitados:
El que quiera derechos que se los pague. El que quiera libertad que la compre. El Mercado ha decretado que sólo el que el que tenga dinero, comerá. Que el precio de los alimentos lo determine la especulación en la bolsa de Chicago, no le preocupa, porque no es asunto de su incumbencia.
Los liberales alegan en su favor que gracias al capitalismo la población del mundo es hoy día mayor que nunca. Hecho tan incuestionable como que también existen más pollos, terneras y cerdos que nunca alojados en granjas industriales… ¿pero se puede llamar vida, al hecho de sobrevivir a cualquier precio, desposeído de lo más elemental y sometido a la voluntad ajena?, ¿viven acaso los esclavos?
Vivir es algo más que respirar o percibir salarios de miseria, y una existencia desarrollada en condiciones infrahumanas, sin libertad, deja de ser una vida, para convertirse en una carga.
La supremacía del dinero sobre la vida constituye la primera línea roja insalvable que separa al liberalismo del socialismo.
Porque, cuando falta la vida, la libertad sobra.
La propiedad privada
El liberalismo es una elaborada construcción ideológica destinada a justificar la Propiedad Privada, elevarla a los altares y convencernos de que la posesión de bienes, cuantos más mejor, constituye la vía óptima para el progreso de la humanidad en general y la personal en particular.
La coartada perfecta para la desigualdad.
Ahora bien, si nadie ha creado la tierra, los ríos, los bosques y recursos naturales, ¿cómo puede considerarse legítima su apropiación, en virtud del derecho de pernada, del yo llegué primero? Aunque nosotros marquemos el territorio con cercas y títulos de propiedad, y los animales con heces, unos y otros actuamos del mismo modo.
Estamos ante la primera, pero no la única, de las muchas liberalidades que los liberales se confieren graciosamente. Por no mencionar las herencias: la flagrante contradicción que representa la posesión y disfrute de bienes que uno no se ha ganado.
Veneran la Propiedad Privada como un ídolo pagano, al que todos los sacrificios humanos que se le ofrezcan para que se muestre propicio: esclavitud, explotación laboral, despidos, precariedad, recortes, revoluciones, guerras, cárceles, delincuencia, drogadicción, violencia, desigualdad y miseria, etc., les parecerán siempre insuficientes.
Mi yate antes que tu hambre.
Las libertades que el liberalismo concede a los seres humanos se resumen en:
a) Enriquecerse sin límites.
b) Pasarse toda la vida al servicio de los ricos o morirse de hambre.
Un menú de lujo. Mayor magnanimidad no cabe, aunque hasta sus fans más incondicionales reconocerán, que resulta extremadamente difícil, por no decir imposible, ser libre, cuando no se tiene nada más que la propia vida para vender a cambio de lo que a uno quieran darle.
Sin duda el bien más valioso y el peor pagado.
Los liberales denominan Propiedad Privada a la Riqueza con mayúsculas. Con suma habilidad, se han sacado de la manga invisible el as del Mercado: ese juego trucado de ganadores y perdedores, mezcla de especulación, manipulación, tráfico de influencias, corrupción, fraudes, trampas, dobles varas de medir, monopolios, recalificaciones, rescates financieros, leyes a la carta, evasión de impuestos, información privilegiada y paraísos fiscales, que da a cada cual lo que se merece.
Lógicamente, si los leones no comparten, los humanos no vamos a ser menos que ellos, aunque hay que señalar en favor de las fieras que, como no conocen la ambición, una vez saciado su apetito, dejan en paz a las demás criaturas, cosa que nosotros no hacemos, porque con nada nos conformamos…. razón por la que 60 personas disponen de los mismos recursos para vivir que 3.500 millones, la mitad de la población del planeta. Con el agravante añadido de que las bestias no engañan, ni encubren sus apetitos depredadores con los buenos modales de la educación.
La libertad planteada como patente de corso para acumular riqueza sin freno ni medida, o como oportunidad para desarrollar una existencia sin privaciones ni servidumbres, ensancha aún más la brecha existente entre ambos modelos.
Los seres humanos no son libres de elegir si desean alimentarse o no, sino que están obligados a hacerlo. Su libertad comienza a partir del momento en que tienen cubiertas sus necesidades vitales. Algo que el liberalismo torna imposible, al trasplantar al seno de la sociedad humana la libertad de la selva: la misma competencia entre desiguales a la hora de disputarse el bocado y la misma libertad de depredación, llevando hasta sus últimas consecuencias el precepto de Mandeville, de que «nada es más natural con el curso de las cosas que unas criaturas vivan a costa de otras» (4), que el león se coma al antílope, el pez grande al chico, el fuerte al débil y la multinacional al obrero.
Funciona el sálvese quien pueda y el tanto tienes, tanto vales. Quien no sea rentable, perecerá. Bienvenida sea la competencia en pie de desigualdad y la hegemonía del más apto. Devorar o ser devorados es la cuestión. Con la mano invisible convertida en un puño, los poderosos se han erigido en los máximos predadores de sus semejantes, transformando la desigualdad social creación suya, en desigualdad natural, obra del cielo. Porque que el hijo de un león sea un león y no una gacela, es obra de la naturaleza, pero que el hijo de un rey sea un rey, o el heredero de un rico, rico, es cosa nuestra.
Sostienen los liberales que si la selva se autorregula ¿por qué no va a hacer lo mismo el Mercado que opera con sus mismos esquemas de funcionamiento?, ¿por qué ponerle puertas al campo, si la Riqueza ya se encarga de premiar a los mejores y la regulación natural de eliminar a los superfluos?
Criterio excluyente que rechaza tajantemente el cardenal Sandoval señalando que «si trabajando mucho, uno se hiciera rico, los burros serían millonarios». Revolución equina que no ha estallado, salvo alguna coz intempestiva. Igual que nadie ha trabajado más que los esclavos, ni obtenido menos a cambio, a pesar de ser sus dueños los más fervientes partidarios de la libertad.
El apellido, mercado, que le ponen a la misma, indica que se trata de una libertad de las mercancías y no de las personas. Porque que el Mercado sea libre, no implica que los humanos lo sean también, sino que la explotación tiene que ser libre, sin reglas, siguiendo el mandato de Mandeville de que «la mayor riqueza es poseer una multitud de pobres laboriosos, porque de ellos se derivan todas las comodidades y bienes».
Método infalible de hacer fortuna que en la Inglaterra colonial alcanzó su apogeo con el tráfico de esclavos y la opresión de los pueblos indígenas.
La competencia y la desigualdad
El liberalismo defiende que cada individuo se ha de sacar las castañas del fuego por sí sólo, demostrando su valía en dura competencia con los demás. Principio universal que choca frontalmente con los privilegios de cuna y posición que él mismo fomenta, y que requeriría suprimir las herencias para que se cumpliera. Pero nada de eso sucede y poco tiene que ver nacer en el seno de la familia Rockefeller, con hacerlo en la de una cajera de supermercado o de un taxista.
La riqueza engendra inevitablemente una sociedad de clases. De personas de primera, de segunda y de tercera, con diferentes posibilidades vitales en función de su diferente patrimonio.
Funcionamiento elitista que sitúa al liberalismo en las antípodas del socialismo. Porque riqueza implica no sólo tener más, sino sobretodo ser más. Al rico todo se le perdona, mientras que al pobre de todo se le acusa. A los ricos se les respeta y hace la ola, mientras que a los pobres se les desprecia y pisotea. El rico goza de impunidad y el pobre de presunción de culpabilidad.
Al liberalismo se le podría calificar con mucha mayor propiedad (privada por supuesto), de elitismo. La desigualdad que suscita, invalida la supuesta igualdad de todos ante la ley, y convierte a ésta en la principal arma de los poderosos para presionar, subyugar y despojar a la mayoría, confirmando una vez más que «el derecho civil sirve para que los ricos roben a los pobres, y el derecho penal para impedir que los pobres roben a los ricos» (5). Desigualdad que plantea un serio problema de convivencia y de orden público a la sociedad.
Porque, mientras que en el reino animal, las fieras, como el león, el cocodrilo o la boa, se bastan y sobran a sí mismas para proteger su botín, los humanos necesitan leyes, gobiernos, guardias, guardaespaldas, jueces, cárceles, soldados, armas y ejércitos, para conservarlo y mantenerlo a salvo.
Por esa razón los liberales abogan por un Estado Mínimo, de carácter represivo, con impuestos lo más bajos posibles que aseguren sus posesiones, mientras que el socialismo se decanta por unos impuestos suficientes, que permitan a todos, y no solo a los más afortunados, disponer de los servicios esenciales de sanidad, educación, vivienda, desempleo, pensión, etc.
Los liberales rechazan la progresividad impositiva, el tributar conforme a la capacidad económica de cada uno, y en su lugar optan por gravar el consumo: el litro de gasolina, el kilowatio de luz y la barra de pan que todos, ricos o pobres, pagan por igual. Sólo en materia de impuestos y cargas fiscales se muestran partidarios de repartir el esfuerzo a partes iguales y justo es reconocérselo.
Visto desde su óptica, el estado de bienestar es incompatible con el bienestar del mercado, porque si se puede hacer negocio con la salud y la educación de la gente, ¿por qué renunciar a él?
A los liberales la justicia social les suena a sexo de los ángeles, a música celestial. A comportamiento que no es de este mundo. Compartir, repartir, qué idea tan peregrina y absurda. Que se lo pregunten a un león a ver qué le parece.
La creación de la riqueza
El liberalismo concibe la producción de bienes y servicios, no como forma de satisfacer las necesidades colectivas, sino de obtener el mayor lucro individual. La moda, aunque sea un capricho, resulta rentable, mientras que investigar patologías raras, o curar las enfermedades de los habitantes del tercer mundo, no.
Las ganancias primero, los humanos detrás. Si para aumentar los beneficios hay que despedir a la mitad de la plantilla o llevarse las fábricas a China, adelante. El único derecho humano legítimo es el de enriquecerse. Cualquier otra consideración está fuera de lugar.
Todo se mide con la vara de la rentabilidad. La cuenta de resultados manda. Lo que produce beneficios es bueno, con independencia de cómo se consigan, sea con la venta de armas o con el blanqueo de fondos. Al fin y al cabo, el dinero lava todas las faltas. Y si la desigual correlación de fuerzas, permite remunerar a la gente sólo con la comida, ¿por qué pagarle más, un salario mínimo por ejemplo? Sería un exceso imperdonable.
Los seres humanos representan sólo un coste que hay que ajustar a su mínima expresión. Postura puramente mercantilista para la que carece de sentido ilegalizar la esclavitud o el trabajo infantil, que tan positivos efectos tienen sobre la economía:
«Tengo un hijo de seis años que vive a mi costa, aunque es muy capaz de ganarse la vida. Le pago el alojamiento, la comida, la educación, la ropa y la asistencia sanitaria. Millones de niños a su edad ya trabajan. El escritor Daniel Defoe (Robinson Crusoe) opinaba que los menores podían ganarse el sustento a partir de los 4 años.
Así que debería dejar la escuela y ponerse a trabajar, lo que haría mucho bien al carácter de nuestro hijo, que vive en una burbuja sin apreciar el valor del dinero.
Subvencionamos su existencia ociosa, defendiéndole de la cruda realidad. Está demasiado protegido y debe exponerse a la competencia para llegar a ser una persona más productiva. Quizá hasta podría trasladarme a un país donde el trabajo infantil todavía se permite, para darle más posibilidades de encontrar un empleo». (6)
La prohibición del trabajo infantil atenta de lleno contra la libertad de empresa, el correcto desenvolvimiento de las fuerzas del mercado y la abierta competencia, puesto que «el capitalismo es perfectamente compatible con la esclavitud, mientras que la democracia, no» (7), y sería injusto restringir una actividad tan provechosa. No hace falta añadir que el pillaje medioambiental forma parte también del mismo paquete, y que destrozar un espacio virgen tiene premio.
Cierto que lo que es bueno para el individuo, no tiene porque serlo para la colectividad, como sucede al fabricar contaminando o al obligar a trabajar sin medidas de seguridad, pero es que todo no se puede tener, y el interés particular debe primar sobre el general para que la economía marche bien.
Gana el individuo, pierde la sociedad. Pero como, según la señora Tatcher, «la sociedad no existe, solo existe el individuo» y la sociedad no es más que una colección de individuos aislados sin vínculo ni obligación alguna para con sus semejantes, difícilmente se la puede perjudicar. Eso sí, aunque la dama de hierro repudiaba las sociedades humanas, sí creía en las sociedades anónimas. Las únicas merecedoras de todo su apoyo, admiración y estima.
La historia demuestra, sin embargo, que desde la tribu más primitiva, hasta el estado más avanzado, los humanos han estado siempre organizados en comunidades, no yendo cada uno por libre, a su aire. La diferencia radica en que, en una tribu primitiva, todas las labores se realizan colectivamente (y todos pasan hambre o ninguno lo padece), mientras que como el capitalismo ha disuelto todos los lazos humanos, la nación sólo se comporta como un cuerpo colectivo unificado cuando va a la guerra.
Si denominamos economía al conjunto de actividades mediante las cuales los seres humanos cubren sus necesidades, una actividad económica como la liberal que para producir bienes necesita destruir personas y hasta su propio hábitat, representa la negación de su razón de ser… ¿o alguien en su sano juicio piensa que esquilmar los mares y arrasar la selva es crear riqueza?
El crecimiento indefinido es la enfermedad mortal del capitalismo. Una imposibilidad física en un medio finito como el nuestro. Los liberales confunden producir riqueza con producir millonarios. Se preocupan mucho de la producción y nada de los seres humanos. Apuestan por lo cuantitativo en detrimento de lo cualitativo. Fomentan la eficiencia económica: lograr una elevada productividad, sacrificando a cambio la eficiencia social: conseguir unas condiciones decentes de trabajo y de vida para todos.
De ahí la inflación de artículos de usar y tirar, con caducidad programada y de baja calidad que nos invade. Plaga de consumismo cuyo exceso solo puede colocarse mediante un exhaustivo bombardeo publicitario, porque para el capitalismo, derroche equivale a crecimiento, aunque la superproducción de ropas, aparatos electrónicos y objetos completamente prescindibles que al cabo de poco tiempo nadie volverá a usar, hacen que su manida creación de riqueza termine en creación de basura.
Si los precios de los artículos suben por encima de la inflación, aunque la producción del país no varíe, el PIB crece. El incremento del coste de un fármaco computa en la contabilidad nacional como si la empresa que lo fabrica hubiera producido más cantidad. Volver de peaje una carretera, o colocar parquímetros en las calles, también aumenta el PIB (8). Las privatizaciones provocan ese efecto expansivo al remunerar servicios que antes se prestaban gratuitamente.
La prostitución y el tráfico de drogas también hacen volar la economía. Cuando las viviendas subían de precio año tras año, se nos repetía constantemente que cada vez éramos más ricos y que la economía marchaba viento en popa a toda deuda. Fue más tarde cuando nos informaron que el fútbol era lo único que estaba a la altura de nuestras posibilidades.
En EEUU, entre los años 2014 y 2015, el 92% de los beneficios de sus grandes empresas se destinaron, bien a la compra de sus propias acciones, bien al pago de dividendos, para hinchar el precio de las mismas (9). Aparente creación de valor que permitió a sus ejecutivos recibir bonus astronómicos por su excelente gestión, aunque la cotización de sus empresas no guardara relación alguna con su verdadera situación.
El liberalismo no conoce más horizonte que el cortoplacismo: ganancias para hoy, quiebras para mañana, y se halla embarcado en una constante huida hacia adelante para escapar de los problemas que él mismo crea. Sus partidarios invocan la responsabilidad individual para eludir la responsabilidad social, cuando en la práctica han acabado de facto con ella por vía de las sociedades anónimas, las personas jurídicas, los paraísos fiscales, los testaferros y la ingeniería financiera. Quien responde de sus actos, ya no son ellos, sino el Mercado.
La lección que, sin embargo, el pasado nos enseña, es que la unión y la colaboración han rendido mejores frutos que la rivalidad y el enfrentamiento. La tendencia innata del ser humano no es a subirse a un ring a darse de puñetazos con otro hasta que sólo el vencedor quede en pie, sino que ese es el modelo caníbal de convivencia impuesto por el capitalismo.
Capitalismo que se muestra mucho más dinámico que el socialismo a la hora de estimular la iniciativa individual, hasta que se le exige respetar el interés general y armonizarse con él, momento en que dicha motivación desaparece tan rápido como surgió.
Las grandes multinacionales y entidades financieras, mayores que muchos estados (solo Wal-Mart es mayor que 161 países), se hallan tan fuertemente centralizadas, jerarquizadas y burocratizadas como ellos, y bastantes habrían colapsado, pese a su superior eficiencia, si no se las hubiera salvado con fondos públicos.
Igualmente, la sanidad pública bate con claridad a la privada en costes, prestaciones y coberturas universales sin exclusión de patologías ni de tratamientos costosos, y en cualquier comparación entre ellas, la segunda sale malparada, porque lo suyo no es el servicio, sino el beneficio (10).
La fuerza del liberalismo reside en su capacidad para depredar el medioambiente y extraer hasta la última gota de utilidad de cada ser humano, haciéndole rendir al máximo y convirtiendo su vida en trabajo. Su más reciente acierto ha sido hacerle competir, no ya contra sí mismo o contra sus congéneres, sino contra máquinas, robots e inteligencias cibernéticas. De este modo resulta cada vez menos necesario y valioso, y se torna obsoleto antes. El desequilibrio entre las dos especies, humana y tecnológica, se está disparando a pasos agigantados. La Tecnología va a multiplicar la capacidad de los poderosos para dominar a sus semejantes hasta extremos nunca antes conocidos.
La pugna Liberalismo –Socialismo constituye la cara visible del combate Egoísmo–. Conciencia que se libra en el interior de cada persona.
Si la humanidad continúa progresando por el camino del Mercado-Selva, cultivando sus peores instintos, dispuesto a llegar incluso hasta la propia autodestrucción para satisfacer sus ansias de poder, riqueza y éxito, sin cambiar su perspectiva individual por otra comunitaria, sustituyendo el acumular por compartir y la competencia por la cooperación, difícilmente tendrá un futuro.
Porque hasta que los valores humanos no coticen por encima de los de Wall Street, no habrá salido de la Edad de Piedra, aunque haya sustituido las anticuadas hachas de sílex por modernas ojivas nucleares."
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2016.06.07 02:34 ShaunaDorothy El FIT argentino: Alquimia reformista y cretinismo parlamentario (Octubre de 2014)

https://archive.is/JkcbN
Espartaco No. 42 Octubre de 2014
En octubre de 2013, el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) obtuvo alrededor de un millón 200 mil votos en las elecciones argentinas, lo cual le ha valido la obtención de varias curules entre diputados y concejales. Este voto masivo es un reflejo del creciente hartazgo de sectores de la clase obrera y de la pequeña burguesía con el populismo kirchnerista. Tan sólo este año, el gobierno de Cristina Fernández ha enfrentado, además de diversas huelgas en empresas individuales, dos huelgas generales.
Los reformistas saben oler las oportunidades; además de eso, conceder que el FIT se presentó formalmente como una opción electoral obrera “socialista” contrapuesta a los partidos burgueses es lo mejor que se puede decir de este amasijo sin principios de morenistas (Izquierda Socialista, IS), morenistas reciclados (Partido de los Trabajadores Socialistas, PTS) y altamiristas (Partido Obrero, PO).
Un bloque podrido
El FIT se formó en 2011 como un acuerdo entre esas tres organizaciones para presentar candidatos en las elecciones y así “quebrar la proscripción electoral” contra la izquierda (“Declaración programática” del FIT, junio de 2011). Así, con tal de obtener unos cuantos diputados, decidieron mostrar una fachada de “unidad” y se presentan como la encarnación de la independencia política del proletariado; al mismo tiempo, cada partido rutinariamente acusa a los demás de cruzar la línea de clases, y a menudo todos tienen razón.
Las pretensiones del PTS a la ortodoxia marxista son una herramienta cínica para posicionarse como el ala “izquierda” de lo que sea, incluyendo del propio FIT. El PTS se quejaba hace ya dos años, por ejemplo, de que el PO “en diversos planteos tácticos tiende a ceder al frentepopulismo”, entre otras cosas al haber llamado a votar por el nacionalista burgués Evo Morales en Bolivia al menos en 2005 “o, más recientemente, a Syriza en Grecia” (Estrategia Internacional No. 28, septiembre de 2012). Para los trotskistas, el llamar a votar por fuerzas ajenas al proletariado significa traicionar los principios del marxismo-leninismo; para el PTS, en cambio, ello apenas “tiende” a capitular. Además, en julio de 2011, cuando Jorge Altamira era ya candidato presidencial del entonces flamante FIT, el caudillo del PO dejó claro que no tenía intención de contraponerse a Cristina Fernández, al declarar: “yo creo que a la gente militante y luchadora del kirchnerismo hay que decirle: ‘Querés defender a Cristina, bueno votala sólo a ella. Para abajo votá al Frente de Izquierda’” (Prensa Obrera No. 1187, 28 de julio de 2011). ¡Ésa es la “lucha” del FIT por la “independencia política de los trabajadores”!
En cuanto al estado obrero deformado cubano, IS es una organización “socialista” gusanoide que está por “la liberación de todos los presos políticos, aun de aquellos que defienden posiciones que consideramos equivocadas, y [por que] pueda[n] formar partidos políticos” (El Socialista No. 170, 14 de julio de 2010, énfasis añadido). Este artículo de IS hace referencia en particular a Guillermo Fariñas, hoy dirigente de la Unión Patriótica de Cuba, una organización gusana que llama por la “libre empresa” y por hacer de Cuba “un país de propietarios y productores libres” —es decir, por la contrarrevolución capitalista—. Los trotskistas genuinos estamos por la defensa de Cuba contra el imperialismo y la contrarrevolución y por una revolución política proletaria para echar a la burocracia castrista e imponer la democracia obrera para las organizaciones que acepten el poder proletario (no la burguesía y sus títeres). En cambio, una de las afinidades programáticas fundamentales de todos estos seudotrotskistas —y no la menos importante— fue su apoyo a la contrarrevolución en Europa Oriental y la URSS, así como el dar hoy por muertos a los estados obreros deformados de China, Corea del Norte, Laos y Vietnam.
Frente unido vs. alquimia reformista
En discusiones con los camaradas mexicanos del PTS, éstos han procurado justificar la formación y el mantenimiento del FIT mediante la afirmación falsa de que se trata de un “frente único” (o frente unido). El frente unido es una táctica que consiste esencialmente en una acción común en torno a demandas específicas, usualmente negativas, que muchas veces se exigen de las autoridades burguesas. La forma característica de un frente unido es una acción concreta: una huelga, una manifestación de masas contra medidas del gobierno (o también acciones defensivas contra los fascistas). El objetivo de esta táctica es escindir a las organizaciones obreras reformistas de masas al exacerbar las diferencias programáticas en el curso de la lucha común, y su naturaleza se resume a menudo en la frase “golpear juntos, marchar separados”.
El FIT no tiene nada que ver con eso; es un bloque político-electoral de duración indefinida cuyo propósito es mostrar una cara unitaria mediante la propaganda y el trabajo parlamentario conjuntos. El PTS mismo deja claro que el FIT no es percibido —ni por sus fuerzas componentes ni por la clase obrera— como un frente unido, sino como el embrión de un partido unificado: “Si tomamos el fenómeno de conjunto la izquierda obrera, socialista y anticapitalista...especialmente cuando actúa en común, es visualizada como una suerte de ‘partido’, aun minoritario, pero actuante y extendido en la vanguardia” (óp. cit.).
¿Hacia un partido “unificado”?
El PTS impulsa el desarrollo del FIT hacia un partido único, para lo cual dice que hay que clarificar “los aspectos políticos, programáticos, estratégicos y teóricos que nos separan de quienes hoy son nuestros aliados en el FIT”. La base política para la formación del frente fue una “Declaración programática” concretada en una lista reformista de 22 demandas, en gran parte económicas. La “Declaración” es un mínimo común denominador concebido para archivar cualquier diferencia. Dos ejemplos bastan para mostrar su carácter fraudulento. Allí se afirma con pompa que “El FIT denuncia el carácter claramente capitalista de todos los gobiernos latinoamericanos”, incluido el de Evo Morales, ¡pero no se dice una palabra del apoyo electoral del PO a ese mismo nacionalista burgués (ni de su declaración de 2011 de no competencia con “Cristina”)! Similarmente, la “declaración” se pronuncia “Contra el bloqueo y cualquier tipo de agresión imperialista contra Cuba y contra la restauración capitalista en la isla”, ¡sin mencionar el llamado de IS por derechos políticos para la gusanada! A eso se reduce la palabrería del PTS sobre una “constante, y a veces dura, lucha política de tendencias” al seno del FIT.
Para los revolucionarios genuinos, la lucha programática es la clave para forjar un partido leninista-trotskista políticamente homogéneo capaz de dirigir a la clase obrera hacia nuevas revoluciones de Octubre. Para los oportunistas, el programa político es un obstáculo a sus apetitos oportunistas, algo que debe ser enterrado tan pronto como sea posible en aras de la “unidad”. De concretarse tal “unidad”, el resultado será un efímero partido seudotrotskista más, tan inestable y sin principios como lo es hoy el FIT.
¡Abajo los puestos ejecutivos del estado capitalista!
El FIT no sólo ha presentado candidatos al parlamento; su fórmula ejecutiva postuló a Jorge Altamira para presidente nacional y a Christian Castillo del PTS para vicepresidente. Los espartaquistas nos oponemos, como una cuestión de principios, a que los marxistas se postulen a puestos ejecutivos del estado burgués; esta posición se basa en nuestro entendimiento de que el estado es el comité ejecutivo de la clase dominante. Asumir un puesto ejecutivo u obtener el control de una legislatura burguesa o un ayuntamiento municipal burgués exige tomar responsabilidad por la administración de la maquinaria del estado capitalista. Como explicamos en Spartacist (Edición en español) No. 36 (noviembre de 2009), el postularse para puestos ejecutivos legitima las concepciones reformistas dominantes respecto al estado. El resto de la izquierda rechaza el entendimiento leninista del estado y no sólo se postula para puestos ejecutivos, sino que una parte integral de su perspectiva consiste en asumirlos.
Aunque predeciblemente Altamira quedó lejos de ganar la presidencia, el éxito electoral de los seudotrotskistas argentinos al nivel parlamentario subraya la importancia inmediata de nuestra posición respecto a los puestos ejecutivos: el FIT bien podría obtener mayoría en algún municipio o algo parecido, y ponerse al frente tanto del aparato represivo estatal local como de las cloacas.
Bolchevismo vs. cretinismo parlamentario
La esencia de la democracia burguesa —de la cual el parlamento es una institución clave— consiste en decidir cada cierto número de años qué miembros de la clase dominante han de oprimir y aplastar a los pobres. La democracia burguesa es la democracia para los ricos, un maquillaje para la dictadura del capital (ver “Por qué rechazamos la consigna por una ‘asamblea constituyente’”, Spartacist [Edición en español] No. 38, diciembre de 2013). Al tiempo que defendemos los derechos democráticos bajo el capitalismo hoy, los espartaquistas luchamos por construir un partido obrero capaz de llevar a cabo la revolución socialista, el único medio para remplazar el parlamentarismo burgués con la democracia obrera soviética. Los soviets —o consejos— de obreros y campesinos son corporaciones de trabajo, legislativas y ejecutivas a la vez, que representan “un nuevo tipo de estado, un tipo nuevo y superior de democracia; una forma de la dictadura del proletariado, el medio de gobernar el estado sin la burguesía y contra la burguesía (Lenin, “Carta a los obreros norteamericanos”, 1918).
En el camino a ese fin, los comunistas podemos participar, como opositores, en los parlamentos y otros cuerpos legislativos como tribunos revolucionarios de la clase obrera. Pero para los bolcheviques el trabajo en el parlamento es una cuestión táctica, un punto de apoyo secundario de la acción revolucionaria para impulsar el desarrollo de la conciencia de la clase obrera. Las “Tesis sobre el Partido Comunista y el parlamentarismo” del II Congreso de la Internacional Comunista (1920) explican que para los comunistas, “el parlamento no puede ser actualmente, en ningún caso, el teatro de una lucha por reformas y por el mejoramiento de la situación de la clase obrera, como sucedió en ciertos momentos en la época anterior. El centro de gravedad de la vida política actual está definitivamente fuera del marco del parlamento”. Al hacer trabajo en cualquier institución legislativa burguesa, “el partido comunista entra en ella no para dedicarse a una acción orgánica sino para sabotear desde dentro la maquinaria gubernamental y el parlamento”, pues el comunismo, en la lucha por la dictadura del proletariado, “se da como misión la abolición del parlamentarismo”. Las Tesis afirman también que “los partidos comunistas deben renunciar al viejo hábito socialdemócrata de hacer elegir exclusivamente a parlamentarios ‘experimentados’ y sobre todo a abogados. En general, los candidatos serán elegidos entre los obreros”.
Éste fue el entendimiento que guió nuestras campañas electorales en EE.UU. en los años 70 y 80. (En 1985 postulamos a Marjorie Stamberg para la alcaldía de Nueva York. Dado nuestro entendimiento de entonces, aquél no fue un acto aprincipista, sino una campaña llevada a cabo de acuerdo con lo que considerábamos una práctica comunista correcta. A la luz de nuestro entendimiento actual, postularse para un puesto ejecutivo está fuera de la cuestión; no es una cuestión de táctica, sino de principio.) Aquellas campañas se centraban en consignas revolucionarias tajantes, como “¡Romper con los demócratas—por un partido obrero para luchar por un gobierno obrero!”; “¡Terminar la Guerra Civil! ¡Liberación de los negros mediante la revolución socialista!”; “¡Somos el partido de la Revolución Rusa!”; “¡Defender las conquistas de la Revolución de Octubre!” o, una de nuestras favoritas, “¡El Ku Klux Klan no marcha en Moscú!”. Eso le pondría los pelos de punta no sólo a cualquier miembro del Partido Demócrata, sino a cualquier morenista.
Siguiendo los lineamientos del II Congreso de la Comintern, exigimos de nuestra candidata en 1978 una renuncia a su puesto parlamentario, firmada y sin fecha, para que el Comité Central de la SL la pudiera invocar en cualquier momento. Reprodujimos esta carta en Workers Vanguard No. 217 (20 de octubre de 1978) como parte de un artículo que explicaba: “No estás votando por un individuo sujeto a una miríada de presiones, sino por un partido que se mantendrá o caerá sobre la base de su programa”.
Dictadura proletaria vs. “república democrática”
Para discutir el trabajo bolchevique en la duma zarista a principios del siglo XX, es necesario clarificar las distintas concepciones de la venidera revolución rusa que tenían tanto los mencheviques como Lenin y Trotsky. Señalando el atraso del país, los mencheviques insistían en que la clase obrera no podía ser sino un apéndice de la burguesía liberal, la cual supuestamente procuraba establecer una república democrática. Por su parte, antes de 1917 Lenin mantenía la perspectiva de la “dictadura democrática del proletariado y el campesinado”; Lenin aceptaba que la lucha por la libertad política y la república democrática en Rusia era una etapa necesaria que no minaría “la dominación de la burguesía” (Dos tácticas de la socialdemocracia en la revolución democrática, 1905). Pero, crucialmente, Lenin no tenía ilusiones sobre el supuesto carácter “progresista” de la burguesía rusa, y descartaba categóricamente que ésta pudiera consumar su propia revolución. Para él, la fórmula de la dictadura revolucionaria democrática retuvo un carácter algebraico. Sus lineamientos para una dictadura revolucionaria conjunta no eran los términos para una época de la paz de clases, sino los planes de batalla para un episodio de la guerra de clases que se extendía a la arena internacional. La destrucción del gendarme Romanov inspiraría a los obreros de Europa a tomar el poder estatal. Entonces apoyarían al proletariado ruso a hacer lo mismo.
Como sabemos, la historia habría de demostrar mediante la Revolución de Octubre que las tareas que Lenin atribuía a la dictadura democrática sólo podría cumplirlas la dictadura del proletariado apoyada en el campesinado —la esencia de la concepción trotskista, la revolución permanente—, mientras que la fórmula de la dictadura democrática sería usada por otros para justificar su apoyo al Gobierno Provisional burgués en 1917. En los países de desarrollo capitalista atrasado (como lo era Rusia entonces, y lo son los países latinoamericanos hoy), las aspiraciones de los trabajadores a los derechos democráticos y nacionales y a la emancipación social sólo pueden realizarse mediante la revolución proletaria y su extensión a los centros del imperialismo mundial.
Con sus célebres “Tesis de abril” de 1917, Lenin abandonó la vieja consigna bolchevique y adoptó, en los hechos, el programa de Trotsky de la revolución permanente.
Los bolcheviques en la duma zarista
En su libro The Bolsheviks in the Tsarist Duma (Los bolcheviques en la duma zarista, 1929), A. Bádaiev, antiguo diputado bolchevique, explica que “los bolcheviques consideraban la campaña electoral para la Duma Estatal [de 1912] como una oportunidad para la agitación y la propaganda amplias y como un medio de organizar a las masas”. En consecuencia con la perspectiva de Lenin de ese entonces, las consignas principales del partido bolchevique en las elecciones a la duma eran: 1) la república democrática, 2) la jornada de ocho horas y 3) la confiscación de los latifundios. Bádaiev explica:
“Estas tres consignas básicas del Partido Bolchevique, posteriormente conocidas como las ‘tres ballenas’, formulaban las reivindicaciones elementales de los obreros y los campesinos rusos. La consigna por una ‘república democrática’ planteaba directamente la cuestión del derrocamiento del zarismo, aunque el zarismo se ocultara tras una duma castrada; esta consigna exponía las ‘ilusiones constitucionales’ y mostraba a la clase obrera que las reformas aprobadas por la Duma Estatal no los ayudarían en lo más mínimo, y que no había posibilidad de mejorar su suerte bajo la forma de gobierno existente...
“El resto del programa mínimo estaba ligado a estas tres reivindicaciones básicas, es decir, los bolcheviques enfatizaban que sólo se podría llevar a cabo una vez que las reivindicaciones básicas del movimiento revolucionario se hubieren realizado”.
Bádaiev recuenta también que la fracción bolchevique en la duma zarista sentía presión de los obreros, que les preguntaban dónde estaban las leyes que presentaban. En una ocasión le preguntó a Lenin qué tipo de leyes debían, pues, proponer. “Lenin respondió con su risa usual”:
“La tarea de un diputado obrero es recordar a las Centurias Negras [pogromistas], día tras día, que la clase obrera es fuerte y poderosa, y que no está lejano el día cuando la revolución habrá de irrumpir y barrer con las Centurias Negras y su gobierno”.
¿Cuál era el programa electoral de los mencheviques? Su programa, dice Bádaiev, “consistía precisamente en esas demandas secundarias que los bolcheviques impulsaban sólo en asociación con las consignas revolucionarias principales. La plataforma menchevique presentaba las tres consignas básicas de los bolcheviques en una forma diluida. En lugar de una ‘república democrática’ exigían la ‘soberanía de los representantes populares’; en lugar de ‘la confiscación de los latifundios’ pedían vagamente una ‘revisión de la legislación agraria’, etc.”.
Mencheviques peronistas
Hoy día, las campañas electorales y el trabajo parlamentario del FIT siguen la huella de los mencheviques paso a paso; procuran conducir a la clase obrera, en los hechos, a actuar como apéndice de la burguesía tras el espejismo de una “república democrática” —definitivamente desmentido por la historia en el curso del año 1917—, al tiempo que mantienen la vieja división entre el programa mínimo, que refleja su práctica reformista, y el programa máximo (a lo más, fraseología vacua para discursos dominicales).
Por supuesto, estos seudotrotskistas juzgan electoralmente contraproducente cualquier referencia al bolchevismo o a la Revolución de Octubre; de hecho, en la medida en que su “Declaración programática” menciona la palabra “revolución” es para ensalzar el mito de la “revolución árabe”, un término aclasista vacío diseñado para ponerse a la cola del nacionalismo árabe y de fuerzas islámicas reaccionarias.
A modo de cobertura “radical”, la propaganda electoral cotidiana del FIT está salpicada de llamados por el “control obrero” —sin ningún vínculo con la necesidad del derrocamiento del capitalismo—. Pero si la seudoizquierda en general hace de esta consigna un fetiche, el FIT y sus componentes la llevan a un nivel simplemente ridículo al exigir el “control obrero” de prácticamente todo: desde la minería y la industria energética hasta los trenes, el subterráneo de Buenos Aires, la administración de la seguridad social, la banca, las obras públicas, las cloacas (¡literalmente!), las licitaciones y contratos del estado, etc. La lógica de todo esto es impulsar el engaño de que la clase obrera controlará la economía entera no mediante la revolución socialista, sino bajo el capitalismo, presumiblemente mediante los buenos servicios del impotente parlamento burgués —un instrumento de opresión de los proletarios por la burguesía que nunca resuelve las cuestiones más importantes dentro de la democracia burguesa: las resuelven la bolsa y los bancos—.
El nacionalismo burgués peronista ha sido históricamente una de las principales ataduras ideológicas para mantener a la clase obrera encadenada a la burguesía. Sin embargo, ausente de la propaganda electoral cotidiana del FIT está cualquier llamado explícito a romper con el peronismo o con su encarnación actual, Cristina Fernández, o cualquier llamado por la construcción de un partido de vanguardia leninista-trotskista —tales consignas son demasiado programáticas, concretas y radicales para estos invertebrados—. En cambio, a la par con su “Declaración programática” el FIT impulsa otra colección ultrarreformista de “reivindicaciones urgentes” (“Manifiesto político-electoral” del FIT, septiembre de 2013) como “impuesto extraordinario a los grandes capitales” —haciendo caso omiso del hecho de que tales impuestos normalmente acaban adjudicándose a los consumidores mediante el simple aumento de precios—.
El reformismo formal del FIT: ¿“Desmantelamiento de las fuerzas represivas” burguesas?
El entendimiento del estado es una cuestión clave que separa al marxismo del reformismo. El estado capitalista consiste, en su núcleo, en destacamentos de hombres armados que mantienen el dominio de la burguesía. El ejército, la policía, los tribunales y las cárceles constituyen los verdaderos pilares del estado burgués. El ABC del marxismo es el entendimiento de que este estado no puede ser reformado para servir a los intereses de la clase obrera y los oprimidos, sino que debe ser destruido mediante la revolución socialista y remplazado por un estado obrero que defienda los intereses del proletariado como nueva clase dominante —ésta es, en esencia, la tarea fundamental de la revolución proletaria—.
Los oportunistas, en cambio, impulsan ilusiones en la reforma democrática del estado capitalista: el FIT llama por “la elección popular de los jueces y fiscales” —¡quizá el honorable Altamira quiera postularse!—. Los jueces, fiscales y demás administradores de la “justicia” burguesa son los encargados directos de esgrimir la represión estatal contra los pobres, los obreros y los oprimidos. El que los carceleros y verdugos de la burguesía sean elegidos “para que rindan cuentas” —como dice conmovedoramente el PO— no cambiará nada la naturaleza del estado ni la brutalidad policiaca. En la mayor parte de EE.UU., por ejemplo, los sheriffs (alguaciles) obtienen su puesto mediante “elección popular”. Por citar un caso, el infame sheriff Joe Arpaio de Maricopa, Arizona, ha sido reelegido seis veces; ¡que los diputados del FIT vayan a contarle a los inmigrantes indocumentados de las bendiciones de la “elección popular” de los represores burgueses!
En diciembre de 2013 hubo un motín policiaco en la Argentina con la demanda de aumento salarial. Ante ello, el FIT publicó un “Comunicado” (13 de diciembre) en el que se pronuncia por el “desmantelamiento de las fuerzas represivas” del estado capitalista —una consigna recurrente del PTS y el PO—, omitiendo clarificar quién o cómo habrá de “desmantelarlas”. De este modo, sugiere que el estado burgués va a “desmantelarse” a sí mismo mediante la legislación o ante la presión extraparlamentaria. Ésta es una ilusión reformista suicida: ninguna clase poseedora en la historia ha cedido jamás su posición dominante sin una lucha a muerte.
El reformismo del FIT en los hechos: Reforzando el aparato represivo burgués
Igual que su “Declaración programática”, el “Comunicado” del FIT sobre el motín policiaco es un fraude. De entrada, salta a la vista que, aunque se refiere a la policía correctamente como una “fuerza de choque presta para enfrentar a los trabajadores”, no hay ninguna denuncia inequívoca del motín policial. Al contrario, el comunicado se desvía del tema para hablar de la inflación, que “pulveriza el salario de los trabajadores”, y así lanzar la exigencia de aumento salarial “para todos los trabajadores sin distinción” (énfasis añadido) —¡el FIT incluye a los policías entre los “trabajadores”!—. El hecho es que tanto el PO como IS consideran que los policías son “trabajadores” uniformados; la demanda del FIT por aumento salarial para los policías viene directamente de un comunicado publicado por el PO con anterioridad (11 de diciembre) y titulado más explícitamente “Ante la crisis política, inflacionaria y policial: Salario mínimo de $8.000 para todos los trabajadores; 82% móvil”. IS es aún más abierta en su defensa de la policía contra el repudio popular:
“Muchos trabajadores y jóvenes se preguntan si es legítimo y correcto apoyar el derecho a que la base policial y sus cuadros medios reclamen salarios contra el gobierno patronal de turno o puedan sindicalizarse. Izquierda Socialista contesta afirmativamente a ambos interrogantes”.
—El Socialista No. 259, 13 de diciembre de 2013
El PTS de hecho “polemizó” contra sus compañeros de bloque, acusándolos pusilánimemente de caer “en una posición sindicalista” (“La izquierda y el motín policial”, 12 de diciembre), ¡y procedió a firmar una declaración con la posición rastrera de sus aliados! La posición del PO, de IS y del FIT sobre la policía no tiene nada que ver con el sindicalismo. Los policías no son “trabajadores” uniformados, sino el puño armado del estado burgués. Apoyar los reclamos de la policía —incluyendo por sindicalizarse— significa apoyar llamados por mayor presupuesto para reprimir a la población trabajadora, por mejores armas, más municiones y todos los medios necesarios para sostener más eficazmente el dominio de la clase capitalista.
¿Y qué hacen los diputados del FIT respecto al estado? Un artículo del PO grotescamente titulado “Quince días que agitaron Mendoza” (22 de mayo) se jacta de la labor de sus parlamentaristas:
“Aprovechamos el debate para presentar un proyecto que crea el cuarto turno en el Poder Judicial y reduce la labor a seis horas —lo cual sí es una contribución a una mayor rapidez y, por sobre todo, transparencia de los procesos judiciales”.
Lejos de promover su patraña reformista de “desmantelar” los cuerpos represivos, ¡el PO se ofrece ante la burguesía como el mejor administrador de su aparato estatal!
Por su parte, el PTS defiende y exige la aplicación de legislación draconiana contra la prostitución y presenta en los hechos al estado burgués como el defensor de las mujeres y las prostitutas —ésa es la lógica del feminismo burgués—. En agosto pasado, su diputada y dirigente de la organización feminista Pan y Rosas presentó un proyecto de “Ley de Adhesión de la Provincia de Mendoza a la Ley Nacional 26.842 sobre Prevención y Sanción de la Trata de Personas”. Entre otras cosas, dicha ley nacional iguala la prostitución con la esclavitud y aplica una condena de cuatro a seis años de prisión al que “promoviere o facilitare la prostitución”, “aunque mediare el consentimiento de la víctima”.
La prostitución forzada, la violación y los ataques sexuales brutales son verdaderos crímenes. Sin embargo, nos oponemos a los intentos del estado —y de los diputados del FIT— de equiparar la “esclavitud sexual” y la “prostitución forzada” con la prostitución misma, así como de retratar cualquier intercambio de dinero por sexo como esclavitud potencial. La prostitución es muy a menudo degradante y explotadora, pero la criminalización simplemente hace que las prostitutas se tengan que refugiar en un medio lumpen en el cual no tienen acceso a servicios médicos y en donde quedan mucho más vulnerables a los crímenes de pandillas y la violencia de los proxenetas. Los marxistas advertimos que toda intervención del estado capitalista incrementa directamente la miseria de todos los involucrados y funciona como un pretexto para incitar a los policías y los tribunales a ir tras los inmigrantes, las mujeres y la sexualidad misma. (Para un análisis más completo de este tema, ver, por ejemplo, “Cruzada de los EE.UU. y la ONU contra el ‘tráfico sexual’”, Spartacist [Edición en español] No. 33, enero de 2005.)
¡Por un partido leninista-trotskista!
El régimen burgués argentino utiliza la retórica “antiimperialista” nacionalista y la nostalgia popular por el gobierno nacional-corporativista del general Juan Domingo Perón (especialmente a finales de los años 40 y principios de los 50) para mantener bajo su control a las masas trabajadoras. La oposición intransigente al nacionalismo burgués peronista, el cual ha llevado una y otra vez al desastre a los obreros y oprimidos argentinos, es crucial para romper estas ataduras. Pero desde el apoyo a las aventuras militares supuestamente “antiimperialistas” en las Malvinas/Falklands (ver Espartaco No. 35, junio de 2012) hasta su apoyo electoral a caudillos populistas como Evo Morales, la oposición al nacionalismo burgués es la última cosa que ofrecen los grupos seudotrotskistas que pueblan la izquierda argentina.
La necesidad candente hoy en día en Argentina es el forjamiento de un partido leninista-trotskista auténtico. Sólo un programa de internacionalismo revolucionario puede ofrecer un camino hacia delante a la clase obrera argentina. Los obreros y las masas oprimidas a través de América Latina deben ser ganados a los principios y el programa del internacionalismo proletario como fue representado por Marx, Engels, Lenin y Trotsky. Ésta es la perspectiva de la LCI: reforjar la IV Internacional, partido mundial de la revolución socialista.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/42/argentino.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.06.05 18:17 ShaunaDorothy ¡Abajo la Propuesta de Ley sobre los Tribunales Tradicionales! ¡Por la liberación de la mujer mediante la revolución socialista! ( 2 - 2 ) (Septiembre de 2013)

https://archive.is/rirsn
La opresión de la mujer, la tradición y la familia
Como administradores de la miseria capitalista del neo-apartheid, el CNA y otros dirigentes de la Alianza idealizan también las sociedades tribales, conciliando y promoviendo, por ejemplo, a los izangoma (médicos brujos) y a otros charlatanes eufemísticamente denominados “sanadores tradicionales”. El desastroso estado del sistema de salud pública —con hospitales públicos crónicamente atestados, cortos de personal y en un estado decrépito, a los que llegar siquiera es una ventaja— significa que, para muchos, los curanderos tradicionales son el único “servicio de salud” al que tendrán acceso jamás. Algunas mujeres acuden a ellos para abortar porque los abortos legales en los hospitales son inaccesibles. Estamos por el derecho de las mujeres al aborto gratuito y seguro para quien lo solicite. En oposición a la “medicina tradicional” muti y otras formas de la denominada “medicina alternativa”, defendemos la ciencia y la medicina científica, y nos oponemos a que los gobiernos subsidien o promuevan de cualquier otra manera a los curanderos tradicionales.
La promoción del atraso tradicionalista por parte del CNA ha tenido resultados desastrosos, como demuestra horripilantemente la política “negacionista del SIDA” del gobierno de Thabo Mbeki (una política que durante años contó con la complicidad de Zuma, segundo de Mbeki hasta 2005, al igual que de los dirigentes del PCS y el COSATU, hasta que finalmente se distanciaron de ésta). Un estudio de la Harvard School of Public Health demostró que unos 330 mil sudafricanos murieron de SIDA entre 2000 y 2005 porque no fue implementado un programa de tratamiento con antirretrovirales (ARV) a tiempo. La miserable ración de ayuda que destinó el sistema imperialista ávido de ganancias a Sudáfrica fue obstruida adicionalmente cuando Mbeki y otros líderes del CNA rechazaron la ciencia médica y bloquearon activamente la implementación de un programa basado en los ARV, promoviendo en cambio a los curanderos tradicionales y otros mercaderes de la muerte que empujan curas herbales y “naturales”. Como el VIH/SIDA es una enfermedad de transmisión sexual, su expansión ha sido impulsada desde siempre por el papel de subordinación de las mujeres. Siempre nos hemos opuesto a la charlatanería “negacionista” y seguimos exigiendo ARV gratuitos para todos los que los necesiten como parte de una lucha por servicios de salud gratuitos y de calidad para todos.
Además de promover la ignorancia y los prejuicios y supersticiones anticientíficos, los curanderos tradicionales son parte de la represiva estructura política que abarca desde el sangoma [chamán] en la comunidad hasta la Cámara de Líderes Tradicionales, parte del estado burgués. Una función primordial de esta estructura represiva es imponer la subordinación de la mujer frente al hombre, a través de la promoción y legitimación de prácticas patriarcales antimujer. Junto con el lobola y el ukuthwala, éstas incluyen pruebas de virginidad y ceremonias de iniciación como el uMemolo, en donde las mujeres jóvenes son enseñadas a servir a los hombres y entrenadas para transmitir la cultura tradicional a la siguiente generación.
Estas atrasadas prácticas tradicionales, remanentes de una cultura agrícola y esclavista, son un factor importante en la legitimación y promoción de la violencia contra las mujeres, que incluye uno de los más altos índices de violaciones reportadas en el mundo. Las mujeres más vulnerables son las que sufren más estas prácticas. Por ejemplo, los matones que practican el ukuthwala generalmente secuestran mujeres huérfanas o provenientes de familias pobres. Como sucede siempre en la sociedad de clases, las tradiciones y la cultura que son defendidas más aguerridamente son aquéllas que le son aceptables y beneficiosas a los ricos.
Fortalecer los tribunales tradicionales significa fortalecer esta represión de las mujeres. En muchos sistemas legales basados en las costumbres, las mujeres africanas tienen como guardianes a sus padres y, después del matrimonio, a sus maridos. No tienen capacidad de contratar nada sin el consentimiento de su guardián y no pueden presentarse en los tribunales sin la asistencia de éste. Están excluidas de los procesos políticos de las tribus y en ocasiones tampoco pueden acceder a la propiedad de la tierra. Tradicionalmente, las mujeres no son incluidas en las negociaciones del lobola: el consentimiento al sexo y otros derechos sexuales no están en manos de las mujeres mismas, sino de los miembros de su familia.
Comúnmente se piensa, de manera errónea, que la subordinación de la mujer al hombre, al igual que la familia patriarcal actual, existen desde siempre. Otra idea equivocada común, particularmente extendida entre los feministas y otros opositores de la opresión de la mujer desde el marco liberal burgués, es que la fuente de esta opresión son simplemente las ideas patriarcales atrasadas (particularmente las de los hombres). Por otro lado, los nacionalistas, en particular, hacen apología de la poligamia forzada, el lobola y otras prácticas antimujer presentándolas de manera idealizada como formas típicamente africanas de demostrar “respeto” entre las familias. Otra justificación para estas cosas argumenta que, dado que las mujeres con frecuencia tienen papeles importantes en las prácticas africanas tradicionales, éstas últimas no pueden resultar opresivas para las mujeres.
Como marxistas entendemos que la opresión de la mujer es material y que la idea de que las mujeres son inferiores a los hombres no es sino un reflejo de esa realidad material. Engels explicó que la opresión de la mujer tiene sus raíces en el desarrollo de la propiedad privada y la división de la sociedad en clases, ambas conectadas con el desarrollo de la familia. Las primeras sociedades humanas vivían una forma de “comunismo primitivo”. Esto significaba que los seres humanos cazaban y recolectaban apenas lo mínimo para sobrevivir y lo compartían de manera equitativa. La división del trabajo entre hombres y mujeres estaba basada en la realidad biológica del cuidado de los niños —es decir, las mujeres eran responsables de gestar y amamantar a los pequeños— y no implicaba un papel subordinado para las mujeres. La división del trabajo entre los sexos era igual y ambos producían para satisfacer sus necesidades vitales. Las funciones del hogar eran una responsabilidad común y colectiva.
Esta igualdad social primitiva desapareció cuando avances como el desarrollo de la agricultura le permitieron a los seres humanos producir más del mínimo para sobrevivir. Este excedente social se convirtió en propiedad de una minoría, formada por hombres, creando las primeras divisiones de clase en la sociedad. Esto llevó al desarrollo de la institución de la familia como un medio para transmitir la propiedad de una generación a otra. También ocasionó el surgimiento del estado, una organización de dominio utilizada por una clase para suprimir a otra.
La familia patriarcal decretó la monogamia para las mujeres, de modo que los hombres pudieran asegurarse que sus descendientes heredarían su propiedad. Esto dio fin a la familia comunal. De ese modo, las funciones de la familia, la crianza de los niños y el trabajo doméstico se volvieron actividades privadas y perdieron su carácter comunal. Las mujeres, confinadas al hogar individual, fueron aisladas de la producción social, que se volvió una esfera masculina. Como escribió Engels en El origen de la familia, la propiedad privada y el estado (1884): “El derrocamiento del derecho materno fue la gran derrota histórica del sexo femenino en todo el mundo. El hombre empuñó también las riendas en la casa; la mujer se vio degradada, convertida en la servidora, en la esclava de la lujuria del hombre, en un simple instrumento de reproducción”.
¿Cuál es, entonces, el papel de la familia para la gente que no tiene propiedad que transmitir? La familia bajo el capitalismo sirve además para criar a la siguiente generación para que trabaje en el campo, las fábricas y las minas, y para que sirva de carne de cañón en el ejército burgués. Sirve para entrenar a los jóvenes a obedecer a la autoridad, inculca el atraso religioso y actúa en general como freno de la conciencia social. De esta forma, la institución de la familia asegura que sea mantenido el dominio de clase de los capitalistas. La familia es la fuente principal de la opresión de la mujer, así como una unidad económica y social, baluarte de la reacción social junto con la religión organizada. Es, además, la fuente de la discriminación, la persecución legal y otras formas de opresión contra los homosexuales. A pesar de sus leyes liberales en el papel, Sudáfrica está plagada por un virulento fanatismo antigay, con frecuentes reportes de ataques asesinos contra gays y lesbianas, particularmente en los townships y las áreas rurales.
A diferencia de los feministas, que ven la liberación de la mujer exclusivamente como tarea de las mujeres, nosotros entendemos que la lucha por la igualdad de la mujer tiene que ser levantada como parte necesaria de la lucha por liberar a la clase obrera en su conjunto. Esto incluye la lucha por integrar a las mujeres a la producción social. Los sindicatos tienen que luchar por cuidado infantil gratuito disponible las 24 horas para todos; por la extensión de los derechos de licencia por maternidad para las trabajadoras; por anticonceptivos gratuitos y abortos seguros y gratuitos para quien los solicite; y por otras demandas para darle a las mujeres un mayor acceso a trabajos decentes y a la independencia financiera.
Luchar por estas demandas requiere de un combate político para remplazar a los actuales dirigentes sindicales procapitalistas —que, en el caso de los líderes del COSATU, subordinan directamente a la clase obrera a los capitalistas a través del frente popular nacionalista de la Alianza Tripartita— con una dirección clasista. El combate contra los falsos dirigentes procapitalistas en los sindicatos es una parte crucial de la lucha indispensable por forjar un partido revolucionario de vanguardia. Queremos abrir el camino para que las mujeres desempeñen un papel activo y dirigente en la clase obrera, que es la única con el poder social y el interés objetivo de derrocar el sistema capitalista.
La lucha por la liberación de la mujer, especialmente en los países de desarrollo capitalista atrasado como Sudáfrica, puede ser una importante fuerza motriz para la revolución socialista. Sudáfrica nunca experimentó una revolución democrático-burguesa. En cambio, la opresión capitalista fue impuesta por los colonizadores imperialistas sobre la estructura de las sociedades precapitalistas, dejando en su lugar y reforzando todo el atraso acumulado en esas sociedades, particularmente la brutal opresión de la mujer. Nos oponemos al “relativismo cultural” de los nacionalistas y otros que buscan justificar en nombre de la tradición prácticas barbáricas antimujer como la mutilación genital femenina y el matrimonio por secuestro, y buscamos poner fin a esas prácticas. No hay nada excepcionalmente africano en esas prácticas: por ejemplo, el lobola es una versión del precio de novia, practicado en sociedades de Asia y Europa en distintos periodos, y aun hoy en países como Afganistán.
Luchamos por la emancipación de la mujer a través de la revolución socialista. Buscamos deshacernos de la institución de la familia, fuente de la opresión de la mujer. Las funciones de la familia —el cuidado de los niños, el trabajo doméstico, etc.— no pueden ser simplemente abolidas, tienen que ser remplazadas por instituciones sociales. En una sociedad socialista, el estado obrero buscaría proporcionar cuidado infantil gratuito 24 horas al día, siete días a la semana, fácilmente accesible en casa o el trabajo, cocinas y lavanderías comunales y otras medidas que liberarían a las mujeres de la esclavitud doméstica y les permitirían participar en todos los niveles de la sociedad. Esto no es posible más que sobre la base de una economía socialista planificada, en la que la producción sea liberada de la anarquía y la irracionalidad, y sea organizada y operada para satisfacer las necesidades humanas y no la sed de ganancias.
“La revolución por etapas”: Traición contra las mujeres y el socialismo
El Partido Comunista de Sudáfrica dice oponerse a la Propuesta de Ley sobre los Tribunales Tradicionales. El año pasado, los delegados al XIII Congreso Nacional del Partido votaron por rechazarla categóricamente, tan sólo unos meses después de que el Comité Central del PCS emitiera una comedida declaración que llamaba a “discutirla más” y argumentaba: “Hay aspectos del sistema de Tribunales Tradicionales que son progresistas y deberían ser mantenidos, pero los aspectos que están en conflicto con los objetivos no sexistas, democráticos y de construcción de la nación de la Revolución Democrática Nacional deberían ser rechazados”. No es para sorprenderse, sin embargo, que nada de esto parece haber causado disturbio alguno en la armoniosa relación entre los dirigentes del PCS y el gobierno capitalista que busca aprobar la reaccionaria propuesta de ley —un gobierno del que son una parte prominente—. Por citar sólo un ejemplo, Yunus Carrim, miembro del politburó del PCS, es el asistente del ministro en el Departamento de Administración Corporativa y Asuntos Tradicionales, ¡precisamente el ministerio responsable de la propuesta de ley!
Los dirigentes del PCS tienen una larga historia de traicionar los intereses de la clase obrera en nombre del esquema menchevique/estalinista de la “revolución por etapas”, conocido en Sudáfrica como la “Revolución Democrática Nacional” (RDN). De acuerdo con este esquema, que sirve como justificación ideológica para la alianza histórica y la compenetración con el CNA, las condiciones actuales no están lo suficientemente maduras para el socialismo. Por eso, primero debe venir un bloque político con los nacionalistas burgueses “progresistas”. Después, en un futuro siempre lejano y jamás especificado, esto conducirá al socialismo. A través de la historia, la “segunda etapa” siempre ha sido en realidad el asesinato de los obreros y los comunistas a manos de los nacionalistas burgueses.
En 1964, el líder histórico del PCS Govan Mbeki escribió bonitas palabras denunciando a los líderes tradicionales: “Si los africanos han tenido jefes, es simplemente porque todas las sociedades humanas los han tenido en un punto u otro. Pero cuando un pueblo se ha desarrollado a tal grado que descarta a los jefes tribales, cuando su desarrollo social contradice la necesidad de una institución así, entonces obligarlo a mantenerla no es liberación sino esclavitud” (The Peasants’ Revolt [La revuelta de los campesinos]). Sin embargo, en nombre de la alianza de colaboración de clases con los nacionalistas “progresistas” del CNA, los dirigentes del PCS aceptaron toda clase de conciliaciones grotescas con los jefes tribales y aun ahora se encuentran entre los apologistas más rastreros del gobierno de la Propuesta de Ley sobre los Tribunales Tradicionales.
Para avanzar en su lucha, la clase obrera debe romper con la Alianza Tripartita y con la política reformista de colaboración de clases presentada bajo el nombre de Revolución Democrática Nacional. En oposición al esquema de la “revolución por etapas”, Spartacist/South Africa, sección de la Liga Comunista Internacional, está por el programa y la perspectiva de la revolución permanente desarrollados por el dirigente bolchevique León Trotsky. Ésta sostiene que, en los países de desarrollo capitalista atrasado, las tareas democráticas inconclusas, asociadas históricamente con las revoluciones burguesas, sólo pueden ser llevadas a cabo con la llegada al poder de la clase obrera. Una vez en el poder, la clase obrera deberá luchar por extender la revolución a los países capitalistas avanzados para asegurar la construcción exitosa del socialismo.
Sudáfrica es un caso particularmente dramático de la aplicabilidad de la revolución permanente de Trotsky: una sociedad única, en la que la colonización europea creó una fuerte superposición de las cuestiones raciales y de clase a través de la brutal superexplotación y supresión de la mayoría negra. Para enfatizar la conexión intrínseca entre la revolución socialista y la liberación nacional para la mayoría negra, y para combatir el dominio de la ideología nacionalista, lanzamos el llamado por un gobierno obrero centrado en los negros como una concretización de la revolución permanente. Un gobierno obrero centrado en los negros unificaría a los distintos grupos tribales y lingüísticos y le daría un papel activo y completos derechos democráticos a las minorías de color (coloured) e india, al igual que a los blancos que acepten un gobierno basado centralmente en los obreros negros.
Las medidas necesarias para desmantelar el racista sistema de trabajadores migrantes y para liberar a las mujeres de la esclavitud doméstica subrayan la necesidad vital de una perspectiva internacionalista. El desarrollo de las áreas rurales, los programas para proporcionar vivienda y cuidado infantil para todos, etc., todo ello dependerá para su éxito de la conexión con una economía socialista planificada internacional, lo que implica la extensión de la revolución socialista a los países capitalistas avanzados (imperialistas) en Norteamérica, Europa Occidental y Japón. En la lucha por este objetivo, buscamos construir un partido leninista revolucionario de vanguardia de la clase obrera que defenderá la causa de las masas urbanas ampliamente desempleadas, los sin tierra, los inmigrantes, las mujeres, los trabajadores agrícolas y todos los demás oprimidos bajo el capitalismo del neoapartheid.
¡Por nuevas revoluciones de Octubre!
Las mujeres negras desempeñaron un papel heroico en la lucha contra el apartheid, pero como esa lucha estaba dominada políticamente por el nacionalismo burgués, la liberación que ansiaban nunca llegó. Nuestro modelo positivo en la lucha por la liberación de la mujer es el Partido Bolchevique de Lenin y Trotsky. La Revolución de Octubre de 1917, dirigida por los bolcheviques, fue una confirmación dramática de la teoría de Trotsky de la revolución permanente. El gobierno revolucionario del joven estado obrero luchó por llevar a cabo el programa marxista para la liberación de la mujer. Inmediatamente removieron todas las trabas a la igualdad legal, otorgando a las mujeres el derecho al voto, rompiendo el control de la iglesia sobre el matrimonio y el divorcio y haciendo de éstos simples asuntos del registro civil. Los bolcheviques legalizaron el aborto, abrieron escuelas para alfabetizar a las niñas, prohibieron la discriminación contra los homosexuales y abolieron el concepto de los niños ilegítimos nacidos fuera del matrimonio.
Pero como explicó Lenin, estos cambios legales son sólo el primer paso en la liberación de la mujer. El segundo paso, más complicado, es sentar las bases materiales necesarias para remplazar en los hechos las funciones sociales de la familia y liberar a las mujeres del arduo trabajo doméstico. Los bolcheviques lucharon, pese a la escasez de recursos, para proporcionar servicios domésticos socializados a gran escala como un primer paso (ver “La Revolución Rusa y la emancipación de la mujer”, Spartacist (Edición en español) No. 34, noviembre de 2006, para una presentación más amplia de lo que hicieron los bolcheviques). Sin embargo, Rusia era un país capitalista atrasado y después de la revolución, el joven estado obrero estaba económicamente devastado, aislado y rodeado de potencias imperialistas hostiles. Lenin y Trotsky entendían que la clave para construir el socialismo en Rusia era la extensión internacional de la revolución obrera a los países capitalistas más avanzados, particularmente Alemania.
Esta perspectiva internacionalista revolucionaria fue más tarde pisoteada por una casta burocrática conservadora y nacionalmente estrecha, representada por Stalin, que llegó al poder a través de una contrarrevolución política e impulsó el programa utópico antimarxista del “socialismo en un solo país”. A pesar de la degeneración burocrática subsecuente y del mal gobierno estalinista, las conquistas obtenidas por el estado obrero soviético fueron enormes, especialmente para las mujeres. Los trotskistas defendimos a la Unión Soviética contra el imperialismo y la contrarrevolución capitalista, y luchamos por la revolución política proletaria para derrocar a la burocracia y regresar al estado obrero al camino de Lenin y Trotsky. Ésta es nuestra perspectiva hacia los estados obreros deformados que quedan hoy en día: China, Cuba, Laos, Corea del Norte y Vietnam.
Uno de los lugares en los que la Revolución Rusa tuvo un profundo impacto sobre las condiciones de la mujer fue el Asia Central soviética. En la época de la Revolución de Octubre, esta región era incluso más atrasada que Rusia, teniendo todavía un modo precapitalista de producción y marcada por la opresión de la mujer bajo la ley tradicional islámica. Los bolcheviques emprendieron trabajo sistemático entre estas mujeres, buscando ganarlas como aliadas y demostrar el potencial liberador del programa comunista a los pueblos de Oriente. Esto fue capturado por Trotsky en un discurso dado en abril de 1924, en celebración del tercer aniversario de la fundación de la Universidad Comunista para los Trabajadores de Oriente en Moscú:
“El sentido, la fuerza y la esencia del bolchevismo yacen en que se dirige no a los jefes obreros sino a la plebe, a los de abajo, a los millones y a los más oprimidos de los oprimidos... Esto, además, quiere decir que la mujer oriental, que es la más paralizada en su vida, sus hábitos y su creatividad, la esclava de los esclavos, que ella, habiéndose quitado el manto ante las exigencias de las nuevas relaciones económicas, se sentirá súbitamente libre de cualquier clase de puntal religioso; tendrá una sed apasionada de obtener nuevas ideas y una nueva conciencia para apreciar su nueva posición en la sociedad. Y no habrá mejor comunista en Oriente, ni mejor combatiente por las ideas de la revolución y del comunismo, que la mujer obrera que ha despertado (aplausos)”.
—“El comunismo y las mujeres de Oriente”, reimpreso en Spartacist (Edición en español) No. 35, agosto de 2008
Nosotros luchamos, en ese espíritu, por construir el partido revolucionario internacionalista necesario para conquistar nuevos Octubres aquí y alrededor del mundo.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/39/tribunales.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.06.05 09:21 ShaunaDorothy Moralismo antisexo en la izquierda - Maoístas beatos (Junio de 2013)

https://archive.is/JoSkZ
Espartaco No. 38 Junio de 2013
Moralismo antisexo en la izquierda
Maoístas beatos
(Mujer y Revolución)
El siguiente artículo ha sido traducido de las páginas juveniles, Young Spartacus, de Workers Vanguard No. 1020 (22 de marzo), periódico de nuestros camaradas de la Spartacist League/U.S.
Bob Avakian, dirigente del Revolutionary Communist Party (RCP, Partido Comunista Revolucionario) ha ordenado a sus acólitos que vuelvan a emprender la carga contra Playboy, las tiendas de pornografía, los table dance, Xtube y Cincuenta sombras de Grey, todos ellos declarados anatema. Estos maoístas puritanos, cargados de moralismo reaccionario en nombre de los “valores familiares”, han dado un giro escandaloso con su campaña “End Pornography and Patriarchy: The Enslavement and Degradation of Women” [Poner fin a la pornografía y el patriarcado: La esclavitud y degradación de las mujeres].
Desde 2012, el RCP ha utilizado vilmente el Día Internacional de la Mujer, una celebración proletaria, como plataforma para marchar en Nueva York y otras ciudades, denunciando los espectaculares que “tratan a las mujeres como objetos” y protestando contra las sex shops y los table dance locales. Puede verse a los miembros del RCP, en estrecha competencia con los cristianos evangélicos, repartiendo tarjetitas en las esquinas y las universidades con la orden “DEJA DE VER PORNO” porque “corrompe la humanidad de los que lo ven”. Los evangelizadores del RCP son bien conocidos por instar a los hombres que luchan por los derechos de las mujeres (por ejemplo, en las guardias de las clínicas de aborto o en manifestaciones por el derecho al aborto) a que confiesen sus hábitos anteriores de consumo pornográfico y no vuelvan a pecar.
La esencia de la campaña, dirigida por la portavoz del RCP Sunsara Taylor, está detallada en un “Llamado a la acción” de 2011. En este llamado afirman absurdamente que las imágenes pornográficas son la causa de violaciones, asesinatos y otros crímenes violentos contra las mujeres. Afirman que existe una “cultura de violación y pornografía” que refuerza “la esclavitud y la degradación de las mujeres”.
Siempre al tanto de los últimos acontecimientos, afirman que la cultura estadounidense se ha “pornificado” recientemente, ¡como evidencian el fenómeno nacional del (¡gulp!) “sexting” entre los adolescentes y la popularidad entre las mujeres de las clases de baile de tubo (pole dancing) en los gimnasios! Debajo de esta estupidez condescendiente y su mentalidad puritana y moralizante se encuentra la vieja basura de que “las mujeres son víctimas y es imposible que disfruten del sexo” (o del porno). Para esta policía moral neovictoriana, las “nuevas” transgresiones del porno incluyen el depósito de fluido seminal en el rostro de una dama, la penetración de orificios en un orden que no es del agrado del RCP y otras prácticas sexuales que denuncian en escabroso detalle.
¿Cuán pirado hay que estar para determinar (con gran precisión, faltaba más) cuáles posiciones, órganos, orificios y/o intercambios de fluidos son degradantes y abusivos y cuáles están basados en cambio en “el amor y el respeto mutuos”? Bastante, sin duda. De hecho, lo verdaderamente obsceno de todo esto son las declaraciones de Bob Avakian acerca de qué es “normal” y qué no. Si lo mantuvieran entre ellos, en sus casas de oración mientras su membresía se arrodilla frente al altar embrutecedor de los documentales de más de seis horas con los sermones de Avakian, no sentiríamos necesidad de comentar al respecto. El proselitismo del RCP, sin embargo, le hace el juego directamente a la muy real cacería de brujas antisexo del muy real estado capitalista.
Despotricando contra la pornografía, Avakian trivializa no sólo el aterrador crimen de la violación, sino también la historia racista estadounidense de asesinatos de gente negra a manos del Ku Klux Klan. Refiriéndose a las postales fotográficas de linchamientos que los partidarios del KKK circulaban a principios del siglo XX, Avakian afirma escandalosamente que la pornografía es “el equivalente de las ‘Postales de la horca’. Es un medio para minimizar y degradar a todas las mujeres”. Estas palabras inspiraron a los partidarios de Avakian a producir un póster grotesco que traza un equivalente entre las imágenes de los linchamientos racistas y las fotos pornográficas ¡e incluso una publicidad de Dolce & Gabbana! Esto demuestra una indiferencia despectiva hacia el terror del KKK, y no hace falta ser un marxista para sentirse completamente asqueado.
La reaccionaria campaña antisexo, que argumenta que la opresión de la mujer se debe a los “pensamientos impuros” y no al sistema capitalista de explotación, no podría estar más lejos del objetivo de liberar a las mujeres. ¡Traten de decirles a las mujeres de Arabia Saudita e Irán —donde la pornografía es ilegal— que su opresión se deriva de videos y revistas porno! La pornografía simplemente consta de imágenes y palabras destinadas a entretener. Refleja, y no hace más que reflejar, una parte del comportamiento humano. En esta sociedad capitalista, violenta e irracional, algunos de esos reflejos no son nada agradables. Pero no se puede transformar la sociedad cambiando las imágenes en una pantalla. Sólo la revolución socialista puede sentar la base económica para remplazar la institución de la familia —la principal fuente de opresión de la mujer— y garantizar auténtica libertad para las mujeres.
El RCP capitula al extendido atraso religioso que obliga a los jóvenes a sentir vergüenza, humillación, desprecio contra sí mismos y terror traumatizante como consecuencia de actividades que de otro modo serían consideradas placenteras. Arremedando al Vaticano, durante años el RCP llamó por “relaciones monógamas estables entre hombres y mujeres”. Incluso ahora lamentan el que los hombres “eviten o retrasen el matrimonio” y “busquen en cambio...gratificación sexual sin obligaciones, en encuentros casuales o a través de la pornografía y la prostitución” (“A Declaration: For Women’s Liberation and the Emancipation of All Humanity” [Una declaración: Por la liberación de la mujer y la emancipación de la humanidad entera], Revolution, 8 de marzo de 2009).
El RCP acompaña sus diatribas contra el porno con la consigna “¡Aborto para quien lo solicite y sin disculpas!”. Pero, en los hechos, esta organización hace causa común con aquéllos cuyo máximo deseo es la destrucción de Roe vs. Wade [la resolución judicial que hizo legal el aborto en Estados Unidos]. La campaña antiporno del RCP es notoriamente similar a la promesa de Michele Bachmann (del Tea Party Republicano) en 2011 de otorgar “protección humanitaria a las mujeres y a los frutos inocentes de la intimidad conyugal...contra el tráfico de personas, la esclavitud sexual, la seducción de la promiscuidad y todas las formas de pornografía, prostitución, infanticidio, aborto y otras formas de coerción e inocencia robada... Que Dios nos proteja”.
¡Gobierno fuera de las recámaras!
La sexualidad es personal, no política. Los que politizan la sexualidad son los gobernantes capitalistas, victimizando a aquéllos que se apartan de sus mandatos. Al tiempo que hacen llover muerte sobre los jóvenes afganos y pakistaníes, los gobernantes de EE.UU. están desatados en casa tratando de reglamentar la vida sexual de las personas en nombre de “proteger a los niños”. Por ejemplo: deteniendo adolescentes por distribución de “pornografía infantil” y de “materiales obscenos a menores” cuando coquetean intercambiando imágenes de ellos mismos desnudos; arrestando a los adultos que tienen relaciones con adolescentes; encarcelando a miles de hombres que ven imágenes clasificadas como pornografía infantil o que intercambian mensajes sexuales en los chats con jóvenes (o policías encubiertos haciéndose pasar por tales). El porno no destruye vidas, pero formar parte de un registro de criminales sexuales de por vida seguramente sí. ¡Abajo con las reaccionarias leyes antisexo! ¡Gobierno fuera de las recámaras!
Como dice el dicho en inglés: “La perversión no es más que lo que a ti no te atrae”. No es asunto de nadie más cómo le hace la gente para disfrutar un poco del sexo en esta existencia capitalista por lo demás miserable. Nos oponemos a todos los intentos puritanos de censurar la pornografía. De igual modo, nos oponemos a todas las leyes contra los “crímenes sin víctimas”, como la prostitución, el uso de drogas y las leyes de “edad de consentimiento”. Abogamos por el concepto del consentimiento efectivo, es decir, que mientras todas las partes involucradas estén de acuerdo en participar en algo, nadie más, y mucho menos el estado, tiene derecho a decirles que no pueden hacerlo.
Y, según el RCP, ¿quién va a imponer su campaña de abstinencia antiporno? En su “Llamado a la acción” explican en letras chiquitas que (¡desde luego!) no buscan establecer nuevas leyes para prohibir la pornografía. Pero hablar no cuesta nada. Una organización que no sólo no combate la censura, sino que incluso la promueve, es un peón del estado. Después de protestar contra una tienda de pornografía, el RCP y sus partidarios no pueden regresar al día siguiente a protestar contra su clausura por parte del estado y la reacción religiosa. Ya tomaron lado.
El Presidente Bob la reconoce cuando la ve
¿Dónde está la línea de lo que es demasiado “obsceno” para ser permitido? Como Potter Stewart, el juez de la Suprema Corte de EE.UU. que emitió su opinión sobre la pornografía en un caso de 1964, el Presidente Bob la reconoce cuando la ve. Con respecto a la lencería femenina —en particular las tangas— su reacción fue similar; su prensa las describe como “símbolos horrendos y encarnaciones de la degradación de la mujer” en la misma línea que las burkas. ¡Las burkas! Hace unos años, el RCP organizó una gira de presentaciones con el título “De la burka a la tanga”, donde afirmaban que la burka, un símbolo de opresión e instrumento de la reacción religiosa, era igual a una delgada pieza de ropa interior que muchas mujeres (y de hecho algunos hombres) disfrutan usar.
Estas tonterías le deben mucho al feminismo que, desde hace décadas, viene haciendo causa común con la derecha religiosa en una variedad de campañas para censurar la pornografía. Con sus llamados a “Poner fin al patriarcado”, el RCP despreciablemente le hace el juego a los feministas, promoviendo la noción idealista de que el cambio social se obtiene con persuasión moral y no con la lucha de clases. Contrario a la impresión generalizada, el feminismo no significa la liberación de la mujer. En cambio, traza la línea divisoria de la sociedad entre los géneros y no entre las clases y busca que las mujeres avancen hasta tener una mayor participación en el gobierno y las corporaciones en la cima del represivo sistema capitalista. La ideología burguesa del feminismo es un obstáculo a la verdadera emancipación de las mujeres.
En línea con su deshonrosa herencia maoísta-estalinista, el RCP promueve la familia. En la década de 1970, el RCP, entonces llamado Revolutionary Union (RU), denunciaba la homosexualidad —junto con la pornografía y la promiscuidad— como una enfermedad de la sociedad capitalista y prohibía la entrada de gays y lesbianas a su organización. Los predecesores del RCP escribieron en su declaración de 1974, “Position Paper of the Revolutionary Union on Homosexuality and Gay Liberation” [Declaración de posición de la Revolutionary Union con respecto a la homosexualidad y la liberación gay]: “La liberación gay es antiobrera y contrarrevolucionaria. Sus ataques contra la familia despojarían a los pobres y la clase obrera de la unidad social más viable para su lucha revolucionaria contra el sistema imperialista” (ver “RU on Homosexuals: Malicious Maoist Bigotry” [El RU sobre los homosexuales: Maliciosa intolerancia maoísta], Young Spartacus No. 26, noviembre de 1974). A esto siguieron sus diatribas en la década de 1980 contra el supuesto “estilo de vida autoindulgente” de los hombres homosexuales, entre otras muchas prácticas contra las que objetaban fuertemente, incluidos el sexo casual y la pornografía.
Para principios del siglo XXI, el RCP parece haber descubierto que sería difícil reclutar jóvenes activistas si seguía sonando como el fanático Rick Santorum [precandidato presidencial republicano en 2012]. En consecuencia, el RCP repudió su prohibición contra los homosexuales. Como hicimos notar más tarde en nuestro artículo “RCP: Anti-Gay Moralists Then and Now” [El RCP: Moralistas antigay de ayer y hoy] (WV No. 947, 20 de noviembre de 2009): “El actual entusiasmo del RCP por el matrimonio homosexual parece tener más que ver con su entusiasmo por forzar a la gente a entrar en la institución atrofiante del matrimonio monógamo, que con cualquier tipo de oposición a la opresión de los homosexuales”.
La posición en su Nuevo Borrador de Programa de 2001 puede haber marcado un cambio de línea, pero no un cambio de opinión. Hoy en día no ven “a la orientación homosexual o a la práctica de la homosexualidad en sí como algo que impida la emancipación de la mujer”. Y agregan: “La cultura gay masculina en la sociedad burguesa no se desvía del derecho masculino —y de hecho hay elementos de ésta que lo concentran—”. Palabra de Nuestro Señor Avakian: las relaciones homosexuales entre hombres siguen siendo demostraciones de machismo.
Hoy día, el RCP participa en la forma socialmente aceptada de intolerancia fanática contra los homosexuales: difamar a la North American Man/Boy Love Association (NAMBLA) como “abusadores de niños”. NAMBLA es una organización que llama por la despenalización de las relaciones sexuales consensuales entre hombres adultos y menores de edad (por ejemplo, el romance entre el galán televisivo Brian Kinney y un estudiante de secundaria en la primera temporada de la serie “Queer as Folk”).
La histeria contra la pedofilia es utilizada por el estado para justificar las más grotescas intervenciones en la vida privada de la gente —y especialmente para reglamentar el comportamiento de la juventud—. De manera despreciable, la enorme mayoría de las organizaciones gay y los grupos de izquierda se rehúsan a defender a NAMBLA, dejándola a merced del estado capitalista. En la Spartacist League estamos orgullosos de nuestra historia de defensa de NAMBLA y de oposición a las leyes de “edad de consentimiento” y todas las leyes que limiten la privacidad y la libertad sexual de los individuos que consienten.
Como dice la estrella porno Nina Hartley: “El deseo sexual es, por su naturaleza, desordenado, caótico, transgresivo y rompe barreras”. Hace ya más de 50 años, el doctor Alfred C. Kinsey desacreditó el mito prevaleciente de que las relaciones monógamas heterosexuales eran la norma en la sociedad. Después de entrevistar a casi 18 mil personas, su equipo demostró con un detalle irrefutable que 19 de cada 20 estadounidenses habían roto al menos una ley (adulterio, sodomía, etc.) al tener sexo. Aunque ya no abarcan una serie tan amplia de prácticas, las leyes antisexo de la actualidad siguen teniendo el propósito de restringir la sexualidad de la gente y de castigar cruelmente las transgresiones (ver “En defensa del sexo y la ciencia”, Espartaco No. 24, verano de 2005).
La familia: Principal fuente de opresión de la mujer
El RCP sigue los preceptos del líder chino Mao Zedong, que no sólo impulsaba el dogma nacionalista de construir el “socialismo en un solo país” sino que además promovía a la familia como un instrumento ideológico para apuntalar el dominio de la casta burocrática. La Revolución de 1949 contra el capitalismo transformó vidas y proporcionó oportunidades sin precedentes para las mujeres chinas que, en los tiempos anteriores a la revolución, apenas eran consideradas seres humanos. Sin embargo, permaneció, como lo puso el dirigente bolchevique León Trotsky en La revolución traicionada (1937) al describir a la burocracia soviética, la “filosofía de cura que dispone, además, del puño del gendarme”. Bajo el régimen de Mao, el divorcio era difícil de obtener, el sexo premarital era un crimen, la homosexualidad era vista como una “enfermedad” y se advertía en contra de la masturbación en los manuales de higiene distribuidos masivamente (ver “Maoism and the Family” [El maoísmo y la familia], Women and Revolution No. 7, otoño de 1974).
La ideología maoísta es el legado del estalinismo en la antigua Unión Soviética. La URSS emergió de una revolución obrera victoriosa en 1917 (a diferencia de China, donde un ejército campesino bajo las órdenes de Mao dirigió la revolución). Después de la contrarrevolución política de 1924 que usurpó el poder de manos de la clase obrera, la burocracia estalinista mantuvo y reforzó su dominio de casta parasitaria promoviendo el conservadurismo social y el respeto a la autoridad. Los burócratas desenterraron la vieja ideología burguesa del chovinismo gran ruso y el culto a la familia.
La glorificación estalinista-maoísta de la familia está totalmente contrapuesta a la lucha de V.I. Lenin y los bolcheviques por la liberación de la mujer, y a la historia entera del movimiento marxista. En El origen de la familia, la propiedad privada y el estado (1884), Friedrich Engels explica que la familia patrilineal monógama “Se funda en el predominio del hombre; su fin expreso es el de procrear hijos cuya paternidad sea indiscutible”. Bajo el capitalismo, la familia sigue siendo la principal fuente de opresión de la mujer y es crucial para asegurar que la propiedad burguesa sea transmitida de una generación a la siguiente a través de herederos “legítimos”.
Para la clase obrera, la familia nuclear implica procrear y criar a la siguiente generación de esclavos asalariados para la clase dominante, el tedio del trabajo doméstico, el cuidado de los ancianos y los enfermos, al igual que la impartición de la moral y la ideología burguesas necesarias para reforzar la obediencia a la autoridad. Es por eso que cualquier desviación, desde los derechos de los homosexuales hasta el derecho al aborto, es percibida como una amenaza contra la familia.
La opresiva institución de la familia no puede ser simplemente abolida. Es necesario remplazar a la familia como unidad económica y legal, como parte de la transición a una sociedad comunista sin clases. A través de la creación de instituciones alternativas que llevarían a cabo en forma colectiva el trabajo que actualmente hacen las mujeres en el hogar, aspiramos a emancipar a las mujeres del interminable tedio (como niñeras, cocineras, lavanderas, limpiadoras, etc., de tiempo completo) y del aislamiento social, cultural y político que les impone la estructura familiar. Para lograr esto, la clase obrera, con las mujeres como componente crucial, debe destruir el estado burgués y sentar las bases para una economía colectivizada y planificada. ¡Por la liberación de la mujer mediante la revolución socialista!
Tanto los obreros como las obreras sufren diariamente la violencia de la explotación capitalista: pobreza, hambre, enfermedades que no son atendidas, la falta de vivienda y el trabajo alienante. Pero el santurrón RCP quisiera hacernos creer que el principal problema que enfrenta la sociedad actualmente es la oposición entre mujeres “convertidas en objetos” y sus hermanos de clase que supuestamente “corrompen su humanidad” al disfrutar de imágenes que el Presidente Bob y Sunsara Taylor desaprueban.
Durante su (difunta) campaña World Can’t Wait [El mundo no puede esperar], la línea divisoria del RCP era entre el régimen supuestamente “fascista” de Bush y el mundo entero que no podía esperar a sacarlo de la presidencia para poner a los demócratas. Ahora tienen el mundo por el que lucharon: el dominio capitalista ejercido por el otro partido del enemigo de clase. ¿Y cuál es el resultado de los esfuerzos del RCP? Dos millones de personas que se pudren en las prisiones, 1.5 millones de inmigrantes deportados y miles de muertos en los ataques de los drones de Obama.
El denominador común es que el oportunista RCP, carente de cualquier tipo de brújula obrera, busca fuerzas de clase ajenas: por aquí el partido capitalista del enemigo de clase, por allá el ala antisexo de los feministas pequeñoburgueses, en todas partes la masa amorfa que llaman “el pueblo”. El RCP está listo para aceptar a quien sea o lo que sea excepto un eje proletario de clase. Mientras el RCP persiste con sus campañas reformistas y puritanas, la Spartacist League y sus auxiliares juveniles, los Spartacus Youth Clubs, llevan adelante la lucha programática por la liberación de la mujer mediante la revolución socialista.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/38/antisexo.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.06.01 23:07 baiDbai BATZEN, HAGAMOS POLÍTICA PARA QUE NO NOS LA HAGAN ELLOS.

Este manifiesto lo colgamos en plaza Euskadi, por la censura que hay en muchos círculos. https://www.facebook.com/Batzen-Ahal-Dugu-1645383615699439/
Adjuntamos un escrito “UN NUEVO MODELO PARA EL SIGLO XXI”, sobre temas candentes de la actualidad que, por encima de los criterios individuales, pueden servir para la reflexión y el contraste de opiniones. En 16 puntos se presentan hipótesis sobre las posibilidades de conquistar un Gobierno de cambio, lo positivo del acuerdo Unidos Podemos, la importancia de la transversalidad bien entendida, y de impulsar el programa de 50 puntos de la Convergencia donde [email protected] nos sentimos [email protected]. Igualmente se habla del papel de Podemos, la unidad popular, y de las confluencias en este panorama, así como la lucha para impedir la reversibilidad de los avances.
No se trata con este escrito, de buscar afinidades. Sus ideas pueden ser o no compartidas. Su objetivo es otro: fomentar el intercambio de ideas políticas. Es el modo de favorecer la comunicación y la relación entre quienes defendemos Podemos, y queremos que nuestro empoderamiento haga que este proyecto triunfe, y haga claudicar a la casta. Unidos si que Podemos.
Batzen 1 de Junio del 2016.
UN NUEVO MODELO PARA EL SIGLO XXI 16 CUESTIONES DE LA ACTUALIDAD A DEBATE.
1.- La repetición de Elecciones, primera experiencia desde el 78, puede ser interpretada erróneamente como un fracaso, pero de hecho muestra la incapacidad de las élites por hacerse con un Gobierno, bien por continuismo o por alternancia bipartidista, sistema que operaba de forma dominante y con pleno éxito. Es por lo tanto un momento de esperanza, y un indicio de que el cambio puede convertirse en realidad.
2.- Se pueden ganar las elecciones generales. Se puede lograr, aunque sea difícil, un Gobierno de progreso, y hay que intentarlo, aunque también es posible que se forme un Gobierno de coalición de derechas. En ambos casos, el cambio seguirá siendo tarea ardua, porque todo el entramado político-económico, la hegemonía ideológica, la fuerza de la costumbre, aunque ya se constatan indicios de cambio, está alimentado por el continuismo. La clave para que este empuje popular no se venga abajo, está en hacer del mismo, un proyecto ilusionante para esta sociedad post-hegemónica (no autoritaria) que sí desea un cambio.
3.- Toda la batalla actual y futura tiene como núcleo duro la lucha entre el hegemonismo de las élites y el post-hegemonismo que caracteriza la modernidad, por ser diversa. La dificultad de las élites en la crisis, nace de su necesidad por concentrar más poder, al no poder erigirse en hacedores del bienestar. Sus discursos se hacen más ideológicos y mono-temáticos. Más fundamentalistas, “conmigo o contra mí”. Sus prácticas, más encaminadas a provocar un “choque de trenes”. No aportan nuevas ideas, ni ofrecen debates. Todo lo reducen a descalificaciones, “bolivariano o extremista”. En estas prácticas caen también los dirigentes de partidos “reformadores”, en no pocas ocasiones.
4.- En realidad, tratan de imponer el pensamiento único, basada en simbologías y fidelidades a valores tradicionales, como la defensa de España, el anticomunismo, la razón, el orden, y la ley, como sustentadores de la democracia, frente a los independentismos y populismos. Este relato uniformista se mantiene firme en la esencia constitucionalista del 78, las políticas económicas de austeridad, porque cualquier cambio desembocaría en el caos y el “corralito”, como en Grecia o Venezuela. La derecha más influyente, sigue empeñada en evitar cualquier fisura, y su objetivo es crear miedo ante todo intento de cambio.
5.- Hacer que el discurso dominante sea incuestionable choca con el duro escenario del país real, donde el paro, la precariedad, la pobreza siguen ofreciendo un panorama insostenible. Igualmente, choca con una sociedad fragmentada por múltiples problemas, compleja, que necesita saber y conocer las raíces de sus males y las salidas a este caos permanente. Las respuestas de los partidos políticos, sea del PP, como de Cs, PSOE, o el PNV que son idénticas en lo fundamental, sobre todo en materia económica y de igualdad, se reafirman en que no existe otro camino, siguen sin aceptar la dura realidad de unos hechos que hablan por sí mismos. No reconocen que la vieja política ha fracasado. De ahí que sea preciso fomentar el debate, como arma política, sobre la situación y la necesidad de cambiar las políticas económicas y la Constitución para poder salir de este agujero. Es hora de hablar de los déficits, de los ingresos y de los gastos, del camino para crear empleo y revitalizar negocios de nuevo tipo y sostenibles.
6.- Si algo se aprendió, tras la Gran Depresión del 29, fue que hay instrumentos que permiten salir de la crisis. La economía de Singapur, nos permite entender que las economías pueden crecer más mediante buenas regulaciones. Japón ha sido un buen ejemplo para demostrar que con las políticas de austeridad no se sale de la recesión. En EEUU dejaron atrás la crisis gracias a programas de intervención del Estado que Europa no ha aplicado. La ruina de Europa, tras la II Guerra mundial fue superada gracias a políticas keynesianas. Los modelos desarrollistas han ayudado a muchos países, de diferentes tipos, en su desarrollo, como al propio EEUU, o a Ecuador. Volver al modelo neoclásico, y aplicarlo como receta global, como ha hecho el Gobierno de Rajoy, sin contar con aportaciones de otras escuelas más modernas, como la institucionalista, la conductista, la schumpeteriana o la austríaca es un error. Ante un mundo complejo, solo acertaremos, si preservamos la diversidad intelectual y si estimulamos la fertilización cruzada de ideas.
7.- Aún se nos dice que el mundo está dividido en dos bloques, el democrático y el socialista (o comunista). Esta es la gran mentira que se difunde a base de pequeñas dosis diarias de propaganda. El comunismo y el capitalismo puros como modelos reales no existen. Son simples ideas imaginarias, que se suelen defender en base a los conceptos de igualdad y de libertad. Por otra parte, se difunde la falsa idea de que el terrorismo es consecuencia de los Estados fallidos del mundo árabe, y el populismo caótico, derivado de la incompetencia de la sociedad sudamericana. Por último, África, se explota, y “no cuenta”. La idea dominante presenta el mundo como una guerra entre las fuerzas del bien, de la Democracia, que ha de ser defendida, y las fuerzas del mal, el resto. La realidad es bien diferente. Los modelos de países de “socialismo real”, como Rusia y China ya mostraron su agotamiento y fracaso, y el “capitalismo real” monopolista y de cárteles, como EEUU, se halla en franca decadencia, tratando de “auto-protegerse” mediante un modelo neoliberal que concentra poder y acapara excedentes. Es este fracaso lo que en gran medida impide la paz mundial. En el mundo real, además de estas grades potencias, hay innumerables países que no pueden ser alineados en bloques. Países que vienen creando y defendiendo sus propios modelos, donde hay libertades, operan los mercados y son regulados mediante instrumentos públicos, generando riqueza e igualdad. Nuestro reto actual no está en optar entre el capitalismo y el socialismo. El gran reto del siglo XXI es y será construir nuevos modelos, o mejorarlos, para que respondan a la complejidad de la sociedad actual.
8.- Al hilo de esta última idea, la elección entre capitalismo o el socialismo, también se nos inculca la idea de lealtad hacia grandes ideales como ser de derechas o de izquierdas, ser cristianos o ateos, demócratas o populistas, civilizados o extremistas. En estas batallas-trampa nos han metido y en ellas se van nuestras energías por los sumideros. Seguramente todos y todas, el 95% de la población, estamos de acuerdo en que el modelo que buscamos debe garantizar el empleo a toda persona que desee trabajar, un sueldo digno y una renta básica para quien no trabaje, una buena escuela pública y una buena sanidad (soluciones dignas para los refugiados), respeto y libertad de las personas, derecho ciudadano a votar sus diferencias y convivir con los resultados. También estaríamos de acuerdo con que se aplicaran medidas favorables al equilibrio ambiental y ecológico. Ya no se entiende la vida sin un respeto al medio ambiente. Hay países que alcanzan buenos niveles en estos temas, disfrutan del empleo y de una democracia cualificada. Aprender de los demás es conveniente, y crear un modelo propio es el camino.
9.- Aunar al 95% de la población, al 90%, o al 80%, no es fácil. Nadie puede planificarlo y hacerlo, pero es un objetivo necesario para lograr el cambio. Son muchas tendencias, sentimientos, o problemáticas diversas que se interponen a dicha tarea. La transversalidad (convergencia entre diferentes) puede lograrlo, y solo puede lograrlo mediante un programa común que fracture el sistema por sus puntos más débiles (como es el paro, o la precariedad), porque las fracturas abren vías de agua que hacen imparable el nuevo orden deseado. Le llamamos transversalidad, pero podemos llamarlo de otro modo: fraternidad, unidad popular, o pluralidad…, lo importante es que su significante incorpore lo que la ciudadanía reivindica, en cada momento, de forma colectiva. Y esta demanda no es estática, porque un pueblo en movimiento va tomando conciencia de lo que hay que hacer para construir un presente y un futuro. Hay quienes consideran la transversalidad o unidad popular, como un mero proyecto electoralista, como si las políticas anti-cíclicas para crear empleo, poner fin a la precariedad, e impulsar inversiones sostenibles fuera algo superfluo, y estático. Hay quienes consideran que la transversalidad es simplemente construir un bonito relato sin contenido, para unir gentes “buenas” al margen de programas. Ambas actitudes menosprecian los factores del cambio, que son más elementales que los grandes discursos, pero tienen más fuerza que dichos discursos. Recordemos que se hicieron revoluciones solo por “pan, paz y trabajo”. Para construir pueblo hay que ser transversal y por ello respetar, la diversidad de sentimientos, de creencias, de ideologías, identidades, lenguas, culturas, sexos, pensamientos…y dar cauce a su expresión libre. En la comunicación, en el cruce de ideas, en el debate y en el entendimiento se construye pueblo. En esta tarea se logra el mestizaje, la creatividad, la aceptación de lo que es correcto y diverso. Es el modo de librarse de las cadenas del pensamiento único dominante, y de ir dándole cuerpo a un modelo que responda a la modernidad, que es post-hegemonista (anti-autoritaria), y solidaria, signo de lo que la sociedad actual reclama para su presente y futuro.
10.- Podemos nació como una nueva realidad, de la efervescencia populista, cuya principal expresión fue el 15M. El desplome de la confianza social, se dio cuando la explosión de las burbujas financieras y urbanísticas dejó al descubierto la falta de creatividad de las élites y los “humillados”. De las que manejan los hilos del poder, puesto que estaban sumidas en el bucle de la corrupción, y de las que no lo manejan, por estar inmersas en el bucle de la “imitación” (estar conformes con los valores y las pautas hegemónicas del sistema). Una sociedad se derrumba cuando solo imita, no crea. El 15M nació del pensamiento del “no” (“nos decían que esto era Democracia y no lo es”), que es la base de la creatividad. Empezar de cero. Podemos nació de esa misma necesidad, aunque tuvo que caer en la imitación (como no podía ser de otra forma, al estar inmerso en un sistema que hegemoniza el pensamiento). El jacobinismo es una herencia que debe ser apartada de cuajo. La experiencia, en cambio, dio a Podemos las claves para ir superando esta limitación, al sellar un acuerdo con las naciones históricas, y posteriormente con IU. También al abordar la relación con la socialdemocracia como una oportunidad, no algo a destruir, para someter las ideas propias al tamiz del debate. Estos grandes avances en la construcción de la transversalidad por parte de Podemos, pueden y deben tener sus efectos en la tarea aun pendiente, de crear una organización interna, plural y democrática, donde la igualdad de oportunidades y la participación haga que las personas sientan que el proyecto colectivo sea real y profundo.
11.- “Unidos Podemos”, es un paso muy positivo e ilusionante. Observamos, de todos modos, que los miedos juegan fuerte. Hay quienes posicionan a Podemos más a la izquierda después del acuerdo. Hay quienes lo posicionan más a la derecha. También hubo miedos que consideraron el acuerdo con Ada Colau y el reconocimiento del derecho a consulta como claudicación al nacionalismo periférico. También los que creen que tender la mano a la socialdemocracia es una pérdida de tiempo, o una cesión injustificada. Hablamos de esquematismos y de miedos, que son comprensibles. Todo movimiento político entraña riesgos, y los riesgos generan miedos. La vida, en cambio, nos enseña que si no se apuesta no se avanza, máxime en una realidad compleja que requiere soluciones complejas, no puras o tranquilizadoras. Como la vida misma, los populismos se construyen desde cero, no “imitan”, se rebelan. Es nuestra responsabilidad convertir la rebeldía en mayorías, y para esto falta mucho, cuando aún un 70% de la sociedad, que serán aliados, necesita verlo claro.
12.- Conquistar al 95% de la población para el cambio es, por lo tanto, nuestro reto. Nuestro mayor problema es el poder que se nutre de la ideología, del dinero, de las relaciones mediáticas, y viceversa. Pero este poder es el Poder exterior, el de las instituciones vertebradoras, sea la monarquía, el ejército, la iglesia, la prensa o la tradición, que sustentan un orden jerarquizado. Hay otro poder que debe ser considerado, el que nos corresponde como individuos. Cuando el Poder con mayúsculas se siente amenazado y se niega a ceder terreno, se muestra inflexible, autoritario y “auto-protector” ante la complejidad de los acontecimientos. Los individuos como “imitadores” de valores del sistema, también desarrollamos ese instinto y nos convertimos en pequeños sub-poderes que reproducen y refuerzan el “yo auto-protector”. Ese papel del sujeto es la base en la que se sustenta el Poder externo que se perpetúa mediante la “repetición o imitación”, y la no creación. De este modo, en vez de ser transmisores de la equidad, como parte del colectivo, nos convertimos en factores de división, y portadores de nuestra propia “verdad”, olvidándonos que el pueblo sólo se construye como alternativa post-hegemónica (no autoritaria).
13.- Se construye pueblo desde el movimiento, desde el protagonismo ciudadano. Podemos ha de ser un instrumento para que eso sea garantizado. De ahí que un Proyecto como Podemos, ha de respetar y defender aquellos movimientos que forman parte de este progreso, aunque sus programas sean parciales en relación a los ejes del cambio, tales como el feminismo, antimilitarismo, voluntariado, el ecologismo, “zure esku dago”, el animalismo, y demás formas de expresión en defensa de derechos. La transversalidad se hace en la base, en los centros deportivos, sociedades, hogares…o la calle, en el apoyo a estos movimientos. Las cúpulas de los partidos, más que transversalidad, lo que hacen es alianzas programáticas. La cuestión esencial es que estos acuerdos no dejen fuera a los sectores más golpeados por la crisis, como [email protected] [email protected], las personas bajo el umbral de la pobreza y [email protected] [email protected] del sistema.
14.- Nuestro objetivo inmediato es conquistar un Gobierno estatal de progreso. Y en plazo corto un Gobierno Vasco de progreso. Habrá que hacer alianzas y solo hay dos caminos. O aplicar las políticas neoliberales de estos años, o realizar un cambio real, mediante políticas que fortalezcan la competitividad por arriba, mediante I+D, y no mediante recortes por abajo. El programa de Cs promueve el continuismo del PP, y el del PSOE anda a caballo entre estos y el cambio. En la cuestión del programa de Gobierno no se puede jugar. Cualquier indecisión implicaría un fracaso. Es evidente que el programa de Podemos es nítido, transversal y realizable, por más que traten de desprestigiarlo. El nudo gordiano está en el déficit, y en las políticas de empleo. Faltan ingresos y gastos. Se logran ingresos poniendo fin a la corrupción, evitando la evasión fiscal, y con una reforma tributaria. El tema del déficit depende de nuestras negociaciones con la UE, y hay que confiar que esto puede permitirnos lograr tiempo para el cambio. Podríamos iniciar políticas anti-cíclicas con resultados muy esperanzadores. El nudo gordiano no es la economía sino hacer que la democracia se haga valer para reorientarla. Hay que hablar con claridad a la ciudadanía respecto a la importancia de negociar con Europa y la necesidad de mantenernos unidos y firmes, porque continuar con las políticas de austeridad y llevar a efecto más recortes es entrar en un agujero negro sin fin. En todo caso, interesa que el debate sobre esta cuestión se ponga en nuestra hoja de ruta para desarbolar las falacias de la política de los Gobiernos serviles a la troika. En el País Vasco, no habrá Gobierno de progreso si no descubrimos la gran mentira que significa el pacto del PNV y PSE, que refuerza la austeridad y la desigualdad en la ciudadanía vasca. No lo habrá si el futuro Gobierno vasco se sigue constituyendo bajo el liderazgo del PNV. Sea cual sea el resultado de las elecciones generales, lo cierto es que las fuerzas inmovilistas seguirán su ofensiva a la contra. La irreversibilidad implica mantener el rumbo, desmentir los ataques, elevar el discurso político, desentrañar el fondo de la cuestión que no es más que el descarado robo que se hace a la ciudadanía por unos pocos privilegiados.
15.- Europa se está fragmentando. La burocracia, los intereses corporativos, y la moneda común dividen a este proyecto que fue ilusionante en su día. Los objetivos del cambio en el Estado español están íntimamente ligados a la necesidad de lograr una Europa transparente (que renuncie a negociar tratados ocultos), abierta, una Europa que escuche y que sea solidaria. La política impuesta al pueblo griego por parte de la troika sigue fracasando, y este fracaso no es culpa de una sola de las partes. Los problemas de los países miembros de Europa solo pueden tener solución en base a un acuerdo entre acreedores y deudores. La Deuda ha de ser tratada en un foro común, y el modo de hacer frente a la misma ha de ser consensuada. No habrá una Europa nueva si no hay cambio en las políticas de cada país en el sentido progresista. El logro de Gobiernos progresistas tendrá éxito si van acompañados de políticas de fraternidad con países hermanos, en especial con aquéllos que más sufren en el marco europeo. El apoyo al Movimiento Diem 25, “Democratizar Europa o abolir la UE”, va en este mismo camino.
16.- La explosión populista en la que vivimos, que cuestiona el orden establecido, es virgen (como todos los populismos). Nace como reacción al neoliberalismo, y parte desde la nada, por eso puede ser creativo. El populismo es como una ola que crece, pero en algún momento tiene su momento de decrecimiento. Este es un hecho inevitable. Lo importante es que su fuerza transcienda en un modelo social y político coherente y consistente, de tal modo que en horas bajas, queden consolidados la mayoría de los avances logrados en los momentos álgidos. El populismo, por lo tanto, es inmaduro, aunque cuestiona el viejo orden, y no llega a verificar, por sí mismo, su propia maduración. Se auto-protege, se auto-justifica, en base a la existencia de un enemigo exterior, por su incapacidad de definir su papel en el capitalismo global. Su estrategia es pedir más poder para lograr una libertad futura, ausente en el presente. Las demandas concatenadas forman un bucle que genera una huida sin fin. Su madurez solo puede transcender de la propia ciudadanía, personas libres para construir su propio modelo de forma soberana, basado en Instituciones nuevas, no “repetitivas”, y de éxito. Si algo ha de caracterizar el nuevo modelo (1) es que sea fruto de la libertad creativa y de la capacidad de inventar una arquitectura constitucional nueva, con real división de poderes, de reconocimiento de la plurinacionalidad, con nuevas leyes electorales, escrupulosamente democráticas, de transparencia, de justicia y de partidos políticos. Un modelo con nuevas reglas de juego para una sociedad compleja, en el que la colaboración entre las empresas privadas, las instituciones públicas y la universidad estén motivadas por una reorientación del modelo productivo. Un Gobierno Provisional y un proceso constituyente, llegarán a ser necesarios. La clave es la comunicación y el debate, sin que nadie sea [email protected]. Es la palabra, el arma que nos permitirá la construcción de un orden nuevo.
(1). No damos nombre al modelo porque no añade nada que permita orientarnos. Dicho modelo tendrá, sin duda alguna, mucho del republicanismo, también del socialismo, y sin duda, del capitalismo. Es una hipótesis que parte del hecho de que la democracia, la igualdad y el mérito, serán elementos que incorpore el modelo, así como el mercado y la regulación. El modo y la forma que adopten forman parte de la creatividad social.
Batzen Ahal dugu
submitted by baiDbai to PlazaEuskadi [link] [comments]


2016.05.24 13:11 ShaunaDorothy Contra el "tortillazo" de Calderón y los consorcios maiceros: ¡Abajo el TLC! ¡Expropiar a los magnates del maíz! ¡Por movilizaciones obreras contra el hambre y la represión! (2 - 2) (Primavera de 2007)

https://archive.is/nUykZ
La revolución permanente y la defensa de la industria energética nacionalizada
México presenta un desarrollo desigual y combinado del capitalismo, en donde las técnicas más modernas de producción industrial conviven con el atraso ancestral del campo. La burguesía de los países subyugados por el imperialismo es incapaz siquiera de llevar a cabo tareas democrático-burguesas, tales como la emancipación nacional, la revolución agraria y la democracia política, históricamente asociadas con las revoluciones burguesas como la francesa de 1789. El revolucionario ruso León Trotsky describió la debilidad de esta clase:
“…la presión del imperialismo extranjero altera y distorsiona tanto la estructura económica y política de esos países que la burguesía nacional (aun en los países políticamente independientes de Sudamérica) no alcanza más que parcialmente el nivel de clase dominante. La presión del imperialismo en los países atrasados no cambia, es verdad, su carácter social básico, ya que opresor y oprimido no representan más que diferentes grados de desarrollo de una misma sociedad burguesa… La burguesía de los países coloniales y semicoloniales es una clase semioprimida, semidominante...”
—“Simultáneamente clase dominante y oprimida” (1937)
Los espartaquistas nos basamos en la perspectiva de la revolución permanente desarrollada por Trotsky y vindicada en la práctica por la Revolución Rusa de 1917. El cumplimiento cabal de las tareas democrático-burguesas sólo es posible, en nuestra época, bajo el dominio del proletariado. Pero, una vez en el poder, la clase obrera no podrá reducirse a la consecución de estas tareas, sino que pasaría inmediatamente a las tareas socialistas, colectivistas, de la revolución. De esta forma adquiere la revolución su carácter permanente. Así, las sentidas demandas democrático-burguesas de la población se convierten en una fuerza motriz de la revolución socialista.
Nos oponemos al TLC y defendemos la industria energética nacionalizada —especial pero no únicamente el petróleo— como medidas elementales de autodefensa de un país semicolonial contra los imperialistas. Las nacionalizaciones del sector energético fueron una conquista crucial para este país. Como grandes capas de la población se dan perfecta cuenta, la privatización del petróleo significaría incluso una mayor subyugación por parte de los imperialistas, en particular los estadounidenses.
Hasta marzo de 1938, la industria petrolera en México era propiedad de los imperialistas británicos, estadounidenses y holandeses. Tras la expropiación cardenista, los magnates petroleros —especialmente los británicos, que contaban con el respaldo de “Su Majestad”— impusieron un boicot al crudo mexicano y de hecho instigaron la rebelión derechista del general Cedillo contra Cárdenas. Trotsky apeló al internacionalismo proletario para movilizar a los obreros británicos en defensa de la expropiación mexicana contra sus propios gobernantes imperialistas. Como escribió Trotsky:
“La expropiación del petróleo no es ni comunismo ni socialismo: es una medida profundamente progresiva de autodefensa nacional…
“Sin abandonar su propia fisonomía, toda organización obrera del mundo entero, y ante todo de Gran Bretaña, tiene la obligación de atacar implacablemente a los bandidos imperialistas, su diplomacia, su prensa y sus lacayos fascistas. La causa de México, como la de España, como la de China, es la causa de toda la clase obrera del mundo. La lucha planteada alrededor del petróleo mexicano es una de las escaramuzas de vanguardia de los combates futuros entre oprimidos y opresores.”
—“México y el imperialismo británico” (1938)
Hoy son los imperialistas estadounidenses quienes revolotean como aves de rapiña en torno a PEMEX. Una de las razones principales de la reciente visita de Bush a México era insistir en la apertura al “capital privado para expandir la producción de PEMEX” (La Jornada, 11 de marzo). Los obreros estadounidenses tienen el deber internacionalista de defender la industria petrolera nacionalizada mexicana contra los rapaces designios de Bush y su parvada imperialista.
¡Por un gobierno obrero y campesino!
El campesinado es una capa heterogénea de la pequeña burguesía que no puede desempeñar un papel político independiente como clase. Su actividad productiva es individual y se basa en la propiedad privada de una porción de tierra, y por tanto los campesinos compiten económicamente entre sí. El campesinado no cuenta con el interés objetivo de clase, ni con la cohesión ni con el poder social que tiene la clase obrera para derrocar a la burguesía e instaurar su propio gobierno. Especialmente a raíz de la entrada en vigor del TLC, el campo mexicano ha sido en gran medida devastado, con grandes masas de campesinos echados de sus tierras ante la incapacidad de competir con los grandes agribusinesses estadounidenses y mexicanos. Los campesinos pobres y las grandes masas urbanas depauperadas son el principal aliado potencial del proletariado en la revolución socialista.
La clase obrera industrial debe ponerse al frente de los demás sectores oprimidos de la sociedad y luchar, junto con comités de proletarios agrícolas y campesinos, por subsidios en forma de maquinaria, tractores, sistemas de riego, créditos agrícolas, así como granos de calidad. Empleos bien remunerados, educación bilingüe y de calidad a todos los niveles, un sistema de obras públicas para proporcionar servicios básicos y médicos en las regiones indígenas más atrasadas del campo deben ser demandas básicas del movimiento obrero.
La consigna por la llamada “soberanía alimentaria”, planteada especialmente por la UNT y una miríada de organizaciones campesinas, resuena por todos lados. Esta demanda tiene un carácter defensivo, pues se plantea en el contexto de la devastación del campo por el TLC y la creciente subyugación a los imperialistas. Sin embargo, nosotros no la levantamos. Según la Unión Nacional de Organizaciones Regionales Campesinas Autónomas (UNORCA), la soberanía alimentaria significa “la libre determinación de los pueblos para definir sus políticas agrícolas y silvícolas; luchando por sacar a la agricultura y la alimentación de la Organización Mundial del Comercio, así como de cualquier tratado comercial internacional que vulnere nuestra soberanía.” En el centro de sus demandas está “promover el desarrollo rural integral y sustentable con la implementación de nuevas Políticas Públicas, programas, instrumentos y reformas institucionales que fomenten y protejan la capacidad de producir, industrializar, distribuir y comercializar los productos estratégicos para la alimentación de los mexicanos, con base en los pequeños productores campesinos, como condición de la soberanía alimentaria.” Así, detrás de la demanda por “soberanía alimentaria” está un marco reaccionario y utópico de regresar a la agricultura campesina a pequeña escala dentro de los marcos del capitalismo nacional.
En contraposición a los nacional-populistas, los marxistas entendemos que el hambre sólo puede ser eliminada en el contexto de una división internacional del trabajo en una economía socialista planificada, lo cual requiere el derrocamiento global del capitalismo. Perpetuar la existencia de un campesinado miserable y cultural y técnicamente atrasado es reaccionario. Los marxistas luchamos por la modernización del campo. Un gobierno obrero y campesino —la dictadura del proletariado apoyada por el campesinado pobre, en la que juntos dirigirán los destinos del país a través de los soviets o consejos— se esforzaría por cumplir estas metas expropiando todos los modernos agribusinesses del norte y el Bajío, transformándolos en granjas estatales. Al mismo tiempo, procuraría convencer, mediante el ejemplo, a los campesinos pobres del sur y el centro de las ventajas de la gran explotación colectiva tecnificada sobre las pequeñas parcelas familiares. El destino de los campesinos pobres, es decir, su desaparición en medio de la opresión y la miseria capitalistas o su transformación en una clase de proletarios agrícolas en un campo modernizado, depende del triunfo de la revolución proletaria y su extensión internacional.
¡Por el internacionalismo proletario!
México, aun tras la revolución proletaria, no puede alcanzar solo los niveles de vida de un país del primer mundo. La modernización del campo, por ejemplo, requeriría un nivel científico y tecnológico mucho más alto del que México posee. La supervivencia inmediata misma de un México obrero dependerá de la ayuda de nuestros hermanos de clase estadounidenses. Al mismo tiempo, una revolución socialista en México resonaría por toda América y galvanizaría al poderoso proletariado multirracial estadounidense. Trotsky explicó en sus “Tesis fundamentales” de La revolución permanente (1931):
“El triunfo de la revolución socialista es inconcebible dentro de las fronteras nacionales de un país. Una de las causas fundamentales de la crisis de la sociedad burguesa consiste en que las fuerzas productivas creadas por ella no pueden conciliarse ya con los límites del estado nacional. De aquí se originan las guerras imperialistas, de una parte, y la utopía burguesa de los Estados Unidos de Europa [hoy día, el bloque imperialista de la Unión Europea], de otra. La revolución socialista empieza en la palestra nacional, se desarrolla en la internacional y llega a su término y remate en la mundial. Por lo tanto, la revolución socialista se convierte en permanente en un sentido nuevo y más amplio de la palabra: en el sentido de que sólo se consuma con la victoria definitiva de la nueva sociedad en todo el planeta.”
Muchos ven incorrectamente a EE.UU. como una masa reaccionaria e imperialista homogénea —una visión basada en el nacionalismo burgués impulsado prominentemente por el PRD—. Pero los Estados Unidos son una sociedad dividida en clases. Las clases obreras y los oprimidos de México y los EE.UU. tienen un interés común en una revolución socialista en “el norte”. Nuestros camaradas estadounidenses luchan por movilizar a la poderosa y multirracial clase obrera estadounidense en oposición a los designios del imperialismo yanqui, oponiéndose tajantemente a la ocupación colonial de Irak, a la presencia de tropas imperialistas en el Medio Oriente y a la amenaza imperialista de EE.UU. sobre los estados obreros deformados chino y norcoreano. Nuestros camaradas en EE.UU. luchan por plenos derechos de ciudadanía para los inmigrantes como una forma concreta de crear vínculos de solidaridad entre ambos proletariados, todo bajo una perspectiva de lucha de clases independiente de los partidos burgueses republicano y demócrata.
En 1991 la Spartacist League/U.S., la Trotskyist League of Canada/Ligue trotskyste du Canada y el Grupo Espartaquista de México, todas secciones de la Liga Comunista Internacional, emitieron una declaración titulada: “Alto al TLC, rapiña de México por el imperialismo [de] EE.UU.” Ésta explica que “la lucha por la revolución obrera en México y Estados Unidos está directamente ligada, entre otras cosas, por el puente humano de millones de trabajadores mexicanos y centroamericanos que se han ido ‘pa’l norte’” y llama “a los trabajadores mexicanos, estadounidenses y canadienses a oponerse conjuntamente a este pacto antiobrero”. ¡Abajo el TLC! ¡Por lucha de clases conjunta en ambos lados de la frontera! ¡Por la revolución socialista en toda América!
¡Por una dirección clasista! ¡Forjar un partido obrero revolucionario, tribuno del pueblo!
Está claro que los obreros mexicanos quieren luchar. Pero sus actuales direcciones los subordinan a la burguesía, ya sea mediante la ideología nacionalista o la represión abierta. Como excusa para no movilizar a sus bases para la manifestación contra la carestía del 31 de enero, un vocero de los sindicatos corporativistas agrupados en la CTM e históricamente afiliados con el PRI argumentó que hay que “darle tiempo” a Calderón para ver si sus medidas económicas “funcionan”. La CTM y el CT se rehusaron a participar una vez confirmado que AMLO iba a marchar, y después propusieron un sistema de “crédito al salario”. Esta medida lo único que haría sería endeudar a los obreros con la patronal. Se requiere elevar el poder adquisitivo de los trabajadores, no encadenarlos de por vida a sus explotadores mediante préstamos chupasangre.
Por su parte, los sindicatos “independientes” de la UNT y el SME, políticamente alineados con el PRD, marcharon el 31 de enero bajo un pliego de nueve demandas codificadas en la “Declaración del Zócalo”, las cuales reflejan claramente el programa populista burgués del PRD. Además de exigir apoyos al campo, aumento salarial de emergencia, así como la creación de empleos formales —demandas que se dirigen a necesidades elementales y que apoyamos—, la declaración llama a “renegociar” y no a acabar con el TLC y apela a crear un “gran acuerdo nacional” sobre la base de la “unidad social”, como si no hubiera divisiones de clase en México. Las burocracias sindicales quieren unir a las masas empobrecidas con la gente que está tratando de matarlas de hambre. Esto es el nacionalismo burgués: ilusiones en la falsa unidad de explotados con explotadores sobre la base de un supuesto interés común en sacar a “la patria” adelante.
Los espartaquistas luchamos por remplazar a las burocracias procapitalistas con una dirección clasista y por transformar a los sindicatos en órganos del movimiento revolucionario proletario. Como León Trotsky explicó en 1940: “La primera consigna de esta lucha es: independencia total e incondicional de los sindicatos con respecto al estado capitalista.”
Esta lucha y la lucha por la democracia sindical no pueden separarse pues de la lucha por una dirección revolucionaria —un partido obrero revolucionario leninista-trotskista, parte de una IV Internacional reforjada, el partido mundial de la revolución socialista—. Un partido bolchevique es el instrumento fundamental para llevar la conciencia política al proletariado, la principal fuerza ofensiva y conductora a través de la cual la clase obrera puede realizar y consolidar la revolución socialista. Como explicó Trotsky: “No puede triunfar la revolución proletaria sin el partido, aparte del partido, al encuentro del partido o por un sucedáneo del partido” (Lecciones de Octubre, 1924).
El socialista utópico francés Fourier señaló que “el grado de emancipación de las mujeres es la medida natural de la emancipación general”. Las revoluciones burguesas, como la Revolución Francesa de 1789, limpiaron de instituciones feudales el camino del desarrollo capitalista, remplazaron las relaciones sociales basadas en obligaciones y privilegios con otras basadas en la igualdad contractual, y de ese modo tuvieron un profundo efecto en la familia. La condición de la mujer en los países capitalistas más avanzados muestra los limites de libertad y progreso social bajo el capitalismo. Por otro lado, el carácter atrasado del desarrollo capitalista en México, su pasado colonial y su subyugación al imperialismo se reflejan en enraizadas manifestaciones de atraso social. Perredistas y representantes de otros partidos en la Asamblea Legislativa del D.F. han presentado una propuesta para despenalizar el aborto hasta doce semanas de embarazo cuando la mujer interesada aduzca pobreza y para que pueda decidir cuántos hijos tener. En respuesta, la archirreaccionaria iglesia católica está convocando movilizaciones para impedir su aprobación. Los espartaquistas estamos a favor de esta reforma parcial y luchamos por el derecho al aborto libre y gratuito, por la liberación de la mujer mediante la revolución socialista y por plenos derechos para los homosexuales.
La ancestral opresión racista antiindígena deriva de la brutalidad colonial, cuando la decadente corona española se mantenía viva con base en los inmensos cargamentos de plata y oro obtenidos mediante la superexplotación de la población nativa. El machismo, la homofobia, el racismo antiindígena y el antisemitismo son ideologías burguesas que sirven para justificar la opresión concreta y dividir a los oprimidos. Un partido revolucionario actuaría, en palabras de Lenin, como “el tribuno del pueblo”. Al combatir toda muestra de opresión y atraso social, el partido proletario encarna el ideal del marxismo revolucionario: la emancipación de la humanidad entera a través de la emancipación del proletariado.
El populismo pequeñoburgués radical del EZLN y la APPO
En el contexto de la horrible miseria y la brutal opresión a la que están sujetos los indígenas del país, el EZLN ha sido muy atractivo para algunos que se oponen a la devastación capitalista. Además, sus críticas al PRD durante el circo electoral fueron un polo de atracción para muchos jóvenes. Así, la Sexta Declaración zapatista habla de que “el problema del país no es un partido, sino el sistema capitalista”, al cual “tenemos que transformar” (La Jornada, 15 de enero de 2006). Pero no hay nada en la Sexta dirigido a derrocar el capitalismo; sus demandas son por reformas democráticas como, principalmente, una nueva constitución “que reconozca los derechos y libertades del pueblo, y defienda al débil frente al poderoso”. Es utópico pensar que mediante nueva legislación se pueda reformar el estado capitalista para ponerlo al servicio de los explotados y oprimidos. Se requiere la revolución obrera que abola la propiedad privada.
Por otro lado, la combatividad de la APPO, surgida como la aliada de los maestros de la Sección 22 del SNTE que estuvieron en huelga por más de seis meses, también galvanizó a quienes quieren luchar contra este vil y corrupto régimen. Sus barricadas —que les daban control de una parte importante de la ciudad de Oaxaca— y sus constantes combates contra la policía eran una fuente de inspiración para muchos jóvenes que quieren algo más que las fraudulentas contiendas electorales y la farsa parlamentaria. Pero su lucha no iba más allá de la demanda por la destitución del gobernador-verdugo Ulises Ruiz. Así, aunque al principio habían llamado por un boicot electoral, los dirigentes de la APPO y de la Sección 22 terminaron por llamar por el voto a AMLO.
El populismo niega la división fundamental de la sociedad de clases entre el proletariado y la burguesía, sustituyéndola por una división simplista entre meros ricos y pobres y negando así el papel central de la clase obrera como el agente fundamental del cambio social. De hecho, los zapatistas surgieron en 1994 en rechazo explícito de la lucha por la revolución proletaria. Consecuentemente, los populistas reducen su programa a reformas democráticas dentro del marco capitalista y la estrechez nacionalista. Así, independientemente de su combatividad e intenciones, los populistas “radicales” como el EZ y la APPO terminan orbitando en torno al PRD burgués y tratando de presionarlo.
La cadena sifilítica del populismo pequeñoburgués
Nuestra perspectiva marxista revolucionaria está contrapuesta no sólo a todas las variantes del populismo, sino también a la de las demás organizaciones que, llamándose marxistas, van a la cola de fuerzas de clases distintas del proletariado y restringen su programa al terreno nacional. Quizás el ejemplo más grotesco lo dé la Tendencia Militante, que es parte integral del PRD burgués. Militante dice enternecedoramente que “AMLO debe luchar contra el capitalismo” (Militante No. 154, 2ª quincena de septiembre de 2006). Esto es equivalente a llamar por que el Papa luche por los derechos de los gays. Militante no hace sino fortalecer ilusiones suicidas en el PRD y su política pavimenta el camino hacia derrotas sangrientas de la clase obrera.
La Liga de Trabajadores por el Socialismo (LTS) lanza todo tipo de consignas contra la carestía de la vida, tales como “empleo para todos”, “aumento general de emergencia” (Estrategia Obrera No. 58, 24 de enero de 2007), etc., pero, sin siquiera una referencia a la lucha por la revolución socialista en su artículo, el programa de la LTS es un programa reformista, enteramente enmarcado en el capitalismo. La LTS escribe: “Lamentablemente, el PRD que se dice ser [sic] un partido ‘democrático’ y estar [sic] en contra de la represión, ha avalado este accionar” (Ibíd.), es decir, los recientes operativos federales masivos en Michoacán. ¡La LTS ni siquiera menciona la participación directa del PRD en el ataque sangriento contra los obreros de Lázaro Cárdenas en abril pasado! En cambio, invita “al conjunto de las organizaciones que se reclaman democráticas (como las que integran la CND)”, a unírsele en la constitución de una “Coordinadora Nacional contra la Represión”; en otras palabras, la LTS llama por un bloque político con el PRD burgués.
El Grupo Internacionalista fue formado hace once años por antiguos miembros desmoralizados de nuestra organización. Incapaces de lidiar con la destrucción contrarrevolucionaria de la URSS y el retroceso en la conciencia de la clase obrera que acompañó esta derrota, desertaron del trotskismo para ir a la cola de fuerzas de clases ajenas, embelleciendo la conciencia existente y adaptándose a ella.
El GI es incapaz de lidiar con las ilusiones masivas en el populismo y recurre a inventar su propia realidad. Así, hace todo tipo de contorsiones para presentar a AMLO como un mero “neoliberal con rostro humano”, minimiza los efectos devastadores del TLC y todas las políticas neoliberales de los últimos cuatro sexenios y le da la espalda a la lucha en defensa de derechos democráticos elementales y las necesidades más apremiantes de la población pobre.
En un artículo reciente (“Contra el tortillazo, ¡Imponer el control obrero! Crisis de la tortilla, producto del capitalismo”, El Internacionalista, enero de 2007), el GI esencialmente se dedica a poner un signo de igual entre el viejo régimen semibonapartista del PRI y las actuales políticas hambreadoras y abiertamente proimperialistas del PAN. Así, mientras hace una referencia de pasada al “desastre” ocasionado por el TLC, argumenta que “ni la pobreza de los pequeños campesinos ni la migración forzada empezaron hace 15 años”, minimizando la horrible miseria y creciente subyugación de México al imperialismo que este tratado de rapiña ha ocasionado. Finalmente, escribe:
“Además, al mantener artificialmente bajos los precios de la tortilla y altos los del maíz, lo que hacían era subsidiar a los industriales mexicanos al aminorar el costo de reproducción de ‘su’ fuerza laboral. En otras palabras, utilizaron su ‘soberanía alimentaria’ para mantener a los trabajadores sumidos en la pobreza por los bajos sueldos.”
¡El GI argumenta que no hay que luchar por comida barata porque significa mantener los salarios bajos! Esta posición es, simple y llanamente, reaccionaria.
El GI reniega de la defensa de conquistas parciales. Con esta lógica, debería oponerse a la defensa de la industria petrolera nacionalizada, y de hecho a toda demanda dirigida a mejorar la situación de los obreros y los oprimidos antes de la revolución socialista. Toda reforma, toda conquista para los obreros y los oprimidos será necesariamente parcial y en cualquier momento reversible mientras siga existiendo el capitalismo. Pero no por ello los revolucionarios renunciamos a la lucha por conquistas parciales; al contrario, nuestro propósito es movilizar a la clase obrera a la cabeza de todos los pobres y oprimidos en la lucha por sus necesidades más apremiantes en preparación para el derrocamiento general de la clase capitalista. Como Lenin explicó:
“Los marxistas, a diferencia de los anarquistas, admiten la lucha por las reformas, es decir, por medidas que mejoren la situación de los trabajadores sin destruir el poder de la clase dominante. Pero a la vez los marxistas sostienen la lucha más decidida contra los reformistas, quienes, directa o indirectamente, limitan los objetivos y las actividades de la clase obrera a la conquista de reformas. El reformismo es un engaño de que la burguesía hace víctimas a los obreros, quienes, pese a algunas mejoras aisladas, seguirán siendo esclavos asalariados mientras exista la dominación del capital.”
—“Marxismo y reformismo” (1913)
Lecciones de la Comuna de París de 1871
La lucha convulsiva de las masas oaxaqueñas ha infatuado a la izquierda supuestamente “trotskista”; este ejemplo muestra su crasa renuncia, en los hechos, a la revolución permanente de Trotsky. La LTS saluda esa lucha como “la comuna de Oaxaca”, equiparándola a la Comuna de París de 1871. Nada podría ser más falso. La Comuna de París fue una revolución social, el primer ejemplo en la historia de la dictadura del proletariado. ¡Pero, para empezar, la clase obrera industrial a duras penas existe en Oaxaca! En realidad, la lucha en Oaxaca se basó totalmente en profesores sindicalizados y las masas pequeñoburguesas depauperadas. Para los genuinos trotskistas, el punto no es pintar la realidad en colores más agradables, sino luchar por la movilización del proletariado urbano industrial a la cabeza de todos los oprimidos en la lucha por la revolución socialista.
Una de las principales lecciones de la Comuna de París —que al final fue aplastada por la reacción burguesa al costo de unas 30 mil vidas obreras— fue que el proletariado no puede tomar el aparato estatal existente y esgrimirlo en interés propio. Como nos enseñaron Marx y Engels, el estado burgués consiste en destacamentos de hombres armados cuya tarea es defender el modo de producción capitalista basado en la propiedad privada y la explotación del trabajo. Su núcleo es el ejército, la policía, los tribunales y las cárceles. La clase obrera debe destruir el estado burgués mediante la revolución socialista y erigir en su lugar un estado obrero para defender al proletariado como la nueva clase dirigente contra la burguesía recalcitrante. Las lecciones de la Comuna de París respecto al entendimiento marxista del estado —codificadas especialmente en El estado y la revolución de Lenin, una obra seminal del marxismo revolucionario— desempeñaron un papel crucial en la Revolución Rusa de 1917, la única revolución proletaria exitosa en la historia.
Sin embargo, la perspectiva entera de la APPO se basaba en ilusiones en la reforma democrática del estado capitalista, con el PRD como el instrumento para llevarla a cabo. La LTS comparte estas ilusiones; una de las demandas más recurrentes en su historia, dirigida al estado burgués mismo, es “por la disolución de las fuerzas represivas del estado”. No es sólo utópico, sino verdaderamente suicida, creer que la burguesía acordará jamás “disolver” su estado —ésta es una posición reformista contrapuesta a la esencia misma del marxismo—.
La renuncia del GI en los hechos a la revolución permanente los conduce por un lado, como hemos visto ya, a abstenerse de la lucha por derechos y necesidades elementales de la población; por el otro, los lleva directamente a glorificar el populismo de izquierda. Un caso ejemplífico es Oaxaca. El año pasado el GI afirmó que los maestros oaxaqueños “saben bien que ‘PRI, PAN y PRD son lo mismo’” (El Internacionalista/Edición México No. 2, agosto de 2006), una posición que tuvo que abandonar apenas unos días después, cuando los maestros y la APPO llamaron por un “voto de castigo” contra el PRI y el PAN, es decir, por el PRD. Más recientemente escribió que las masas de la APPO “carecían, sin embargo, de una perspectiva política explícitamente revolucionaria” (El Internacionalista, enero de 2007), dando a entender que tenían una implícita —¡y sólo el GI sabe qué significa tal cosa!—. Ahora, en un intento desesperado de pintar a la APPO en colores rojos, dice que “el apoyo de la APPO al candidato presidencial del PRD, Andrés Manuel López Obrador, en las elecciones del 2 de julio fue visto por muchos huelguistas en Oaxaca como una jugada ‘táctica’ en contra de Ulises Ruiz: votar por AMLO contra URO. Pero para los dirigentes de la APPO representó su estrategia.” El GI abandona el punto de partida de toda política revolucionaria: el apoyo político a la burguesía no es ninguna “táctica” astuta, sino una ilusión mortal que sólo puede conducir a derrotas.
No muy lejos de la LTS, el GI también abandona el entendimiento marxista del estado. Así, en un artículo reciente citan acríticamente —y de manera tan tierna— el discurso de un estudiante oaxaqueño dirigido a la policía: “‘las condiciones del país los hicieron elegir entre irse de su patria o enrolarse en esa corporación [la PFP] ante la falta de oportunidades’ pero que ‘deberían estar de este lado porque son igual que nosotros. Véanse la tez, las manos, son del mismo color que nosotros, también son huicholes, mixes, tarahumaras’” (El Internacionalista, noviembre de 2006). El GI de hecho aprueba tales afirmaciones, añadiendo que “Apelar a los policías invasores para que no repriman puede ser una táctica correcta en ciertas circunstancias, pero en otras podría ser suicida. Es una ilusión peligrosa pensar que la policía ‘también es pueblo’…”. Presentar tales apelaciones liberales a la policía como, otra vez, alguna especie de “táctica” astuta sólo puede significar precisamente sembrar ilusiones mortales en el estado burgués.
¡Por nuevas revoluciones de Octubre!
Las crisis económicas recurrentes y la represión son características endémicas del sistema capitalista. La única solución para acabar con ambas es el derrocamiento del capitalismo mediante la revolución obrera internacional. La victoria del proletariado a escala mundial pondría una abundancia material inimaginable al servicio de las necesidades humanas, sentaría las bases para la eliminación de las clases sociales y la erradicación de la desigualdad social basada en el sexo, y la abolición misma del significado social de raza, nacionalidad o etnia. Por primera vez, la humanidad tomará las riendas de la historia y controlará su propia creación, la sociedad, llevando a una emancipación jamás imaginada del potencial humano, y a una ola monumental de avance de la civilización. Sólo entonces será posible realizar el desarrollo libre de cada individuo como la condición para el desarrollo libre de todos. ¡Reforjar la IV Internacional de Trotsky, partido mundial de la revolución socialista!
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/27/tortiallazo.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2015.08.14 19:14 teradam Lo político y sus negaciones

Si el concepto de hegemonía permite comprender la estructura elemental de la dominación ideológica, la pregunta que cabe hacer es entonces la siguiente: ¿estamos condenados a movernos exclusivamente dentro del espacio de la hegemonía o podemos, al menos provisionalmente, interrumpir su mecanismo? Según Jacques Ranciere, este tipo de subversión no sólo suele darse, sino que constituye el núcleo mismo de la política, del acontecimiento verdaderamente político.

Lo político

Pero, ¿qué es, para Ranciere, lo verdaderamente político?' Un fenómeno que apareció, por primera vez, en la Antigua Grecia, cuando los pertenecientes al demos (aquellos sin un lugar claramente definido en la jerarquía de la estructura social) no sólo exigieron que su voz se oyera frente a los gobernantes, frente a los que ejercían el control social; esto es, no sólo protestaron contra la injusticia (le tort) que padecían y exigieron ser oídos, formar parte de la esfera pública en pie de igualdad con la oligarquía y la aristocracia dominantes, sino que, ellos, los excluidos, los que no tenían un lugar fijo en el entramado social, se postularon como los representantes, los portavoces, de la sociedad en su conjunto, de la verdadera Universalidad ("nosotros, la 'nada' que no cuenta en el orden social, sarrios el pueblo y Todos juntos nos oponemos a aquellos que sólo defienden sus propios intereses y privilegios").

El conflicto político

Designa la tensión entre el cuerpo social estructurado, en el que cada parte tiene su sitio, y la "parte sin parte", que desajusta ese orden en nombre de un vacío principio de universalidad, de aquello que Balibar llama la égaliberté, el principio de que todos los hombres son iguales en cuanto seres dotados de palabra. La verdadera política, por tanto, trae siempre consigo una suerte de cortocircuito entre el Universal y el Particular: la paradoja de un singulier universel, de un singular que aparece ocupando el Universal y desestabilizando el orden operativo "natural" de las relaciones en el cuerpo social.
Esta identificación de la no-parte con el Todo, de la parte de la sociedad sin un verdadero lugar (o que rechaza la subordinación que le ha sido asignada), con el Universal, es el ademán elemental de la politización, que reaparece en todos los grandes acontecimientos democráticos, desde la Revolución francesa (cuando el Tercer Estado se proclamó idéntico a la nación, frente a la aristocracia y el clero), hasta la caída del socialismo europeo (cuando los "foros" disidentes se proclamaron representantes de toda la sociedad, frente a la nomenklatura del partido).
En este sentido, "política" y "democracia" son sinónimos: el objetivo principal de la política antidemocrática es y siempre ha sido, por definición, la despolitización, es decir, la exigencia innegociable de que las cosas "vuelvan a la normalidad", que cada cual ocupe su lugar...
La verdadera lucha política, como explica Ranciere contrastando a Habermas, no consiste en una discusión racional entre intereses múltiples, sino que es la lucha paralela por conseguir hacer oír la propia voz y que sea reconocida como la voz de un interlocutor legítimo.
Cuando los "excluidos", ya sean demos griego u obreros polacos, protestan contra la élite dominante (aristocracia o nomenklatura), la verdadera apuesta no está en las reivindicaciones explícitas(aumentos salariales, mejores condiciones de trabajo...), sino en el derecho fundamental a ser escuchados y reconocidos como iguales en la discusión. (En Polonia, la nomenklatura perdió el pulso cuando reconoció a Solidaridad como interlocutor legítimo.)
[...]
Son varias las negaciones que de este momento político, de esta verdadera lógica del conflicto político, pueden darse:
Cada uno de estos cuatro supuestos representan otros tantos intemos de neurralizar la dimensión propiamente traumática de lo político: eso que apareció en la Antigua Grecia con el nombre de demos para reclamar sus derechos. La filosofía política, desde su origen (desde La República de Platón) hasta el reciente renacer de la "filosofía política" liberal, ha venido siendo un esfuerzo por anular la fuerza desestabilizadora de lo político, por negarla y/o regularla de una manera u otra y favorecer así el retomo a un cuerpo social pre-político, por fijar las reglas de la competición política, etc.
El marco metafórico que usemos para comprender el proceso político no es, por tanto" nunca inocente o neutral: "esquematiza" el significado concreto de la política.
La archi-política opta por el modelo médico: la sociedad es entonces un cuerpo compuesto, un organismo, y las divisiones sociales son las enfermedades de ese organismo, aquello contra lo que hay que luchar; nuestro enemigo es una intrusión cancerígena, un parásito pestilente, que debe ser exterminado para recuperar la salud del cuerpo social.
La para-política usa el modelo de la competición agonística, que, como en una manifestación deportiva, se rige por determinadas normas aceptadas por todos.
La meta-política recurre al modelo del procedimiento instrumental técnico-científico,
La ultra-política recurre al modelo bélico: la política es entonces una forma de guerra social, una relación con el enemigo, con "ellos".
La post-política* acude al modelo de la negociación empresarial y del compromiso estratégico.

LA POST-POLÍTICA...

proximamente...
submitted by teradam to AhoraEnComun [link] [comments]